Home Actualidad Capítulo VI. Una Mediación Extraordinaria

Capítulo VI. Una Mediación Extraordinaria

209 visitas

Relatos de Mediación. En el Templo del Saber, una Mediación Extraordinaria

Capítulo V. Una Mediación Extraordinaria

 

relatos de mediación

Autores

Retomo la propuesta inicial,

. . .quiero que soñéis vuestro ideal de convivencia en el ámbito del hogar ¿Cómo os gustaría que fuera un futuro de respeto e igualdad entre ambos sexos como progenitores y responsables del bienestar familiar? ¿qué propondríais? Os invito a ser ambiciosos y a crear un escenario ideal, lo observaremos y veremos qué elementos hay en la realidad para construir un plan de acción que pueda llevar a alcanzarlo.

Hombre fue el primero en contestar la pregunta de Maestro, inclinándose hacia delante dijo:

—Retomando mi discurso maestro, y en relación con su pregunta, pienso honestamente que la diferenciación de géneros debería de desaparecer en cuanto al ámbito educacional y de desarrollo de los niños, además, durante el periodo de socialización es cuando más hábitos y aprendizajes se adquieren. La cultura debería de ser andrógina, tendiendo hacia la unificación de los géneros.

.

Buenos días #ComienzaNuevaSemana
➡️ Vivir experiencias
➡️Aprender disfrutando
➡️Educación para un Futuro descentralizado
➡️

Publicada por Tomás Prieto en Domingo, 9 de junio de 2019

.

Mujer asintió diciendo:

—Creo que en eso estamos de acuerdo, el proceso educativo es esencial. El problema es que se caiga en políticas marcadamente dogmáticas y sectarias sin espacio para la improvisación y espontaneidad de los niños y niñas. Pero lo que está claro es que es necesario crear sentido de cooperación y colaboración en la creación del bienestar familiar, por lo menos en cuanto a las atenciones materiales y para eso hay que procurar ese sentido en la educación de los niños y niñas en edades tempranas.

Mi escenario ideal sería que los hombres tuviesen ese sentido que cito en todas las tareas que describí antes sin que tengamos que estar reivindicándolo cada día, porque una vez que el hombre manifiesta su disponibilidad dándose cuenta de lo que se necesita, sería fácil organizarnos y repartir tareas. Resulta un problema que muchos hombres, con la educación que ha imperado y que hemos descrito también antes, parten de no querer darse cuenta o no ver un problema en esto.

Maestro sonrió con los ojos y se le ocurrió afirmar:

—Entonces estáis de acuerdo en una educación que no tenga en cuenta la distinción de sexo.

Entiendo que os referís al ámbito de las tareas domésticas, no sé si he entendido bien, porque me cuesta valorar como aceptable un proyecto educativo que no acoja la realidad de la diferencia como algo valioso para la comunidad.

Me ayudaría comprenderos si me podéis poner ejemplos concretos de como os gustaría que fuera esa educación.

—Hasta que no hablemos de “personas” antes que, de hombres o mujeres, no avanzaremos hasta la igualdad real y efectiva. — Contestó apasionadamente Hombre.

Se debe de crear una nueva sociedad en la que desaparezcan los géneros y que la cultura y la sociedad deje de ser androcéntrica. Si os fijáis todo se ha construido por hombres y gira alrededor de los hombres, pues esto hay que corregirlo.

Fuera roles que nos diferencian, fuera colores, fuera juguetes y creemos espacios mixtos en los que cada niño escoja con qué quiere jugar o de que color se va a vestir. Los colores deberían de ser neutros y de ahí mi propuesta de educar “personas” sin distinguir ninguna otra cosa que nos separe o diferencie.

Recibe nuestro Monográfico sobre “Las Preguntas”

Los mediadores sabemos que las preguntas son una de las herramientas imprescindibles que utilizamos en todo proceso mediación, distinguiendo entre los diferentes tipos en función de la respuesta que procuramos obtener al formularlas: abiertas, cerradas, reflexivas, circulares, hipotéticas, etc.

