Decálogo de motivación del mediad@r

Share and Enjoy

Diez frases para la motivación de los profesionales de la Mediación

 

“Momo, o el poder de saber escuchar”

post de miriam guardiola

Miriam Guardiola Abogada y Mediadora

“Pero, ¿por qué? ¿Es que Momo era tan increíblemente lista que tenía un buen consejo para cualquiera? ¿Encontraba siempre las palabras apropiadas cuando alguien necesitaba consuelo? ¿Sabía hacer juicios sabios y justos? No; Momo, como cualquier otro niño, no sabía hacer nada de todo eso. Entonces, ¿es que Momo sabía algo que ponía a la gente de buen humor? ¿Sabía cantar muy bien? ¿O sabía tocar un instrumento? ¿O es que —ya que vivía en una especie de circo— sabía bailar o hacer acrobacias? No, tampoco era eso. ¿Acaso sabía magia? ¿Conocía algún encantamiento con el que se pudiera ahuyentar todas las miserias y preocupaciones? ¿Sabía leer en las líneas de la mano o predecir el futuro de cualquier otro modo? Nada de eso. Lo que la pequeña Momo sabía hacer como nadie era escuchar. Eso no es nada especial, dirá, quizás, algún lector; cualquiera sabe escuchar. Pues eso es un error. Muy pocas personas saben escuchar de verdad. Y la manera en que sabía escuchar Momo era única. Momo sabía escuchar de tal manera que a la gente tonta se le ocurrían, de repente, ideas muy inteligentes. No porque dijera o preguntara algo que llevara a los demás a pensar esas ideas, no; simplemente estaba allí y escuchaba con toda su atención y toda simpatía. Mientras tanto miraba al otro con sus grandes ojos negros y el otro en cuestión notaba de inmediato cómo se le ocurrían pensamientos que nunca hubiera creído que estaban en él. Sabía escuchar de tal manera que la gente perpleja o indecisa sabía muy bien, de repente, qué era lo que quería. O los tímidos se sentían de súbito muy libres y valerosos. O los desgraciados y agobiados se volvían confiados y alegres. Y si alguien creía que su vida estaba totalmente perdida y que era insignificante y que él mismo no era más que uno entre millones, y que no importaba nada y que se podía sustituir con la misma facilidad que una maceta rota, iba y le contaba todo eso a la pequeña Momo, y le resultaba claro, de modo misterioso mientras hablaba, que tal como era sólo había uno entre todos los hombres y que, por eso, era importante a su manera, para el mundo. ¡Así sabía escuchar Momo”

Momo, Michael Ende

Siempre que pienso en los mediadores pienso en Momo, aquella maravillosa criatura nacida de la pluma de Ende que sabía escuchar. Quizá la primera mediadora de la historia de la literatura. Tomas Swift decía que a un genio se le reconoce porque hace increíblemente sencillo lo que es tremendamente complejo. El papel del Mediador parece tan simple y sin embargo es una pieza clave bastante compleja de ejercer y esencial en el proceso de mediación. Un buen mediador debe saber escuchar de una manera muy especial. Es una persona que parece estar ausente y sin embargo está muy presente. Es una brújula muy particular que guía pero no señala. Podríamos ponernos poéticos y decir que es una estrella polar que señala a las partes el lugar a donde les gustaría llegar pero que deja libertad para escoger su propio camino. El proceso de mediación a veces puede resultar un laberinto (las partes en ocasiones llegan muy tensas, fruto de emociones y sentimientos que no han salido a la superficie todavía), pero corresponde al mediador desenredar la madeja cual hilo de Ariadna para que ellos encuentren la salida de su propio conflicto. En definitiva, el mediador es alguien que facilita, fomenta y favorece el camino a la solución pero sin posicionarse. Escuchamos muchas veces que lo maravilloso de la mediación y lo que la hace tan única es la capacidad para que las partes puedan elegir una o varias posibilidades de entre las muchas soluciones y alternativas que se presentan. Las soluciones son tan variadas como las partes quieran que sea. Y lo que lo hace tan especial es que durante el proceso pueden escuchar y ser escuchadas hasta que ellas mismas puedan autodeterminar la solución al problema. Y ello, no sería posible sin la escucha activa del mediador.

