Mediadores con ánimo de lucro

Share and Enjoy

“Los mediadores tenemos ánimo de lucro”; como todo profesional.

artículos de los profesionales

Enlace publicitario (Formación):  www.masterdigital.es

Leyendo algunas normas autonómicas,

entrevista para a mediar

Arturo Ortiz, Abogado y Mediador

. . .Y también alguno de nuestros ilustres compañeros, parece que los mediadores debemos ser seres angelicales y aseados. Para ello pretenden obligar a los mediadores a trabajar en entidades sin ánimo de lucro (asociaciones), o lo que es lo mismo vivir al amparo de que nos quieran subvencionar. Otros con un evidente ánimo de lucro al estilo Noos se organizan bajo asociaciones de las que popularmente se denominan sinónimo de lucro, para así intentar sobrevivir bajo alguna subvención o similar.

La verdad es que las legislaciones autonómicas solo pretenden, a mi juicio, seguir teniendo controlada la actividad y tener una clientela sujeta a los caprichos del político de turno.

En mi opinión

Es la actividad privada la que sacará y desarrollará la Mediación, cuando empresas y particulares se convenzan de la utilidad de esta herramienta. Es cierto que, debido a lo novedoso de la actividad, requiere un poco de ayuda de los poderes públicos, pero a mi juicio no debe pasar de eso.

Por otra parte, los jueces y letrados de la administración de justicia

. . .en vez de apoyar quieren también controlar la mediación y convertirse en sus ángeles guardianes.  Entienden la mediación como una extensión más de su función jurisdiccional que no puede escapar de su control, incluyendo la designación del mediador. Me parece un exceso de sus atribuciones. Todo el mundo en vez de permitir que como el agua de un rio fluya y crezca hasta la desembocadura con los aportes solo aspiran a construir diques que permitan controlarla. Parece como que quisieran crear un cuerpo de pseudo funcionarios, sin serlo.

Lo cierto es que un magistrado del Gemme

. . .al principio de mis andanzas y mis artículos, me dijo una vez en un agradable café. ¿Dónde vas?, “la mediación no deja de ser un acuerdo entre partes“. La verdad es que esa frase me hizo mucho que pensar y estaré siempre agradecido a la persona que me lo dijo, que me abriera la mente.

..

El acuerdo de mediación

No deja de ser un acuerdo privado entre partes, y a ese acuerdo con un mínimo de formalidades se le da fuerza ejecutiva. No es una extensión de la jurisdicción ni de la potestad de ningún juez ni de ningún magistrado por mucho que se empeñe, en el ámbito del derecho disponible. La Mediación Civil y Mercantil es una actividad meramente privada y ligada al poder de disposición de las partes en el proceso y de sus derechos. Ni siquiera al mediador se le da la misma categoría que al árbitro que, incluso con menos formación que un mediador, puede producir efectos de cosa juzgada y no necesita la tutela del notario para crear un título ejecutivo.

Todo se quiere controlar y pasar por redes clientelares donde se tengan mediadores agradecidos.

Frente a todo lo que se está tejiendo solo me queda compartir la frase de la magistrada. ¿Dónde vais? Solo facilitáis que las partes prueben una herramienta mejor que las que se ofrece en un juzgado si hay acuerdo. Toda la vida del señor los abogados han pedido suspensiones cuando estaban a punto de alcanzar acuerdos, aun dentro del proceso, los abogados los eligen las partes y el mediador igualmente debe ser elegido por las partes.

El juez,

. . .no tiene más facultad que bendecir y en su caso homologar el acuerdo, con un mínimo control. No existía entonces ningún magistrado pretendiendo extender su jurisdicción ni al acuerdo ni a la forma en que se desarrolla el acuerdo. Ahora están como locos porque ese acuerdo, alcanzado bajo unas técnicas concretas y por mediadores especializados no escape a su control, que incluso alcanza a la elección del mediador. Se oyen frases del tipo “no puedo dejar que vayan a un mediador que a mí no me inspire confianza”.

*Publicidad – Formación*

master tic

“Master Aplicado a la Realidad Social: Derecho, Comunicación y Transformación Digital”.

Pero hombre de Dios,

. . . antes dejabas que los abogados y las partes alcanzaran un acuerdo, sin preocuparte lo más mínimo salvo decretar la suspensión del procedimiento, y ahora pretendes controlar o bien a quién designes o bien la actividad de los profesionales que ayudamos a alcanzar el acuerdo. No, “el problema es que habrá mucho mediador desalmado que hará cualquier cosa”.

Y yo digo ¿y qué?, es que acaso queréis convertirnos en meros tramitadores de certificados como hacen en el SMAC, y así salvar la apariencia de que hacéis algo. Y porqué cuando hago una mediación laboral, que ya digo que las he hecho, tengo que poner una demanda para que el letrado del SMAC, ponga un sello cuando le dicto el acuerdo de mediación.