Autores:

  • Fco. Tomás Prieto Moraleda
  • Cristina Montero Bonilla
  • Marta Antuña Egocheaga
  • Charo Mata Calvo
Nota: Al confrmar su suscripción recibirá la Guía en su email en breve espacio de tiempo. Gracias ¡¡

Consentimiento

Listo!! Vé a tu buzón de correo y confirma tu suscripción al newsletter y recibirás tu descarga en las siguientes horas. Si no encuentras el correo de confirmación mira en la carpeta de SPAM.

Me apunto a la idea que transmite la Socióloga Marina Subirats en su libro: “Coeducación, una apuesta por la libertad”; se trata de una apuesta por la construcción de una cultura andrógina, que una todo lo que se le atribuye a los hombres y todo lo que se le atribuye a las mujeres.

Respondiendo a tu pregunta Maestro, parto de una idea básica que es respetar la Naturaleza esencial de cada persona. Es cierto que debemos educar en valores universales de convivencia y respeto. Ahora bien la educación represiva del ser de cada uno ha creado muchas disfunciones y neurosis personales y sociales, y  no solo en este tema.

— Contestó muy centrada en sí misma Mujer, como buscando dentro de ella la respuesta.

La aportación de Hombre me parece interesante cuando dice “que cada niño escoja con qué quiere jugar o de qué color se va a vestir”. Esto lo relaciono con lo que acabo de comentar. Si una niña siente el impulso de cuidar a un muñeco, debemos respetar su tendencia natural, igual que si un niño siente ese mismo impulso. Si una niña siente el impulso de jugar al fútbol, ¿cuál es el problema?

Debemos educar en valores y crear conciencia de lo que ha ocurrido hasta ahora y de las posibilidades de un nuevo futuro entre hombres y mujeres, pero debemos igualmente respetar  la esencia natural de cada cual.

Compra nuestra batería auxiliar con tu logo personalizado

Batería auxiliar externa de 1.200 mA

Precio: 6,95

Capacidad de carga con cable micro USB en llamativos colores y una amplia superficie de marcaje. Indicador led de estado de carga, con llavero de transporte a juego y presentada en atractiva caja de diseño.

Tags:

Y esto ¿qué tiene que ver con el reparto de tareas en el hogar y con la atención y el cuidado de la familia?, os preguntaréis. Pues mucho. Uno de estos valores es la idea de que ambos progenitores han de colaborar y cooperar, sin asignar a priori funciones a una persona por el hecho de ser mujer y seguro que los hombres y mujeres adultos del futuro no funcionarán como hasta ahora. En cada caso, libertad total para organizar el hogar y la atención a la familia a partir de este valor fundamental.

Ambos interlocutores miraron a Maestro con cierta inquietud, esperaban haber sido muy claros y concretos, pero pareciera que, ahora que estaban de acuerdo, Maestro se empeñaba en permanecer en el mismo sitio, dando vueltas una y otra vez a lo mismo.

Tras un silencio, para su gusto algo largo, Maestro contestó.

—Veo que estáis muy de acuerdo. Proponéis un ámbito educativo donde a las personitas pequeñas se les facilitaría la elección de colores y juguetes sin diferenciar roles por sexo, como dice Hombre que “escoja con qué quiere jugar o de que color se va a vestir”

Entiendo que esto ya lo hacen muchos padres y madres del entorno socio cultural del que provenís y casi todos los formadores en etapas infantiles, si no es así corregidme.

Mujer va un poco más allá y habla de libertad para organizar el hogar y la atención a la familia, pero con un principio rector que es el de “que ambos progenitores han de colaborar y cooperar, sin asignar a priori funciones a una persona por el hecho de ser mujer”

Nuevamente os pido disculpas por mi falta de conocimiento y quizá esté algo confundido, pero ¿no es así como, en principio, se organizan las familias del entorno del que provenís y del que estamos hablando?

