II Congreso de la Abogacía Madrileña

Share and Enjoy

La Mediación dice presente en el II Congreso de la Abogacía Madrileña

congreso abogacía de madrid

Cartel Congreso

El Ilustre Colegio de Abogados de Madrid

Celebró su II Congreso de la Abogacía Madrileña en el Palacio de Congresos Ifema los días 25 y 26 de Abril de 2017 con una organización atenta al menor de los detalles y una asistencia y participación de colegiados de excepción.

Dos espacios estuvieron consagrados a la mediación en el marco de este significativo encuentro de profesionales:

  • El primero dedicado a escuchar la ponencia de Cristina Merino Ortiz, abogada, psicóloga y mediadora del Servicio de Mediación Familiar del Gobierno Vasco y profesora de Análisis y Procesos de Gestión de Conflictos de la Universidad del País Vasco
  • y el segundo una mesa redonda bajo el título de Abogacía y Mediación: alianzas estratégicas que contó con tres conocidos ponentes: Mercedes Tarrazón Rodón, Christian Lamm e Indalecio Leonsegui Guillot y la moderación de Fernando Bejerano Guerra, abogado. Director del Centro de Resolución de Conflictos del Colegio de Abogados de Madrid.

.

.

La brillante ponencia de Cristina Merino

Tuvo eco y continuación en la mesa redonda que, hablando de la relación de abogado y mediación, no pudo soslayar los puntos neurálgicos sobre los que hiciera hincapié la especialista euskera.

El tema propuesto para la ponencia que abrió la tarde del Congreso fue:

“Justicia restaurativa. Enfoques en la mediación ante conflictos familiares asimétricos y con episodios de violencia”.

A nadie se le escapaba que el tema era polémico, sobre todo cuando la ley estatal de violencia de género –anterior en ocho años a la de mediación- veta la mediación en casos de violencia.

Cristina Merino, sin soslayar ni desconocer la prohibición legal nos enfrentó sin piedad ninguna a una sucesión de problemas éticos que intentaré resumir en estas líneas:

Imaginemos que alguna de las partes –víctima o victimario de violencia de género- recurre a un mediador y nos solicita nuestra ayuda. ¿El veto legal nos impediría ayudar?

El llamamiento ético se podría plantear por la demostración del absurdo con el siguiente ejemplo imaginario:

Pensemos un abogado que sólo dominara el proceso de desahucio. ¿Sería lógico que a los ciudadanos que fuesen a su bufete en busca de una ayuda legal, los intentara “encorsetar” – sí o sí- en un juicio de desahucio?

-Ya sé que usted se siente injuriado, o víctima de estafa, pero no habrá suscrito un contrato de alquiler o una hipoteca para que yo pueda asumir su defensa?

Dicho de otro modo, ¿es “La Mediación” la única herramienta posible del especialista en comunicación que es el profesional de la mediación?

El transcurso de la interesantísima ponencia,

. . .que es en realidad el breve resumen de la tesis doctoral de Cristina Merino basada en un profundo análisis de casos, nos sedujo durante la hora de su intervención transportándonos por los caminos de la Justicia Restaurativa y su orientación a reestablecer el equilibrio.

Nos confrontó a la realidad palpable en toda mediación de un equilibrio de poder dinámico en el que existe una balanza de poder que se mantiene en permanente ida y vuelta imponiendo que el mediador, para garantizar la continuidad del diálogo propia de la mediación, no pueda contentarse con el ejercicio de una supuesta imparcialidad/neutralidad permanente, sino que deba, necesariamente ejercer una imparcialidad dinámica, superadora del concepto de pluri-neutralidad tan en boga en los autores de la circular narrativa recientes.

.

.

Es imposible

Siquiera intentar resumir los conceptos centrales de una ponencia que esperamos ver divulgada a la brevedad por alguna de las revistas científicas punteras en el campo de la mediación (¿Revista de Mediación?) o, al menos divulgada en cualquiera de nuestros excelentes blogs de referencia, pero está claro que la profesión de mediador, que no puede ser ajena al control de legalidad en defensa de los derechos de las víctimas de violencia de género por imperativo tanto axiológico como legal, no puede declararse “ab-initio” y sin posibilidad de opción ninguna, impotente y al margen de toda intervención en este campo.