Lo cierto es que para mí el único control

. . .que debe existir es el que ejerce el ministerio controlando la formación mínima de los mediadores y los requisitos de acceso al registro. Y para los servicios públicos las oposiciones que se establecieran bajo los principios de mérito y capacidad para algunas plazas en las administraciones públicas.

Y todo esto lo digo porque los que pretendemos dedicarnos a la mediación en el ejercicio de una actividad empresarial o profesional, tenemos la impresión de que no nos quieren dejar espacio. Tenemos la impresión de que se pretende que nuestros acuerdos de mediación no tengan validez porque los hemos alcanzado en el marco de una actividad empresarial y por supuesto con el ánimo de lucrarnos.

Parece que los acuerdos no son válidos porque no nos ha derivado un juez en ejercicio de su función jurisdiccional o no los hemos hecho dentro de una asociación sin ánimo de lucro.

Parece que vamos al revés de la libertad de empresa y ejercicio profesional. Pues algunos no queremos ser funcionarios, no deseo montar una asociación pantalla, sin ánimo de lucro, para poder ejercer mi actividad empresarial. Es que hay que controlar la calidad del mediador, se dice. Se controla muy sola quien no consiga acuerdos no trabajara, entonces es posible que se dedique a medrar ante una administración pública y consiga mediar y presumir que media pero no conseguirá clientes y deteriora la imagen del resto.

Pero esto ocurre con los malos abogados, los médicos, los malos pintores, los malos economistas. Etc… y nadie se molesta.  Si se quiere hagamos un colegio profesional, pero nada más.

Solo pido que nos dejen trabajar a los profesionales,

. . . a los que pretendemos ganarnos la vida con esto. Que cuando deriven los jueces deriven al mediador de libre elección de las partes.

Los operadores han de ser conscientes que los mediadores invertimos nuestro tiempo, arriesgamos nuestro patrimonio y nuestros recursos para ganarnos la vida y ganar dinero, y por ello lo hacemos lo mejor que sabemos y podemos, no hace falta que una ley me diga que tengo que tener un despacho limpio, porque si mi despacho de mediación es maloliente no vendrá nadie.

Tal vez esto puede servir para aquellos mediadores que solo pretenden que les nombren mediador intrajudicial de un juzgado.

No hace falta una ley que me diga que si quiero mediar lo tengo que hacer en una institución sin ánimo de lucro. Eso sí, la ley tiene que garantizar, como lo hace ahora que el acuerdo de mediación que las partes han alcanzado con mi ayuda tenga plena validez jurídica dentro y fuera del proceso.

Por ello entiendo que es necesario que los que pretendemos ejercer con ánimo de lucro la mediación tengamos nuestra voz, que se oiga si hace falta en europa, y que no nos obliguen a escondernos.

 

¡¡¡¡ Os recordaros que si os ha gustado o pensáis que lo merecemos que se comparta el post, o nos gustaría saber vuestra opinión en los comentarios justo aquí abajo!!! 

                                                                   ……. GRACIAS ……

The following two tabs change content below.
Arturo Ortiz Hernández
Abogado, Mediador Civil y Mercantil, en la actualidad estoy centrado en el derecho empresarial abarcando todas su vertientes, civil, mercantil, contencioso. Este paso por diversas ramas del derecho, me permite coordinar a un completo grupo de profesionales con especial dedicación a las ramas del derecho que guardan relación con el mundo empresarial y la mediación (Mercantil, Civil, Concursal, Penal) que conforman el equipo humano de AOH Consultores y Mediadores.
Este artículo fue publicado en Artículos,BLOG,Colaboraciones,Colaboradores,Opinión y etiquetado , , , , . Enlace permanente.

9 comentarios en “Mediadores con ánimo de lucro

  1. Arturo, me gustaría decir que no estoy de acuerdo, pero no sería fiel a la realidad, esa tan dura que tú has descrito desde la experiencia personal.
    La Mediación está relacionada con la Gratuidad, desde luego tendríamos una larga conversación del cual es el origen de esa premisa, de ahí que los que nos dedicamos o queremos dedicarnos profesionalmente a ella, no contemos con el apoyo que si reciben las “instituciones sin ánimo de lucro”, y haciendo una comparación con los que hicimos el servicio militar, en nuestra ficha figuraba: “Valor; se le supone”. Siempre pensé que era mucho suponer, pues bien, a las instituciones referidas se les supone la buena práctica de la mediación y la profesionalidad en ese ámbito, ¿por qué?, también nos daría para una larga conversación.
    Como es evidente no todas esas instituciones las podemos meter en el mismo saco, las generalizaciones no son buenas y además faltaríamos a la verdad, hay asociaciones que se pelean todos los días por sacar adelante la mediación y por difundirla, y desde aquí agradezco esos esfuerzo que algunas veces no se ve.
    Pero yo como profesional que quiero dedicarme a la Mediación con ánimo de lucro, quiero tener también esa “valor” que se supone a otros.

    Arturo, seguiremos en la primera línea, aunque la verdad, no sé hasta cuándo.