Entiendo que, ahora mismo, las mujeres que trabajan fuera de casa igual que su pareja, organizan su ámbito doméstico en libertad bajo principios de colaboración y cooperación propuestos por Mujer. Pero si no lo hacen así, si eso no es así realmente pudiendo serlo ¿cómo se les puede ayudar? ¿Cómo, desde ahora, esa realidad de diferencia de roles en el ámbito doméstico, cuando no hay nada que obligue a que sea así, se podría cambiar?

¿Puede cambiarse? ¿Es posible? Pensemos en los adultos de hoy en día, dejemos por un momento al margen la educación para no volver al lugar del que partimos.

¿Qué se os ocurre para que una familia pueda empezar a hacer cambios significativos hacia una igualdad real en el ámbito doméstico?

..

Hombre sonríe y pasa a contestar muy seguro:

—Entiendo lo que dice Maestro, pero mi propuesta va más allá de la educación, hablo de construir una nueva cultura andrógina, y claro para ello hay que empezar por abajo.

Cuando nos pregunta por los adultos, transformar las mentes de los adultos cuesta mucho trabajo y tiempo y no siempre es efectivo. Lo que debe de cambiar es la “sociedad” y para ello los adultos no colaboran, el ejemplo lo conoce usted Maestro, la sociedad no usa aquello que no conoce, los adultos actúan bajo las normas de la (ley no escrita) la costumbre y la tradición, y esto está tan arraigado que querer influir en los adultos puede ser agotador y poco productivo.

Distinto sería si desde el poder se actuase en consecuencia. Los grandes cambios sociales llegan a través de la imposición de la Ley o bien, por el uso y costumbre.

Por ello la opción que creo sería más oportuna es la de empezar por la niñez y la juventud, abonando a las nuevas generaciones con ideas y aptitudes de igualdad real, y por tanto educando.

—¡Oh! Desde luego, desde luego — casi aplaudió Maestro — Los niños, sí, ellos son la esperanza.

— Y dibujó una enorme sonrisa que arrugó su cara de mármol — A la vez, a esos niños los educan adultos y en algún momento habrá que empezar. Creo que si pensamos en planes educativos globales nuestra pequeña reunión será poco fructífera en cuanto a la capacidad transformativa que podemos tener…

De todas formas, bien me estoy explicando bastante regular hoy bien he ido demasiado pronto a plantear acuerdos. Quizá necesitáis algo más de debate intelectual sobre el Ser y el Deber Ser de una sociedad justa para ambos sexos.

Puedo aplazar mi objetivo de hoy de llegar a acuerdos concretos. Podemos modificar la agenda si es valioso para vosotros seguir teorizando sobre planteamientos educativos generales. Más adelante plantearemos propuestas de acción concretas que sirvan de guía a los hombres y mujeres de hoy para que puedan realizarlas de manera fácil en su día a día.

Yo no tengo prisa, estoy encantado de estar con vosotros.

(Continuará Cap. VII . . .)

 

Les invitamos a que sigan opinando y dejen sus comentarios a continuación en el Blog. Son muy importantes para nosotros, ¿Y ustedes que opinan?

También quiero recordarles que si les gusta nuestro trabajo lo compartan pues nos ayudan a poder mantener este Blog al que le dedicamos mucho tiempo. Muchas Gracias ¡¡¡ No recibimos subvenciones ni ayudas de ningún tipo.

Y si les interesa estar al día de nuestras publicaciones se pueden dar de alta en nuestras actualizaciones semanales (newsletter) y les llegarán a su correo al ser publicadas.

 

Recibe nuestras novedades en tu correo electrónico

He leído y acepto la política de privacidad

Autorizo a que mis datos personales sean tratados y queden registrados ante el responsable del fichero (Fco. Tomás Prieto Moraleda) para recibir información de publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. Sus datos serán cedidos a Mailchimp, nuestro gestor de newsletter. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. En cualquier momento puede ejercer su derechos remitiendo un correo electrónico a info@amediar.info.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.