Mediación, crowdsourcing y CODR

Share and Enjoy

El Crowdsourcing en la Resolución Electrónica de Disputas

En la pasada Cyberweek 2014, desarrollada durante los primeros días del mes de noviembre, uno de los foros de debate bajo el título genérico “¿De qué manera puede incidir e insertarse el Crowdsourcing en la Resolución Electrónica de Disputas en un futuro?”, la versión en español de este encuentro anual internacional coordinado por Alberto Elisavetsky1, director de ODR Latinoamérica, pretendió dar respuesta a esta pregunta explorando el alcance y las capacidades del crowdsourcing aplicado a  la resolución de disputas en línea. Pero, ¿qué son el crowdsourcing y el Crowdsourced Online Dispute Resolution (CODR)?

 Crowdsourcing (del inglés crowd, multitud y outsourcing, externalización) es un concepto acuñado por Jeff Howe2 en 2006 para describir la división de un conjunto de tareas o microtareas entre un grupo amplio e indefinido de personas que acuden a una convocatoria abierta o limitada. El crowdsourcing se utiliza a menudo en muchas áreas diferentes (el etiquetado colaborativo que permite organizar la información a partir de las aportaciones de distintos usuarios, como la enciclopedia Wikipedia, podría ser un ejemplo de este tipo de  tareas que sólo se pueden lograr a través de la participación de una comunidad o grupo amplio), sin embargo su uso en el ámbito de la resolución de disputas no es muy conocido.

Post sobre CODR

Andrés Vázquez

Partiendo de una conceptualización amplia de los ODR como un término  “que abarca las formas de resolución alternativa de conflictos (ADR) y de los procedimientos judiciales que utilizan Internet como parte del proceso de resolución de conflictos”3 los CODR abarcarían algunas formas de ADR y otros procedimientos jurisdiccionales que utilizan Internet y el crowdsourcing como partes del proceso de resolución de disputas. Una modalidad de resolución alternativa de disputas posible gracias a las tecnologías de la  Web 2.0

Para Antonio J. Almarza4, mediador y abogado, “La base filosófica y científica que subyace en el fondo no es otra que reconocer que el valor agregado de un grupo de personas es potencialmente mayor, por una cuestión básicamente estadística, que en un sistema limitado. A esto se añade el beneficio que aporta el hecho de que se trate de sistemas abiertos donde se ofrece la oportunidad de participación a un grupo, lo cual aumenta también el factor de éxito. Las herramientas digitales sirven de catalizadoras y posibilitadoras de estas dos grandes propiedades: el efecto de escala y el efecto de accesibilidad.

Una retroalimentación que podría facilitarse por cada persona desde su profesión, experiencia y contexto ofreciendo nuevos enfoques a conflictos que inicialmente no hayan podido ser resueltos por sus actores principales. Incluso podría considerarse un segundo nivel o instancia cuando los neutrales que intervinieron en la gestión del conflicto no han podido conducirlo hacia una solución.

Sólo algunos procedimientos CODR están implementados actualmente: las denominadas encuestas de opinión en línea y foros (iCourthouse5, SideTaker6, National Coalition for Dialogue & Deliberation7) los ensayos en línea simulados (eJury7, VirtualJury8), y procedimientos CODR cuyas decisiones se hacen cumplir por autoridades privadas (eBay, ECRF)9

 El hecho de que un grupo de personas participe en el proceso de resolución de conflictos a través de una convocatoria abierta, no significa que no deban cumplir determinados requisitos previamente establecidos. Sin perjuicio de atender aspectos éticos, de privacidad y seguridad, estos métodos que reúnen grupos para enriquecerse del conjunto de los diversos puntos de vista e ideas, tienen una gran aplicación potencial, tanto en cuestiones sociales, como políticas, ambientales,… También podrían resultar muy útiles para la prevención de conflictos, para dar cauce a los que se encuentran en estado de  gestación, e igualmente para desescalar o evitar espirales en muchos casos en que un elevado número de personas requieren ser escuchadas.

