Análisis del Conflicto

Share and Enjoy

Introducción al Conflicto, breve análisis

el conflicto

Conflicto – Disputa (free image)

¿Qué es el conflicto?

El ser humano, como ser sociable, siempre ha necesitado interaccionar, relacionarse y participar en la comunidad a la que pertenece con el fin de alcanzar un objetivo de interés común. A través de esa interacción, base de la convivencia humana, las personas han ido creando una serie de procesos sociales, unos modelos de comportamiento que permiten definir su propia identidad e integrarse.

De esta manera, procesos como la cooperación, la comodación, la aceptación de la norma, la competencia o el intercambio son elementos que fomentan el orden y la integración social.

Sin embargo, aunque intenta buscar el equilibrio y el consenso social, para una mejor convivencia, no está exenta de otras tendencias de oposición o conflicto. Tal y como apunta Alzate Sáez de Heredia, su aparición permite a veces impulsar a la sociedad para que actúe, proporcionando creatividad, estimulando el interés y la curiosidad y ayudando a establecer identidades tanto personales como grupales. Pero en otras ocasiones, su mal canalización puede crear una escalada de violencia impredecible.

**Patrocinado**

Definición

Actualmente, es difícil determinar y clasificar el conflicto debido a la variedad de teorías y entornos sociales donde se crea y desarrolla.

De forma general, podría definirse como todo proceso interactivo que se origina en un contexto específico entre dos o más personas o grupos con posiciones antagónicas bien definidas y que genera tensión y confrontación.

Como bien decía el matemático y filósofo británico Alfred North Whitehead, el conflicto es inherente a la interacción humana, es una constante que puede darse en todos los ámbitos de la vida. Abarca desde insignificantes problemas, que se resuelven pacíficamente, hasta complejas situaciones donde se hace necesario la intervención de un tercero.

El conflicto supone una lucha de intereses,

. . .en la que cada parte utiliza recursos para obligar al otro a ceder en sus ambiciones. En unos casos los intereses contrapuestos son reales, están bien definidos y tienen fundamento, pero cuando la comunicación falla, la interpretación es errónea o la percepción de la realidad está equivocada es más difícil afrontar el conflicto. No existe una base sobre la que actuar.

Por su carácter agresivo, el conflicto puede generar ansiedad, angustia, estrés e incluso desembocar en trastornos neuróticos. Afortunadamente el ser humano dispone de la capacidad para transformar el conflicto en una herramienta de evolución y progreso para restablecer más sólidamente el orden y la integración social. La pregunta es: ¿hay voluntad?

¿Qué origina el conflicto?

El conflicto no se origina solo por el choque de intereses. El hombre y la mujer son  seres emocionales, con distintos puntos de vista que le permite interpretar la realidad en base a factores sociales, biológicos y psicológicos. Entender lo que ocurre a nuestro alrededor supone hacerlo desde nuestra experiencia, desde nuestra educación. Ese proceso personal crea valores que los damos por verdaderos, sobrevalorando así nuestras propias ideas.

Damos más importancia a nuestras propias conclusiones,

. . . a nuestro punto de vista porque lo generamos nosotros. En el momento en que nuestras convicciones se encuentran frente a las de los demás, si no coinciden, experimentamos un sentimiento de hostilidad que se agrava según el nivel de implicación emocional. Al no percibir el conflicto racionalmente, legitimamos nuestras propias creencias y las reforzamos adaptando la realidad a nuestro punto de vista. Esta reacción se expresa en conductas agresivas, bien verbales o no verbales, que dificultan más una posible solución.

Si el conflicto avanza,

. . .puede entrar en una espiral en la que una de las partes interpreta la acción de la otra como amenaza y, por lo tanto, reacciona defensivamente, percibiendo la realidad selectivamente. Si uno gana y otro pierde hay desequilibrio y es imposible plantearse la posibilidad de un acuerdo. Aquí entra la propia imagen de la persona. Está en juego la convicción de las ideas, el honor, el deseo de ganar, la autoestima. Las partes necesitan tener control de la situación para no dejarse manipular por el otro. El fin se convierte en eso, en mantener la posición inicial, reafirmar su propia verdad. La idea de una posible alternativa se descarta.

Ese miedo al cambio,

. . .a la existencia de otros caminos que lleven consensuadamente a una solución más equitativa, y ponga en duda las propias convicciones, puede ser interpretado como una amenaza en vez de una oportunidad. Incluso crea inseguridad, confusión e incapacidad al ver la falta de control de la situación. La actitud lógica es la inflexibilidad en el razonamiento, atención en lo negativo, afianzamiento en la propia postura y menosprecio a la otra parte.

Las emociones tienen un papel muy importante en los conflictos

. . .y el saber manejarlas supone el éxito o el fracaso de una mediación. Bush y Folger se centran fundamentalmente en este aspecto porque un cambio en la actitud de una persona beneficia a ella misma y a los demás. En el caso de los mediadores familiares, estos intentan servir de catalizadores, procuran que las partes pasen por un proceso de transformación que les permita ver el conflicto como una oportunidad personal de madurar y afrontar los retos de la vida.

.

Top Story: En la recta final …. últimas plazas para #TopStyleLife 21 Abril en Gran Vía Hub Madrid.

Para ti que eres…

Publicado por Tomás Prieto en Miércoles, 14 de marzo de 2018

.

¿Habrá acuerdo?

Solo se puede llegar a un acuerdo si se controlan las emociones, permitiendo la autocrítica y la reflexión de nosotros mismos y los demás. No se trata de fracaso en la forma de percibir la realidad, sino de saber mirar nuestro entorno sin prejuicios e intentar comprenderlo. El reconocer que otra persona expresa cosas coherentes no quiere decir que renunciemos a nuestras convicciones, significa que si somos capaces de comprender, los demás también nos comprenderán. Aceptar esto supone que nos legitimen, nos acepten como interlocutores válidos para llegar a un entendimiento. Solo de esta forma la espiral del conflicto desaparece y la solución llega por sí misma.

 

Tomás Prieto @Tomasimedia

 

Bibliografía

Alzate Saez de Heredia, R.: Análisis y resolución de conflictos. Una perspectiva psicológica. Servicio Editorial UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO. Bilbao, 1998.

Folberg, Jay Y Taylor, Alison: Mediación. Resolución de conflictos sin litigio. Ed. Limusa, S.A. México, 1996.

Kahneman, D. y Tversky, A. Subjective probability: A judgment of representativeness. Cognitive Psychology, 3. 1982. Págs. 430-454.

Pondy, L.R. Organizational conflict. Administrative Science Quarterly, 12(2). 1967. Pág. 296-320.

The following two tabs change content below.
Tomás Prieto
Servicios de Mediación Familiar, Social, Civil y Mercantil es un gabinete de Gestión de Conflictos que pretende consolidarse en Granada como uno de los primeros gabinetes multidisciplinares en Mediación. También en . y escribo El Mirador. Director de Contenidos en Logic Cost Abogados
Este artículo fue publicado en ACTUALIDAD,Artículos,BLOG y etiquetado , , , , . Enlace permanente.

Esperamos sus comentarios, gracias