Capítulo II. Una Mediación Extraordinaria

Share and Enjoy

— Mujer, sé que has solicitado tú la mediación, por lo que te invito a que inicies la conversación, tienes toda mi atención — comenzó Maestro. (Capítulo. I)

relatos de mediación

Autores: Myriam de la Cámara, Tomás Prieto y Marta Antuña

Capítulo. II > Mujer levanta la vista y mirando a los ojos de Maestro comienza su discurso:

— Me tengo que remontar a hace mucho tiempo, cuando comienza la historia que todos los que estamos fuera del Templo recordamos, al comienzo del sistema social patriarcal, cuando a las mujeres menstruantes se las empezó a considerar impuras, ya que el incremento de energía que resulta de la menstruación no se destinaba a crear y parir hijos. ¡Y era tan importante traer hijos al mundo! – comenta con gesto hastiado – Así, bajo la dominación masculina la mujer paría un hijo tras otro, no tenía oportunidad de experimentar sus propios movimientos internos de un modo creativo, como sí pudo hacer durante los siglos cuando ella era la dueña y señora de la natalidad, claro que de ese tiempo apenas queda memoria en el mundo – murmura como para sí misma – y las mujeres disfrutaban de la meditación, de los poderes de mediación con lo espiritual o los ritos. Estas actividades representaban una amenaza para el dominio masculino y la comenzó a enjuiciar de forma tan negativa, como un peligro, que la mujer acabó creyéndose la historia y la mayoría transformó sus poderes naturales en psicología autodestructiva.

Hoy las cosas están cambiando, las mujeres estamos despertando. Sería un error vengarnos contra el hombre. El camino es recuperar el sentido interior de nuestro inmenso poder y equilibrar la balanza con el hombre.

— Muchas gracias Mujer, veo que hay un gran dolor en ti por toda una época en que las mujeres parecen privadas de una parte esencial de su naturaleza, de lo espiritual, más allá de su capacidad natural de traer vida al mundo. Sientes que el Hombre vio la importancia de tener controlada la continuidad de la especie y utilizó para ello distintos medios de control de la mujer. Que estos medios fueron tan asumidos por las sociedades que las mujeres los avalaron y ello llevó a la enfermedad de muchas. A la vez, ves un rayo de esperanza y no existe ningún ánimo contra el hombre, sino que propones un trabajo propio, restableceros corporal, mental, emocional, espiritualmente.  Espero haberte entendido bien, si no es así por favor ayudame a comprenderte profundamente. – Terminó el Maestro.

..

— Ahora que has escuchado a Mujer ¿qué te gustaría decir, Hombre? – Invita el Maestro.

— Gracias Maestro por querer mi presencia en esta mediación. – Y volviendo su mirada a su compañera de sesión, dice – Querida Mujer, te entiendo perfectamente porque me pongo en el lugar de las mujeres. Sin embargo, la historia solo debería utilizarse para aprender de los errores cometidos. La historia ya no se puede cambiar, el devenir del tiempo ha sido ese y nos ha traído hasta aquí, con nuestros defectos y nuestras virtudes.

Creo que criminalizar al hombre del pasado nos podría llevar al absurdo. La llamada mutación del árbol del saber, es decir, el aprendizaje cognitivo tuvo lugar hace entre 70.000 y 30.000 años. Se dio en el Sapiens y no en los Neandertales, pero no sabemos exactamente porqué, se piensa que fue algo aleatorio. Fíjate, unos comenzaron a poder comunicarse y otros se extinguieron.

Siempre debe predominar el interés de los menores

El Patriarcado es una forma de organización social, posiblemente la óptima porque ha sido válida para que nuestra especie llegue hasta donde ha llegado. No seré yo el que quiera validarlo, al contrario, creo que sus horas deberían estar contadas, pero tal y como se entiende ahora.

Veréis, en el Neolítico se produce un cambio significativo. Aparece la agricultura y ello supone que dé lugar a que los machos tengan conciencia de paternidad. Hasta entonces había funcionado el grupo cooperador y las hembras copulaban con diversos machos, por lo que éstos no tenían conciencia de paternidad. A raíz de la agricultura surge el sedentarismo y el tiempo de ocio tras las labores del campo, lo que da lugar al nacimiento de la pareja y el grupo se transforma en núcleos estables, la pareja y su prole, que para su subsistencia necesitan tener muchos hijos/as para utilizarlos como mano de obra. Por tanto, es ahí cuando nace la conciencia de Patriarcado y de propiedad privada pues la prole y el patriarca tienen propiedades, no es más que una actividad económica.¹

Lo que no podemos hacer es extrapolar lo que sucede ahora con el nacimiento del Patriarcado que surgió como un modelo de subsistencia.