    • Muchas gracias Ricardo por el comentario. Tienes toda la razón cuando dices que no se puede generalizar, pero entiendo el enfado que transmite Arturo y me posiciono emocionalmete con vosotros. Cuando me vendieron el máster no me contaron la realidad que ya existía y que no es otra que la que tenmos siete años después. A veces me siento agotado emocionalmente y lo único que me anima es que creo firmemente en el proceso mediador y educador de la resolución eficiente de controversias.

  2. Gracias Ricardo por tus palabras. La mediacion en sus orígenes en España estaba imbuida de cierto espíritu de gratuidad, la empezaron a practicar los catedráticos y los trabadores sociales. La cuestión es que posteriormente tras la ley de mediacion se profesionaliza, a mi juicio parte de ella, y por directivas comunitarias se enfoca , a la que yo me dedico a intentar principalmente llegar acuerdos que eviten el litigio. A partir de entonces algunos lo empezamos a vivir como una actividad profesional, a la que dedicamos recursos tiempo y dinero y nuestro patrimonio, porque nos gusta y queremos vivir de ello. Si bien es cierto que al principio requería de cierta tutela, esa tutela empieza a pretender absorverlo todo y convertirse en una una pequeña parcela de poder para poder controlarla. Me preocupa leyes como la valenciana que solo pueden mediar entidades sin animo de lucro dejando fuera a profesionales. Las escusas son Multiples y a veces espureas, para justificar esa ese control. También me preocupa la mala calidad de algunas mediaciones intrajudiciales y por ello propongo que si hay un servicio publico no excluyente sea como todo adjudicado por oposición o concurso y con todo eso que al ciudadano se le informe de su derecho fundamental de elegir el mediador que el considere oportuno para su conflicto y no se le de como alternativa única ir al mediador o servicio de mediación del juzgado. Vamos algo asi como lo de las películas americanas, usted tiene a derecho a abogado y si no puede costearlo se le dara uno de oficio.

    Un cordial Saludo y siempre es un placer cruzar unos renglones contigo

  3. Hola soy Mediadora chilena pero comparto 100 por ciento sus puntos de vista. Aquí en Chile tenemos el mismo problema, todos quieren controlar el proceso, los jueces en vez de estar contentos con que se logren acuerdo en poco tiempo ponen cualquier cantidad de trabas para homologar los mismos. El común de las personas creen que el Mediador es alguien “buena persona que se mete entremedio de una disputa para tratar de que se arreglen, sin tomar en cuenta qué hay una gran preparación detrás de esto y por último si el Mediador no es tan bueno ni preparado entonces lo probable es que no llegue a un Acuerdo. Los abogados también se sienten pasados a llevar, como en Chile antes de llegar a los Tribunales de Familia es obligatorio ir a Mediacion, un abogado me decía que le estaba quitando los clientes. Está claro que detrás de la postura de todos ellos no está la idea de que la justicia llegue a todos en el tiempo adecuado, sino que ojalá la torta se reparta entre unos pocos. Que no se preocupen la torta alcanza para muchos, pero sobre todo los mediadores estamos interesados en que las personas no se pasen meses y a veces años en los Tribunales esperando un dictamen finalmente del Tribunal. Sigan adelante amigos, la Mediación es la herramienta del futuroDeja que los perros ladren Sancho es señal de que avanzamos.

    Saludos,

    Marisol Vial

    • Está claro que es el sentimiento de miles de mediadores. En España se ha creado una burbuja de formación “obligatoria” y son los formadores los únicos que tienen la torta. Vivir de “mediar” aquí hoy día es imposible, salvando alguna excepción muy determinada.

  4. La verdad es que en seguida se pasa del fomento de la mediación en la que están los jueces que conozco, al querer controlar todo. Desde luego que la frase que mas miedo me da, es la de “derivo a un mediador que me inspire confianza”, de ese punto a que la gente empieza a pensar que el mediador que me inspira confianza es el que me me lleva a los cursos, congresos y talleres y así tengo unos ingresillos extras de la formación, hay una línea fina y sería una pena que ese run run que hay en otros ámbitos del derecho llegue a la mediación. Por entiendo que se debe acabar con proyectos piloto. Salvaguardar el derecho del justiciable y posible mediado a elegir el mediador de su libre confianza, y en su caso unas derivaciones a servicios profesionales que hubieran ganado el derecho a que se le derive, por concursos públicos y en su caso funcionarios elegidos por oposición y bajos los principios de merito y capacidad.

    • Muy lamentable la situación de muchos mediadores profesionales,con excelente formación,algunos con una arraigada vocación de colaborar con la justicia evitanto largos procesos y pesadas cargas pero parece excesivamente complicado el demostrar nuestra competencia profesional.Y para más inri se nos considera como buenas personas,con un voluntarismo generoso pero en muchos casos no se valora nuestra valía profesional como alguién que colabora con las partes para que lleguen a un acuerdo,bajo su responsabilidad.

Esperamos sus comentarios, gracias