“El proceso de resolución de disputas por medio de la inteligencia colectiva está en sus comienzos, sin embargo probablemente se convertirá en el futuro en el sistema de resolución de conflictos de las comunidades en línea, básicamente porque un principio básico de estas comunidades virtuales es que los problemas deben ser resueltos preferentemente dentro de la propia comunidad en línea.”

En la actualidad, la difusión de CODR está limitada no sólo por la falta de información sobre su existencia, también debido a la falta de un marco teórico que se pueda utilizar para el diseño de plataformas CODR.

Tampoco se han implementado CODR que utilicen la mediación como vector para la resolución de disputas, pero esta modalidad podría habilitarse en un futuro próximo.  Incorporar la mediación en modalidad CODR como procedimiento de resolución de disputas en ámbitos de interés socio comunitario, supondría integrar un grupo de personas que tienen el conocimiento y la experiencia que les permita realizar funciones de co-mediadores de forma colaborativa o colegiada.

Para Daniel Dimov11 y Jaap Van den Herik12, las modalidades CODR pueden “proporcionar un sistema rápido, democrático y económico de solución de controversias. Los CODR tiene un potencial que debe ser explorado y representan una nueva era en la resolución de disputas. Creemos que se acerca una época en la que los conflictos serán resueltos por la inteligencia colectiva de los ciudadanos del mundo.”

Una idea que entronca con una demanda social generalizada en los últimos tiempos, expresada con mayor o menor acierto en sus formas, y consecuencia de la constatación de los desgastes internos de estructuras político-sociales tradicionales agotadas en algunos de sus mecanismos de participación ciudadana y que podría permitir que el capital intelectual de una sociedad, organización o grupo aumente de forma significativa, mediante la gestión de sus capacidades de resolución de problemas de forma eficiente, con el objetivo final de generar ventajas de convivencia sostenibles en el tiempo, al facilitar que los conocimientos, habilidades, valores y actitudes personales se trasmuten en recursos que trabajan en grupo.

¿Podrá ser una realidad práctica algún día aplicada a la resolución de conflictos socio comunitarios? Bueno, John Keats decía que “nada es real hasta que se experimenta”.

Más info:

 “Towards Crowdsourced Online Dispute Resolution”

           (http://www.mediate.com/pdf/SSRN-id1933392.pdf)

 

____________________

  1.  http://www.mediate.com/people/personprofile.cfm?auid=868
  2. The Rise of Crowdsourcing, 2006 http://crowdsourcing.typepad.com/cs/
  3. Gabrielle Kaufmann-Kohler, Thomas Schultz, Online Dispute Resolution: Challenges for Contemporary  Justice, Kluwer Law International, 2004
  4. http://es.linkedin.com/pub/antonio-j-almarza-garc%C3%ADa/98/273/3b2
  5. http://www.i-courthouse.com
  6. http://www.sidetaker.com
  7. http://ncdd.org
  8. http://www.ejury.com
  9. http://www.virtualjury.com
  10. http://resolutioncenter.ebay.com
  11. http://www.mediate.com/people/personprofile.cfm?auid=1217
  12. http://www.mediate.com/people/personprofile.cfm?auid=1227

 

Autor. Andrés Vázquez López es mediador. Máster en Mediación, cursó estudios de Derecho en las Universidades de Santiago de Compostela (USC) y Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Madrid, y estudios de postgrado en esta última universidad.

Normas de Deontología de la Mediación

Blog A Mediar @a_mediar

The following two tabs change content below.
Tomás Prieto
Servicios de Mediación Familiar, Social, Civil y Mercantil es un gabinete de Gestión de Conflictos que pretende consolidarse en Granada como uno de los primeros gabinetes multidisciplinares en Mediación. También en . y escribo El Mirador. Director de Contenidos en Logic Cost Abogados
Este artículo fue publicado en Artículos,BLOG y etiquetado , , , , , , . Enlace permanente.

Esperamos sus comentarios, gracias