Los Conflictos y el Verano

Share and Enjoy

Prevenir los conflictos hace que tengamos un bonito recuerdo de las vacaciones de verano

Más vale prevenir que curar. El verano es propicio para los conflictos (Imagen by Tomás Prieto – Nerja)

Llegan las tan ansiadas vacaciones

Solange Ottonello, Gestora de Conflictos

. . . y muchas veces nos enfrentamos a ellas con grandes expectativas, pero casi sin planificación y luego por diversos motivos pueden aparecer conflictos.

En nuestra vida diaria si tenemos una rutina, generalmente queremos que en vacaciones haya improvisación; que cada día sea diferente al anterior.

Pero a veces no nos damos cuenta, que quizás entre los integrantes de la familia hay diferentes expectativas.

Si es así, lo mejor es planificar lo que se va a hacer en vacaciones,

. . . .porque si a alguien no le gusta, o le apetece algo diferente a lo programado, tiene la opción de decirlo con tiempo para poder cambiarlo y hacer algo de forma individual o con otro grupo de gente para esa actividad en concreto y no quedarse “colgado”.

Por otro lado, también deberíamos tener muy en cuenta:

Si somos una familia que comparte vida laboral, es decir si pertenecemos a una misma empresa familiar; porque en este caso además, sería muy sano dejar aclarado de antemano, si durante las vacaciones están dispuestos a no tratar temas de trabajo, o por el contrario incluso, se quiere aprovechar para reflexionar sobre algunos temas que han quedado inconclusos por falta de tiempo, por ejemplo.

Porque de ser así,

. . . quizás en momentos álgidos de celebración, o en aquellos en los que a veces no sabemos de qué hablar, o aún en una conversación sin trascendencia, podrían salir a relucir conflictos laborales latentes, que bien podrían tener un recorrido positivo y resolverse, o bien acabar arruinándonos esos días que habíamos previsto de descanso y relajación.

Y ustedes dirán: ¡cuántas cosas parecen ser importantes a tener en cuenta a la hora de planificar para que unas vacaciones en familia sean un bonito recuerdo!

Pues yo les diría que, si hacemos una planificación de nuestro día a día, mensual o incluso anual, hay mayor razón aún, en lograr unos acuerdos de mínimos en las vacaciones; ya que es un período muy importante en la vida de una persona.

Generalmente se guardan muchos recuerdos de ellas; visuales, emocionales, aparte de las fotos, vídeos o “souvenirs” con los que rememorar esos hermosos momentos. Es lógico tener especial cuidado al planificarlas para que sean como deseamos, “un bonito recuerdo”.

*Publicidad – Formación*

master tic

“Master Aplicado a la Realidad Social: Derecho, Comunicación y Transformación Digital”.

Si por el contrario se es de las personas que gustan de ir “a la aventura”

. . .y a resolver las cosas “sobre la marcha”, recordemos que si queremos o si nos hace falta reconducir una situación determinada, en algún momento puntual, que no deseamos dejarlo al azar por las razones que sean, tengamos presente este artículo, y es posible que nos ayude a hacerlo, consensuando unas pocas pautas y sin mucho esfuerzo.

Siendo observadores,

. . .en las playas o en los hoteles por ejemplo, nos encontramos con muchas situaciones diferentes. Los padres y/o madres que tienen poca paciencia con los niños, los que están tan pendientes de ellos que no disfrutan con la pareja, familias en las que uno quiere encargarse de los pequeños pero no sabe cómo porque normalmente lo hace otra persona, familias en las que hay divisiones por grupitos, etc., etc.

Las vacaciones son como una mini producción pero en vivo y en directo.

Generalmente en nuestra vida diaria, la convivencia con los diferentes miembros de la familia no es de 24 horas, por lo cual si hay un conflicto latente, puede ser que en el período de ausencia de la otra u otras personas, se calme y pase algún tiempo para que pueda volver a resurgir. Pero en los periodos vacacionales, generalmente ese tiempo de sosiego no existe, por lo tanto un conflicto que por lo general pasaba sin “pena ni gloria” ahora va en escalada; y quizás no sea el único, por lo cual, en este periodo de descanso puede ser cuando rebroten las diferencias y los enfrentamientos más duros.

¿Qué hacemos si ya estamos inmersos en este contexto?

Pues señoras y señores, primero, mucha paciencia y luego, tomar una decisión: quiero evitar los conflictos, no abordarlos, abordarlos en un futuro o ahora.

Al tomar una decisión individual, por ejemplo, que sí quiero afrontarlos en este momento, habría que consensuarlo con los demás integrantes de la familia. ¿Queremos resolver los conflictos en este periodo en el que estamos todos juntos o los identificamos y dejamos para resolverlos al regreso?

..

Se debería tener en cuenta para ello,

. . .que si intentamos hacer lo mismo que durante el resto del año, seguramente, la situación empeore; dado que estamos en un momento diferente y la escalada del conflicto puede ser mucho más rápida por el roce diario.

Si deciden dejarlos en aparcados por el momento y resolverlos dentro del periodo rutinario, ya han llegado al primer acuerdo. ¡Ahora a disfrutar!

O han decidido que, ya que están en un periodo de descanso y relajación, puede ser el momento más propicio, por el motivo que sea, para afrontar esos conflictos, también se ha producido un primer acuerdo, ¡adelante!

Lo siguiente sería encontrar un momento,

. . .en el que reunirse todas las personas implicadas en el conflicto para poder hablar tranquilamente, y para que sea un encuentro en el que todos puedan hablar, hacer una pequeña lista de las normas a respetar y dejar programadas reuniones posteriores.

..

+Info: SeedMakers ¿Cómo ser Knowmad?  (Infografía: labschool.es)

Algunas normas a tener en cuenta pueden ser:

  • Hablar de uno en uno para oírse y escucharse bien, con atención, no sólo a lo que se dice sino también a cómo se dice, es decir, a los gestos (a veces decimos unas cosas con las palabras y otras diferentes con los gestos o lenguaje no verbal).
  • Expresar de una forma asertiva lo que sienten sin herir a los demás.
  • Enfocarse en el futuro, en cómo se hará de ahora en adelante y no quedarse en el pasado.
  • Brindar posibles soluciones por más locas que parezcan, porque incluso esto puede ponerle una nota de humor a la reunión que siempre viene bien.

Si logran escucharse con atención, hablar sinceramente e interpretar correctamente lo que allí se dice, seguramente encuentren muchas cosas nuevas por las que “vale la pena” seguir construyendo ese patrimonio común que es la familia; incluso, aunque no se llegue a acuerdos en ese momento.

FELICES VACACIONES !!!!!!!

 

Solange Ottonello Tuya Especialista en Gestión de Conflictos Familiares

The following two tabs change content below.
Solange Ottonello
Estudió en Universidad de la ROU. Ha estudiado en Centro de la Familia de Tenerife. Especialista en Gestión de Conflictos en la Familia
Solange Ottonello

Latest posts by Solange Ottonello (see all)

Este artículo fue publicado en ACTUALIDAD,Artículos,BLOG,Colaboraciones,Opinión y etiquetado , , , . Enlace permanente.

Esperamos sus comentarios, gracias