Distintas vías para resolver los conflictos entre partes

Share and Enjoy

Vías para resolver conflictos. Las ADRS & vía tradicional judicial

ADRs / ODRs

Negociación (Free Imagen)

Hace un par de semanas en otro post entraba a analizar el Conflicto, dando una definición, viendo cómo se origina o qué es exactamente un conflicto, por lo que les animo a leer esta entrada de Blog.

Hoy quiero compartir con ustedes en esta nueva entrada, las diversas formas que tenemos a nuestro alcance para intentar resolver los conflictos, que en muchas de las ocasiones nos atenazan y son fuente de desasosiego y de tristeza.

Ante una discusión, un conflicto o disputa existen muchas vías para encontrar una solución. Algunas son demasiado rígidas como los procesos judiciales y otras, en el caso de la mediación, dejan en manos de las partes en conflicto la oportunidad de buscar por sí mismas una solución. Entre estos dos puntos equidistantes, hay una amalgama de opciones que, en función del grado de conflicto y la dificultad para afrontarlo, habrá que recurrir a uno u otro.

Entre los diversos procesos que comento voy a hacer una división entre los que resuelve un tercero imparcial o heterocompositivos y los que se resuelven por la acción y voluntad de las partes en conflicto o autocompositivos. Para profundizar más en el tipo de conflictos puede ir a este Link.

.

Publicada por Tomás Prieto en Jueves, 12 de abril de 2018

.

Proceso judicial o vía tradicional

El proceso judicial es el más formalista, más riguroso, por cuanto no deja a las partes flexibilidad para actuar. Es obligatorio, adversarial y público. Las partes deben someterse a unos plazos de tiempo, a unas rigurosas normas de actuación y a determinados trámites que deben ser llevados a cabo por profesionales.

Si el proceso transcurre rápido, el coste es asumible. En cambio, si se alarga en el tiempo e interponen recursos ante tribunales superiores, aumenta el coste económico y emocional, creando un desgaste importante en el ánimo de los ciudadanos e incluso a veces un daño económico que no todos los bolsillos pueden soportar.

La figura central es el juez, o Magistrado,

. . . que se encarga de dirigir el proceso y decidir la solución del conflicto. Se asigna de oficio, no pueden elegirlo las partes, y resuelve a través de una sentencia que es de obligado cumplimiento. El juez actuará según la ley, decidirá conforme a su buen criterio, imparcial e independientemente, ateniéndose a lo que establezca el Derecho pero sin el condicionamiento de lo que las partes puedan pactar.

Las partes, por el contrario, dejan en manos de terceros la defensa. Son los abogados los que, conociendo las leyes, se encargan de defender los intereses de las partes en conflicto. Aunque esté permitida la negociación fuera del juicio, durante las fases del proceso judicial la tarea es salvaguardar las propias posiciones, luchar por que el juez les dé la razón.

El inconveniente que tiene el proceso judicial,

. . . .es que no valora los sentimientos, las motivaciones, los deseos, las frustraciones, la forma de percibir la realidad, las creencias… No hay ánimo de consenso. No se pretende abrir canales de comunicación con el contrario para discutir el conflicto y buscar la solución más beneficiosa. No existe diálogo porque previamente se ha decidido que el juez resuelva. Han delegado en una persona ajena al conflicto el poder de decidir lo que es positivo para uno y negativo para otro. Una sentencia judicial, por muy justa que pretenda ser, beneficiará a una parte y perjudicará a la otra.

Existe el mito de “acudir a la justicia“,

. . . cuando en realidad esa idea es falsa, se habla de justicia cuando lo cierto es que en los tribunales lo que se imparte es “legalidad”. Las layes no son justas o injustas, deben de ajustarse a derecho y ser legisladas por el Parlamento, sancionadas, rubricadas y publicadas en el BOE. Por tanto, los jueces lo que hacen es aplicar las leyes al caso concreto teniendo un margen tasado sobre la interpretación de la norma.

Jamás un sentencia creará satisfacción para todas las partes, le quitará la razón a una de ellas para dásela a la otra u otras. De ahí que se den tantos incumplimientos de sentencias con el tiempo.

La cuestión es: ¿tras la sentencia desaparece el conflicto? ¿Se restablecen las relaciones?

Arbitraje

Otra vía para resolver conflictos es el arbitraje. Este es más flexible, voluntario, privado y constituye una alternativa al proceso judicial, aunque se alcanzan los mismos objetivos: obtener la decisión de un tercero para poner fin al conflicto.

El coste económico del proceso es negociable y, si bien el árbitro resuelve mediante el laudo arbitral, la decisión final puede basarse en acuerdos totales o parciales de las partes. En el caso de que el dictamen se apoye en la ley estamos ante un arbitraje de derecho, mientras que si se fundamenta en el saber y entender del árbitro se considera arbitraje de equidad.

