Home BlogsArtículos La detección del maltrato infantil

La detección del maltrato infantil

by Tomás Prieto
64 visitas

Gracias a nuestra política de colaboración compartimos este gran artículo de Juan Antonio Amorós, Criminólogo experto en victimología y seguridad pública, editor y bloguero en violenciaintrafamiliar.es  

La detección del maltrato infantil en las aulas y actuación del profesorado

colaboraciones

Juan Antonio Amorós Criminólogo

La violencia en el ámbito familiar es uno de los problemas sociales más aberrantes que existen, pues se produce en el seno de la familia, lugar en el que debiera imperar el amor en lugar del maltrato. Pero por el contrario, el núcleo familiar es uno de los ámbitos más peligrosos, pues es en el que se producen más delitos, que alcanzan su más ignominiosa forma cuando los destinatarios son los seres más desprotegidos de la familia, como son los menores.

Todos debemos luchar por erradicar esta lacra, y para ello, nada mejor que la prevención a través de la detección temprana por parte de los profesionales al cargo del cuidado de los menores, como pueden ser entre otros sus maestros, pues es en el ámbito docente donde se manifiestan los primeros síntomas del maltrato.

Para ello debemos conocer el alcance de las obligaciones de los trabajadores de los Centros de enseñanza, y los protocolos de actuación en caso de detección de un posible caso de maltrato infantil.

Los malos tratos a los que pueden someterse a los menores se pueden dividir en abuso físico, emocional, sexual y negligencia física y emocional.

En diversa normativa a nivel estatal, autonómico y local se contempla este problema:

  • Ley Orgánica 1/1996 de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor (supuestos de actuación de la Admón. Pública).
  • Ley 12/2008, de 3 de julio, de la Generalitat, de protección Integral de la infancia y adolescencia.
  • Reglamento de Medidas de Protección Jurídica del menor de la Comunitat Valenciana (Decreto 93/2001 de 23 de mayo, modificado por Decreto 28/2009).
  • Orden 62/2014, de 28 de julio, por la que se actualiza la normativa que regula la elaboración de los planes de convivencia en los centros educativos de la Comunitat Valenciana y se establecen los protocolos de actuación e intervención ante supuestos de violencia escolar.

Hemos de ser conscientes de que existen unos factores de riesgo importantes a la hora de desencadenar el maltrato, como pueden ser:

  1. Familias desestructuradas.
  2. Conflictos conyugales.
  3. Estilos de vida no adecuados.
  4. Estilos disciplinarios muy punitivos.
  5. Aprobación social de la violencia como medio para resolución de conflictos.
  6. Desempleo, pobreza, marginalidad o aislamiento social.

Se ha de distinguir principalmente entre dos situaciones especiales a las que se puede ver envuelto el menor:

“Se considera situación de RIESGO aquella en la que, a causa de circunstancias personales o familiares del menor, o por influencia de su entorno, se ve perjudicado su desarrollo personal o social de forma que, sin alcanzar la entidad, intensidad o persistencia que fundamentarían la declaración de desamparo y la asunción por La Administración de la tutela por ministerio de la ley, sea precisa la intervención de las Administraciones competentes, a través de los distintos servicios de apoyo a la familia y al menor.”

Se considera situación de DESAMPARO la que se produce de hecho como consecuencia del incumplimiento o del imposible o inadecuado ejercicio de los deberes de protección establecidos por las Leyes para la guarda de menores, cuando éstos queden privados de la necesaria asistencia moral o material.

Son responsables de la detección y persecución del maltrato:

a) Según el Artículo 83.2 Ley 12/2008, toda persona o autoridad y especialmente aquellos que por su profesión o función, detecten una situación de riesgo o posible desamparo de un menor, lo comunicarán a la autoridad o a sus agentes más próximos, sin perjuicio de prestarle el auxilio inmediato que precise.

b) Según artículo 26 de ley 12/2008 los PROFESORES son responsables, tienen el deber de reconocer estas situaciones en el ámbito docente. (El Director del Centro es el encargado de informar a Conselleria en el ámbito de la Cdad Valenciana).

También son vitales los programas de prevención primaria (para evitar que aparezca el maltrato) para padres/hijos, así como los programas de prevención secundaria (disminución del problema una vez aparecido) para los menores. Dentro del Plan Curricular del centro (programación General anual).

Atendiendo a la gravedad del caso (tipo de daño, localización de la lesión, vulnerabilidad del menor) y su riesgo (frecuencia, comportamiento paterno y del menor, recursos de protección) se llevarán a cabo unas medidas u otras, como pueden ser:

  •  Comunicación del profesor al Director.
  • Valoración por el gabinete psicopedagógico.
  • Redacción hoja notificación a Consellería competente, haciendo constar los indicadores de riesgo y/o desamparo (si procede).
  • Si excede recursos del centro  se remitirá a Servicios Sociales municipales.
  • Si se puede, tratar en el centro.
  • Comunicación al Registro Central e Inspección educativa (si se agrava la situación se solicita intervención de Unidad de Actuación e intervención).
  • Comunicación a la familia después de informar a las autoridades competentes.

Posteriormente a ello se llevarán a cabo las siguientes actuaciones por parte del Centro escolar:

  • Apoyo al menor y/o su familia.
  • Colaborar con el servicio de protección correspondiente.
  • Colaborar en la retirada del menor (si se produce).

Todo ello con el fin de detectar y dar respuesta a los mayores casos posibles de maltrato infantil desde el ámbito docente.

Juan Antonio Amorós Criminólogo @JuamanAmoros

logo

               Blog de Tomás Prieto

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.