Nos resumía Cristina, respondiendo preguntas de los colegiados presentes,

Que a más de trece años de la sanción de la Ley de Violencia de Género ella preferiría un veto matizado a las herramientas de la mediación en este campo tan difícil y sensible y no un veto sistemático o unos profesionales con anteojeras que sólo estuviesen atentos al fenómeno poliédrico de la violencia para abstenerse de continuar en el proceso.

.

.

En idéntico sentido, como si hubiesen acordado previamente sus exposiciones,

Christian Lamm recordaba a los abogados ejercientes que el litigio no es la única herramienta del abogado y que, la posibilidad de acceso a ambas partes por detrás del muro levantado por el conflicto que es propia de la actividad del mediador es una herramienta imprescindible a ser tenida en cuenta por todo profesional del derecho que quiera realmente satisfacer las necesidades e intereses de un cliente en los tiempos en los que vivimos.

Entre las actividades del Congreso

Además de la específica ponencia de Cristina Merino y del panel divulgativo sobre Abogados y mediación, hubo dos “réplicas” sobre nuestro “sismo mediador” igualmente dignas de ser destacadas:

  • La primera, la mesa coordinada por Amparo Quintana con la participación de Helena Soleto, Ana María Armesto y Carmen Aja Ruiz sobre “el abogado colaborativo” que es también la visión que se incorporará como novedad en este World Mediation Summit que tenemos ya a la vuelta de la esquina y las palabras del Señor Ministro de Justicia.
  • Lamentablemente, escuchamos un Ministro aun ligeramente balbuceante respecto de la implantación de la mediación preceptiva previa a toda demanda de contenido patrimonial –Conforme lo hemos solicitado en tantos y tantos foros como por ejemplo en las conclusiones del V Encuentro de Entusiastas de la Mediación de Pamplona (2016)- y sorprendentemente poco preciso al hablar de la reimplantación de las tasas judiciales que vienen apenas de ser derogadas.

Como bien señala Salvador Garrido en su reciente post en este mismo blog, la relación entre abogados y mediadores debe ser una relación de especial colaboración y compromiso.

El abogado actual,

Tan acostumbrado a adaptarse a las fluctuaciones de los cambios legislativos, DEBEes su obligación profesionalestar formado con seriedad en #mediación, conocer sus principios, sus virtudes y sus límites, sobre todo cuando de Europa ha venido la obligación de su implantación, tímidamente reflejada en la ley estatal del 2012 y vendrá como ya se está escuchando la recomendación de su obligatoriedad.

.

.

¿Qué decir del Ministro de Justicia de un país miembro de la Unión Europea?

Pues que nos alegramos de que haya asumido, al menos de nombre, la herramienta de la #mediación como parte del deseado cambio de paradigma y que esperamos una mayor precisión y menor timidez al anunciar las medidas concretas de cambio legislativo que fuercen a modificar la costumbre de dejar nuestros conflictos en manos del estado y que nos transformen en ciudadanos más responsables, no solo que también, al momento de gastar en beneficio propio recursos públicos, sino y especialmente, al asumir que el principal responsable, el primer tribunal competente, el inexcusable protagonista de nuestros conflictos somos nostr@s mism@s.

En  resumen,

La renovada experiencia del Congreso de la Abogacía Madrileña no pudo ser mejor por organización, por el nivel de los panelistas y por la variedad de temas que abarcó y ha dejado de manifiesto que con encuentros como éste: #ConstruimosAbogacía,

Junt@s!

The following two tabs change content below.
Emilio Navas Paús
Abogado, Mediador, Especialista en Mediación Civil y Mercantil, y en el ámbito Social y Comunitario. Mediador Internacional certificado por la IMI y Cofundador de Mediación Siglo XXI Expertos en Gestión de Conflictos.
Este artículo fue publicado en Artículos,BLOG,Colaboraciones,Colaboradores y etiquetado , , , , . Enlace permanente.

Esperamos sus comentarios, gracias