Una vez iniciado el arbitraje no cabe recurrir a la vía judicial. Solo cuando haya laudo arbitral las partes pueden acudir a los tribunales ordinarios para oponerse o exigir su cumplimiento. Debido al carácter extrajudicial, el arbitraje no puede decidir en cuestiones penales, administrativas o las que afecten al estado civil y condición de las personas.

Conciliación

En tercer lugar, está la conciliación como alternativa a las anteriores. Es totalmente flexible, voluntaria, privada y el conciliador no está obligado a dominar el derecho. En la conciliación las partes en conflicto se encuentran para llegar a un acuerdo y piden la intervención del conciliador para que les ayude, oriente o asesore.

El documento final es un documento privado que contiene los acuerdos adoptados consensualmente, lo que deja al conciliador en un segundo plano sin potestad para decidir. Aunque el acuerdo no tiene un valor jurídico como el laudo arbitral o la sentencia, en caso de no llevarse a cabo el acuerdo una de las partes puede recurrir a la vía judicial para exigir su cumplimiento.

La conciliación puede tener lugar antes de un proceso judicial o una vez iniciado. Si se está inmerso en un juicio, el juez puede paralizarlo y mandar iniciar la conciliación.

.

El Contrato de Mediación & Acuerdos

Publicada por Tomás Prieto en Lunes, 9 de abril de 2018

.

Mediación

Otro de los caminos para afrontar los conflictos es la mediación. Es prácticamente igual que la conciliación pero con la salvedad de que el mediador debe ser un profesional, que posea ciertas competencias y actúe neutral e imparcialmente.

En este caso no puede asesorar u orientar. Debe limitarse a ayudar a las partes en restablecer la comunicación proporcionando un clima neutral y tranquilo, fomentando ésta, el diálogo, la empatía, la asertividad y dirigiendo el proceso para no perder el objetivo inicial.

Los acuerdos en mediación pueden ser totales o parciales. A veces se puede dar por finalizado el proceso sin acuerdos, sin embargo resulta positivo desde la perspectiva del restablecimiento de las comunicación de las partes siempre desde el respeto.

Recordaros que el acuerdo de mediación suscrito en un Acta es un Contrato consensual de obligado cumplimiento y que en este artículo del Blog lo analizo más a fondo.

Negociación

No siempre es obligatorio que intervenga una tercera persona para llegar a un acuerdo. La negociación es otra alternativa que puede utilizarse como proceso independiente y obtener iguales o mejores resultados. Solo participan las partes en conflicto, o sus representantes, y los acuerdos que se firman son privados. Los efectos que se derivan de esos compromisos son los mismos que se dan en la conciliación y mediación: si no lo respetan pueden recurrir a la vía judicial para pedir su cumplimiento.

El que recurran a la negociación directa,

. . . sin intermediarios ni terceras personas, supone un gran avance porque hay predisposición a entablar comunicación, colaborar, escuchar y ser escuchado. Quizás no lleguen a un acuerdo y tengan que pasar a otras formas de resolver conflictos, pero existe motivación, deseo de cooperar con la otra parte para llegar a un consenso.

Reviste a las partes de cierta autonomía porque son capaces por sí mismos de enfrentarse a los conflictos sin necesidad de la ayuda de un tercero. Esto no significa que sea negativo integrar la negociación en otros procesos como la mediación la conciliación o el arbitraje. A veces es necesario recurrir a un profesional para que ayude a abrir canales de comunicación, fomentar el diálogo y mostrar la realidad desde otro punto de vista. Es positivo. Pero siempre que se respete el principio de la autonomía de la voluntad, que sean las partes las que lleguen libremente a un acuerdo.

En principio, ante un conflicto hay que intentar la negociación como medio para resolverlo. Si en ese proceso es difícil romper las barreras de la comunicación y llegan a un punto sin salida donde cada uno se obceca en una idea, habrá que plantearse progresivamente otras alternativas cuyo último recurso sea la vía judicial.

Tomás Prieto @Tomasimedia 

The following two tabs change content below.
Tomás Prieto
Servicios de Mediación Familiar, Social, Civil y Mercantil es un gabinete de Gestión de Conflictos que pretende consolidarse en Granada como uno de los primeros gabinetes multidisciplinares en Mediación. También en . y escribo El Mirador. Director de Contenidos en Logic Cost Abogados

Un comentario sobre “Distintas vías para resolver los conflictos entre partes

  1. Pingback: Necesito una Mediación: Todo lo que necesitas saber antes de elegir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.