Monográfico. La Escuela Integradora

Share and Enjoy

IMI Instituto de Mediación Integradora. La Escuela Integradora

mediacion integradora

IMI

Las desavenencias internas,

. . .y entre los diferentes colectivos son propiciatorias de la demanda social de una profesión como la del mediador, que ostenta ya una amplia tradición en otros países y en diferentes áreas, ya sea familiar, empresarial, civil, administrativa, etc.

Nuestra cultura nos arrastra a intentar resolver nuestros conflictos por la vía judicial.

Sin embargo, existen conflictos que no encuentran ni siquiera procedimiento adecuado por esta vía, (como puede ser decidir sobre la contratación de trabajadores en una empresa, o tomar decisiones sobre el cuidado de una madre); y otros que, aunque lo tengan previsto en las leyes procesales y tengan su fundamento en las sustantivas, a pesar de ello, no se resuelven, sólo consiguen el dictado de una resolución, tras todos los esfuerzos del sistema judicial para su consecución.

 

..

La Ley 5/2012, de 6 julio, de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles,

. . .desarrollada por  RD 980/2013, de 13 de diciembre, que entró en vigor el 27 de marzo de 2014,  es una plataforma legal que ligada a la necesidad social y profesional, facilita que la Mediación sea una herramienta indispensable para gestionar los conflictos emergentes en diferentes ámbitos de nuestra sociedad.

La Mediación se abre camino a pasos agigantados.

Una sociedad en crisis, económica y de valores, que trae de la mano un cambio necesario de mentalidad, de mirar hacia adentro y de cultura diferente para afrontar los conflictos. La promulgación de la Ley 5/12 y RD que la desarrolla, ha propiciado las bases legales y ahora nos toca a nosotros hacer de la Mediación una profesión y que forme parte de nuestra vida en sus diferentes ámbitos.

El INSTITUTO DE MEDIACIÓN INTEGRADORA (en adelante IMI), es una marca que avala tanto la institución de mediación como el centro de formación, inscrito en el Ministerio de Justicia a través de Tecnomediación Hoc, con número de registro en el Registro Nacional de Instituciones de Mediación 201400093638,  que lo habilita para impartir formación conforme Ley 5/12 de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles y RD 980/2013, de 13 de diciembre, que la desarrolla y que entró en vigor el 27 de marzo de 2014. Pudiendo, por tanto, emitir títulos de mediador civil y mercantil con todos los requisitos legales para poder registrarse en el Registro Nacional como mediador.

En el IMI abogamos por la alta profesionalización de la Mediación,

. . . además de por un concepto transversal de la misma, entendiéndola como una nueva forma de afrontar los conflictos en todos los sectores de nuestra realidad social e individual y por tanto de pertinente aplicación en cualquier ámbito. Para ello trabajamos con ilusión y tesón, innovando desde la investigación continua y la práctica profesional del Mediador, con un doble objetivo: formar en actitud y aptitud, a través de nuestro propio método, el integrador, creado por la Dra. María del Castillo Falcón Caro.

presidenta asociaicón integradora

Dra. Mª del Castillo Falcón

En Mediación existen tres Escuelas Tradicionales:

  1. La Circular Narrativa de Sara Cobb,
  2. La Transformativa de Folger J.
  3. La de Harvard de William Ury

El IMI ha creado el Curso de Mediación Integradora,

. . .a fin de dar a conocer la Escuela Integradora, que consiste en un método innovador y adaptado a los nuevos tiempos a través de sus dos herramientas principales: la Programación Neurolingüística y el Coaching sistémico, formando en actitud y aptitud al profesional de la Mediación.

A lo largo del Curso de Mediación Integradora se aprenderá a diagnosticar la naturaleza de un conflicto y se adquirirá las competencias emocionales y profesionales necesarias para intervenir como parte neutral del mismo, gestionándolo  con la aplicación de las técnicas y habilidades adecuadas, guiada por el Método Integrador.

¿En qué consiste básicamente la Escuela Integradora?

El Método Integrador,

. . .en la Mediación persigue el quebrantamiento de paradigmas y posturas rígidas que sólo limitan en el marco de  cualquier organización, ya sea familiar, empresarial, educativa, etc, a fin de descubrir los intereses reales de las partes y hallar respuestas y acuerdos adecuados a los mismos, abriendo un abanico de posibilidades que enriquezca las relaciones y los objetivos perseguidos.

La Mediación Integradora,

. . .aplica el Método Integrador al proceso de mediación, y consiste en integrar no sólo la aptitud, sino sobre todo la actitud de un mediador en el afrontamiento de conflictos, ya sean personales como profesionales o en torno a la empresa. Y para ello utiliza como principales herramientas la Programación Neurolingüística (PNL) y técnicas de Coaching sistémico, además de las propias de la Mediación.