El mediador debe tener unas habilidades esenciales: ser empático, observador, prudente, atento, imparcial, equilibrado… Cualidades y características complejas que requieren tiempo y práctica. Sabemos que la tarea de un mediador es complicada, y por eso hemos querido presentar algunas frases motivadoras relacionadas con algunas cualidades, aptitudes o competencias que creemos debe trabajar todo mediador.




1.- El mediador debe saber  fomentar el diálogo

“Es posible conseguir algo tras tres horas de pelea, pero es seguro que lo conseguirás tras tres palabras impregnadas de afecto” (Confucio)

Las virtudes del diálogo son muchas y variadas: facilitan el intercambio de opiniones e ideas, nos ayuda a tener otra visión de unos mismos hechos, nos ayuda a entender a la otra parte y a interpretar otros razonamientos, viendo las cosas desde otra perspectiva, nos descubre que las soluciones no son unilaterales, y que la verdad puede tener diferentes visiones. Es importante hacerle saber a las partes que el diálogo constructivo es un factor clave para llegar a un acuerdo y debe saber fomentarlo, y mantener un clima adecuado para el éxito del mismo, ya que el diálogo crea una capacidad de juicio más ponderada y equilibrada. Cuando las partes pueden expresar en un clima cálido y de confianza sus emociones, sentimientos y opiniones se sienten escuchados y entendidos y son más proclives a escuchar con respeto las opiniones y emociones ajenas.

Si el mediador sigue la máxima de Confucio y es capaz de mantener vivo el diálogo constructivo, está construyendo un clima cálido de flexibilidad, seguridad y convivencia que fomenta actitudes más positivas, igualitarias y democráticas.

2.- Empatía

“No comparto lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo” (Voltaire).

Hemos escuchado en muchas ocasiones el término empatía, pero ¿conocemos realmente su significado? Etimológicamente esta palabra deriva del término griego empátheia, y algunos autores la conocen con el término de inteligencia interpersonal (término acuñado por Howard Gardner), refiriéndose a la habilidad cognitiva de una persona para “comprender el Universo emocional de otra”. Es un proceso absolutamente emocional que posibilita que percibamos los estados de ánimo del otro, pero que no exige que lo comprendamos.

3.- Altruismo, comprensión, igualdad

 “No hay que apagar la luz del otro para que brille la nuestra”  (Gandhi)

Si pudiera explicar con palabras lo importante que es practicar esta sencilla premisa. Que podemos y debemos brillar por nosotros mismos sin necesidad de aplacar o eclipsar la luz de los demás, que humillar a otro no nos hace más fuertes, ni superiores, ni mejores, sino que nos hace miserables y hace miserable la vida de los demás. Parece una idea sencilla, pero nos han educado en la competitividad, en la cultura del “más fuerte, mejor que el otro”, Así que es necesario saber que no necesitamos sentirnos superiores para reafirmarnos a costa de las emociones y sentimientos del otro, y esto también es predicable y debe buscarse en la mediación.

4.-Resiliencia

“En tres palabras puedo resumir lo que he aprendido de la vida: la vida continúa” (Robert Frost)

Mucho se ha hablado en los últimos años sobre resiliencia, como la capacidad que tienen las personas de sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas, o la capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida, transformando el dolor en fuerza motora para superarse y salir fortalecido de ella. Estas definiciones son muy buenas pero quizá un tanto gastadas para mí. Yo entiendo la resiliencia como la fuerza para levantarte cuando has caído, juntar tus pedazos cuando estás rota y seguir hacia adelante más fortalecida. Por eso me gusta tanto la cita de Camus que dice “en las profundidades del invierno, finalmente comprendí que habitaba en mí un verano invencible”. Para ver la belleza del arcoíris debemos pasar primero por la tormenta. Y es en ese invierno, cuando nos nace de dentro una luz, un calor y una fuerza, que es lo que nos cura.

5.- Capacidad de análisis, juicio crítico, inteligencia emocional, comprensión

“La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas las preguntas” (Earl Gray Stevens)

Decía Benedetti que cuando por fin creíamos tener todas las respuestas, de pronto, nos cambiaban todas las preguntas. Estar abierto a lo nuevo y aceptar con madurez el cambio nos abre puertas que desconocíamos antes del punto de inflexión que nos llevó a hacernos preguntas. Para ello el mediador debe saber gestionar y transmitir este juicio crítico, la capacidad de análisis y jugar con la inteligencia emocional para positivar y reformular lo negativo y lo destructivo. Si trabajamos la predisposición de las partes, estamos trabajando su predisposición al cambio.