— Veo que empatizas con la situación de la mujer a lo largo de la Historia, y reconoces que los distintos sistemas de organización social han ejercido una dominación sobre ella con la finalidad de supervivencia de la especie humana y que en ese contexto se debe de entender tales acciones. – Dice el Maestro mirando a los ojos de Hombre.

— Maestro entiendo a Mujer y la apoyo en su deseo o anhelo por obtener el equilibrio. Pero lo que intento exponer es que a lo largo de la historia no siempre el hombre somete a la mujer por el mero hecho del poder. En muchas ocasiones es el propio devenir de la evolución el que crea sistemas cooperativos de subsistencia aportando la forma óptima de conservación de la especie.

.

Comparto el enlace a un post escrito por Paloma Lavandeira para el blog A mediar de Tomás Prieto En esencia, asumo el…

Publicada por Inmaculada Gabaldon Gabaldon en viernes, 8 de junio de 2018

.

— Hombre dice que me comprende, pero no me siento comprendida, habla de la comunicación y del aprendizaje de hace 70.000 o 30.000 años, pero como especie estamos en el mundo más de 200.000 años y el Neolítico es de ¿cuánto? ¿unos 10.000 años? Y la especie sobrevivió con hombres y mujeres en otra estructura y, como muy bien dices, los neandertales no. No lo había pensado nunca, pero me gustaría saber si sobreviríamos en competencia con otra especie hoy en día con la actual estructura patriarcal… Nunca lo sabremos – dice Mujer bajando su mirada pensativa hacia sus manos.

> Tras unos segundos vuelve a levantar la vista y mirando fijamente a Hombre dice:

— Y algo tan necesario y primordial como alumbrar y criar hijos parece que se volvió en contra nuestra. Porque mientras no podíamos engendrar, mientras no paríamos o no criábamos a los vástagos ¿resultábamos un peligro? Y no me digas que es Historia, porque la Historia ha de servirnos para reflexionar y poder cambiar lo que debemos cambiar. Dime ¿por qué resultábamos un peligro?, ¿a qué se debe que lo masculino nos percibiese así?, o si quieres te lo pregunto en presente: ¿qué hay en nuestra energía femenina que tanto miedo os ha dado y tanto miedo o s sigue dando?  Porque con independencia de que sea o no verdad que el sistema patriarcal haya sido un modelo de subsistencia, dime, tras el periplo vital que has recorrido y ahora estando aquí: ¿qué teméis de la energía femenina que incluso reprimís en vosotros mismos? Creo que hasta que no le pongamos palabras a ese miedo profundo a lo femenino, poco o nada avanzaremos – defendió Mujer.

— No puedo contestar a todas esas preguntas porque no sé si es cierto que os percibamos un peligro, desconozco el miedo al que aludes porque no creo que sea algo tan racional como lo planteas.  Lo único que detecto es a una sociedad impregnada de un machismo mal entendido, que se transmite de una generación a otra, sobre todo en la educación, a todos los niveles y por todas las partes implicadas, la paternal, la maternal y la socioeducativa. Y que esta tradición hay que sustituirla desde la raíz, por la educación en igualdad, que aporte ese equilibrio que se anhela.

> Maestro miró a las dos partes, a sus dos queridos discípulos y vio el sufrimiento que había en ambos, acercándose a la mesa cogió la tetera todavía humeante y con un gesto tranquilo se sirvió una taza de té, invitando a un respiro.

Tras recostarse cómodamente en su asiento y paladear el amargo dulzor de su bebida, comentó, sin dirigirse a nadie en especial:

— Aparece pues una pregunta que ninguno puede responder… el miedo a lo femenino. Quizá sea una cuestión demasiado abstracta, si se pudiera concretar a lo mejor se podrían encontrar respuestas. ¿Qué os parece?

(Continuará Capítulo III …)

Biografía:

  • ¹El origen del patriarcado, la dominación en ciudades sin Estado y la falacia de la igualdad. Ver post
The following two tabs change content below.
Myriam de la Camara
Experta en Coaching Ejecutivo por la Universidad de Deusto y Ashridge Business School. Certificada como Coach Ejecutivo por AECOP (Asociación Española de Coaching Ejecutivo-Organizativo y Mentoring) y responsable de su Grupo de Trabajo Coaching y Ciencia en la territorial de Madrid. Analista de Conflictos y Mediadora relacional y organizacional. Vicepresidente de la Asociación de Mediación PACTUM. Dirige el proyecto Coaching para Mujeres. Ha ejercido como abogada durante veinticinco años, en la actualidad desarrollo en exclusiva su vocación como coach, analista y gestora de conflictos. @cochymediador coachingparamujeres.org aecopmadrid.com asociacionpactum.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.