El modelo integrador,

. . .filtra técnicas o habilidades propias de la Mediación a través de la PNL para su aplicación al proceso, y/o aplica técnicas de la PNL a la gestión del proceso de Mediación, así como a la formación de la actitud que debe mantener el Mediador como profesional en la gestión del proceso.

Pero, ¿qué es la PNL?

La PNL o Programación Neurolingüística nace de una metodología diseñada por Richard Bandler (informático) y John Grinder (psicólogo y lingüista), que percibe influencias de las mejores estrategias de desarrollo personal diseñadas por terapeutas como Fritz Perls, Virginia Satir o Milton Erickson.

Jaume Serral destaca la definición de PNL como “el estudio de la estructura subjetiva y lo que se deriva de ella, como un modelo que permite generar modelos de la conducta humana” y, por tanto, entendemos desde la integradora, que también incluye gestionarlos, ampliarlos, abrir mapas al mundo, o el mundo de nuestros mapas.

En cada una de las áreas personales o profesionales,

. . . puede existir un conflicto o más, y la PNL actúa de forma efectiva sobre el mismo facilitando su resolución. La PNL no sólo estudia los procesos sensoriales, sino también aquellos que hacen que transmitamos el producto de lo anterior a través del lenguaje. Ello nos permite a través de las técnicas precisas desarrollar habilidades para conocer de manera objetiva la percepción de los demás y la de nosotros mismos.

Un mediador entrenado en PNL,

. . .puede entender y dirigir el conflicto a través de la percepción y la comunicación y conseguir el resultado óptimo esperado en Mediación. Pero cuidado, no serán siempre los mismos porque no son los mismos mapas ni los mismos recorridos, y a veces funcionaran unas técnicas y, a veces otras. Será el mediador integrador el que deberá saber integrar la técnica adecuada al proceso y a la persona, como conocedor y experto navegador de mapas”[1].

A través del método integrador,

. . .se rompen paradigmas con la PNL, a través de fórmulas dúctiles como considerar que “en un sistema, el elemento más flexible y con más alternativas es el que domina el sistema”, parámetro fundamental en una organización como la empresarial, por ejemplo, que podría cambiar su forma de liderar en base a ello, así como afrontar los conflictos internos que surjan tanto en la empresa como entre empresas, y así podemos extenderlos al resto de organizaciones.

Para ello es fundamental tomar conciencia,

. . .de las limitaciones de nuestro “mapa” o estructura de pensamiento,  y conseguir ampliarlo y así  aceptar un marco de resultados óptimos o de acuerdos en una mediación, y es el profesional mediador, a través de este método, el que dirige el  proceso  con tal objetivo.

Además, la Mediación Integradora

Parte de que no es lo mismo conducta que identidad. Los mediadores trabajan con la persona desde el respeto a la misma, ya forme parte o no de una empresa, familia, etc, y siempre teniendo en cuenta que la persona no es su comportamiento ni sus circunstancias, confiriéndole  a ésta poder sobre ellas, en vez de que sean éstas las que le dominen, porque  tenemos disponibles todos los recursos que necesitamos para aprender y para cambiar nuestros “mapas” y conseguir nuestros objetivos.


[1] Vid. FALCÓN CARO, María del Castillo, La Escuela Integradora. Para el ejercicio personal y profesional de la Mediación, editorial athenaica, nov. 2016.

 

The following two tabs change content below.
María Falcón Caro
Directora del Instituto de Mediación Integradora y del Centro de Mediación Integradora de la Confederación de Empresarios de Sevilla. Doctora jurista experta en Mediación. Experta en Justicia de Menores. Master en PNL (Programación Neurolingüística). Profesora de Grado en la Universidad Europea de Madrid, de la asignatura Mediación y Resolución de Conflictos, elaborando el programa en su integridad. Profesora en la Universidad Hispalense. Profesora en el curso de Experto en Victimología en la Universidad Hispalense. Doctora en Derecho, por la Universidad de Sevilla, obteniendo la máxima calificación académica de “Sobresaliente cum laude por unanimidad”. Ostenta dos Licenciaturas, una en Derecho, por la Universidad de Sevilla y otra en Criminología por la Universidad Europea de Madrid y varios Títulos de Experto. Autora del libro “La Escuela Integradora. Para el ejercicio personal y profesional de la Mediación” publicado por la editorial Athenaica y de la monografía titulada “Malos tratos habituales a la mujer”, publicado por la editorial Javier Bosch, en Barcelona, y por la Universidad Externado de Colombia. Ha intervenido en numerosos Cursos, Seminarios y Congresos y organizando cursos de mediación en sus diferentes especialidades
María Falcón Caro

Latest posts by María Falcón Caro (see all)

Este artículo fue publicado en Artículos,BLOG,Colaboraciones,Colaboradores,Monografías y etiquetado , , , , , . Enlace permanente.

Esperamos sus comentarios, gracias