6.- Sembrar

“cuando esparces semillas de amor, eres tú quien florece” (M.S. Bhagavathi)

En la sesión informativa debemos conquistar  a las partes. Somos mediadores, creemos en la mediación, apostamos por ella y sabemos que es la mejor opción, ¿por qué no contagiamos esa misma pasión a las partes, ¿por qué no hacemos que se enamoren de la mediación? ¿ por qué no sembrar mediación? Sabemos que el proceso no será fácil, pero los resultados merecerán tanto la pena, que hace que nosotros mismos y las partes florezcan. Para ello es necesario que las personas se vayan abriendo, puesto que como señala Daniel Goleman, “cuanto más abiertos estemos a nuestros propios sentimientos, mejor podremos leer los de los demás“.

7.- Templanza

“Si abordas una situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces “ Adam Smith

Decía Aristóteles que la virtud se encontraba en el término medio entre dos puntos equidistantes. Si buscamos y fomentamos el equilibrio, estamos fomentando una relación y un diálogo entre personas. Escuchar activamente y hacer las intervenciones adecuadas crea un puente indestructible sobre el que pueden caminar las personas a las que hasta entonces separaba un abismo insoslayable. Como afirma David Carusso, “la inteligencia emocional no es lo contrario de la inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza; es la única intersección de ambas”.

8.-Paciencia

“voy despacio, pero jamás desando lo andado” (Abraham Lincoln)

Cada persona tiene sus ritmos y hay que aprender a respetarlos y a saber gestionarlos. Ni hay dos personas iguales ni hay dos situaciones iguales, por tanto, cada persona tendrá sus períodos de adaptación y de desarrollo personal para aceptar los cambios. No importa el tiempo mientras que se avance, y recuerda que el trayecto más largo  será siempre el que se deriva del enfrentamiento y la disputa, no del acuerdo y del diálogo.

9.-  Prudencia, neutralidad y respeto

“Sé prudente, lo mejor en todo es escoger la ocasión” (Hesíodo)

La prudencia es la virtud de actuar de forma justa, adecuada, y con moderación. Es la capacidad de pensar y discernir sobe los posibles riesgos que una acción o conducta puede conllevar para evitar causar a otro un daño y producir perjuicios innecesarios. El mediador deber ser prudente y sopesar pros y contras antes de cualquier actuación.

10. Gestión del cambio

“la manera en que vemos el problema es el problema” (Stephen R Covey)

La llamada “gestión del cambio”, un término muy extendido en el ámbito empresarial, también es aplicable a las personas. Nuestra vida está sujeta a cambios constantes, algunos de ellos más complejos y profundos que otros. Es consustancial a los humanos resistirnos al cambio, porque es más cómodo y fácil. Pero debemos ser conscientes de que a veces debemos adaptarnos al cambio, salir de nuestra zona de confort y saber gestionar el cambio. El mediador es una figura clave para poder ayudar a las partes a aprender a gestionar “su cambio”.

Para terminar, todo mediador debe recordar su labor: “a veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”.

Miriam Guardiola, Abogada y Mediadora

Youtube. Solucionar conflictos a través del Mediador-a. Radio Televisión de Castilla y León.

The following two tabs change content below.
Miriam Guardiola Salmerón
En la actualidad colaboro como Redactora en diversas publicaciones jurídicas de reconocido prestigio a nivel nacional y en Radio Cope Vega Alta analizando la actualidad jurídica y el Derecho&TICS. Presidenta de la Asociación Equipo SafeTeens para la“prevención de ciberdelitos en menores y uso responsable de nuevas tecnologías y redes sociales" imparto junto a mis compañeras charlas y talleres en Centros educativos ,sociales y culturales. Soy miembro de la Sección de Nuevas Tecnologías en ICAMUR.
Miriam Guardiola Salmerón

Latest posts by Miriam Guardiola Salmerón (see all)

Este artículo fue publicado en Artículos,BLOG y etiquetado , , , . Enlace permanente.

4 comentarios en “Decálogo de motivación del mediad@r

  1. Pingback: Nuevo artículo en A mediar Granada | ESJUSTICI@QUEPIDO

  2. Pingback: 10 frases inspiradoras para mediadores – Iustiti@

Esperamos sus comentarios, gracias