Home Actualidad Comunicación y Mediación en Conflictos de Sexo

Comunicación y Mediación en Conflictos de Sexo

by Rocío Bravo Gálvez
382 visitas

Comunicación y Mediación en Conflictos de Sexo. Introducción. Mediación en Conflictos de Género

colaboradora

Rocío Bravo, Graduada Social y Mediadora

Las diferencias de sexo deben verse como ELEMENTOS COMPLEMENTARIOS que nos ayudan a entender y aceptar nuestras necesidades e intereses como hombres y mujeres.

En un escenario donde las diferencias de sexo son parte del conflicto, parece una utopía que el Mediador pueda ser neutral e imparcial. Más cuando, en la actualidad, se está fortaleciendo el empoderamiento de la mujer. ¿Entonces?

¿Es el género la causa real del conflicto o es una barrera que impide llegar al origen?

Se hace fundamental aclarar e identificar, desde el primer momento, si hay un conflicto de género (HvsM /HvsH /MvsM), o es más la postura que cada persona adopta ante el conflicto en base a los estereotipos que la sociedad impone a cada sexo.

Comunicación y Mediación

La clave para el Mediador durante el proceso de Mediación será centrarse en la persona, lograr que ambas partes respeten sus diferencias, y que focalicen hacia un mismo conflicto que les afecta a ambos, aunque sus intereses sean diferentes y lo procesen bajo las características naturales y sus roles de sexo.

Respetar esa diferencia natural estimula la voluntad mutua de participar en la creación de soluciones que refuerzan las capacidades y habilidades de las partes, logrando un mismo interés y un mismo objetivo: finalizar el conflicto dando una solución consensuada a la causa que lo originó.

El Mediador y la Comunicación entre sexos

Por su propia naturaleza, el conflicto nace de la diferencia. Bajo este enfoque, si al comunicarnos solo tenemos en cuenta las diferencias entre hombres y mujeres, utilizaremos los elementos de expresión únicamente para acentuar esas diferencias, y convertirlas en origen del conflicto o en parte del mismo como barrera de comunicación.

Comunicación y Mediación

Es de vital importancia tener en cuenta cómo los elementos gramaticales y de expresión oral, así como de comunicación no verbal, influyen directamente en la visión que las partes tengan del Mediador, en cuanto que no se vean condicionadas ni influenciadas por si es hombre o mujer, y lo acepten como un profesional que les ayuda a resolver su conflicto, sin dejarse influir para favorecer o perjudicar a uno u otro.

La IMPARCIALIDAD y la NEUTRALIDAD son esenciales para legitimar a las partes y que puedan respetar sus diferencias desde las características naturales de cada sexo y no por los estereotipos ni roles sociales. ¿Por qué es tan importante? Porque de esta manera, podremos desarrollar técnicas de comunicación adecuadas que fomenten la colaboración en la creación de soluciones consensuadas.

Comunicación para transformar las diferencias de sexo en conflicto positivo

Entendemos que el conflicto es positivo cuando se aceptan las diferencias como parte del cambio necesario para evolucionar, crecer como personas y desarrollarnos como sociedad. Esto exige un esfuerzo de adaptación a lo nuevo, que rompe nuestra rutina y pone en jaque las habilidades basadas en el sexo de las personas. La comunicación es una de las más elementales.

La forma en que comunicamos los cambios, y sus impactos en nuestras necesidades e intereses como hombres y mujeres (es decir: el relato de lo sucedido, la cantidad de información que compartimos, la claridad con la que nos expresamos y la libertad para participar en el proceso, nos da a las personas la oportunidad de acercarnos y empatizar para evitar y resolver el conflicto.

La clave será ELIMINAR de la comunicación verbal, no verbal y escrita el vocabulario, las expresiones y los gestos peyorativos que perjudiquen la natural diferencia entre los sexos y fomente el respeto por los valores, intereses y necesidades de cada uno. Sin estereotipos, sin la barrera del sexo, y teniendo muy presente la libertad de expresarnos según nos indique NUESTRA IDENTIDAD.

La comunicación como canal para transmitir el cambio en la realidad de hombres y mujeres debe facilitar el siguiente proceso en la gestión del conflicto:

Comunicación y Mediación

Imagen 1. Creación propia

Elementos de Comunicación asociados al sexo

En este apartado reproduzco parte del capítulo 4, “Diferencias de sexo”, de la obra “Gestión de Conflictos” de Borisoff y Victor (1). El periodo histórico se sitúa en la realidad de los años 80 en la cultura norteamericana. Sin embargo, los elementos que presento pueden adaptarse perfectamente a nuestra realidad actual y nuestra cultura.

*En cursiva transcribo lo editado por los autores para no alterar su significado ni su sentido”.

1.    “Evaluación:

Antes de iniciar una confrontación, es importante que las personas:

  • Valoren sus rasgos personales para entender quiénes son y cuáles son sus relaciones con la otra parte.
  • Valoren la naturaleza del conflicto.
  • Aclaren sus propios objetivos.
  • Examinen el clima en el que actúan ambas partes.
  • Realicen una determinación preliminar del estilo apropiado que se debe adoptar para solucionar el conflicto.

La conclusión de este apartado es, que hombres y mujeres, en sus relaciones, tienen que enfrentar dos comportamientos: su propia percepción de quiénes son, lo que sienten, piensan y se comportan, y por otro lado lo que la sociedad ha establecido como comportamientos en base a roles y expresión de emociones. Cuando una persona se identifica con ese esquema social todo fluye para ella. Pero cuando esa persona se decide a actuar en base a su propia identidad fuera de estereotipos y roles de sexo, surge el conflicto.

2.    Reconocimiento:

Implica aceptar comportamientos por razón de sexo que definen el patrón social de una cultura en todas las esferas de las relaciones. Normalmente se producirá en el seno de la educación familiar de forma implícita o explícita. Esto es porque a niños y niñas se les educa en determinados patrones de conducta “específicos de su sexo”, que luego repetirán en su fase adulta y perpetúan a los estereotipos. Dichos patrones de conducta tienen rasgos definitorios para cada cultura, pero en general, ciertas características serán comunes para hombres y mujeres de todas las culturas.

3.    Actitud:

La idea preconcebida de cómo deben comportarse hombres y mujeres acentúan las diferencias, fomentan el conflicto y dificultan la colaboración para soluciones consensuadas.

En la obra se señalan tres factores que inciden en una actitud conflictiva en función al sexo de la persona:

  •  Estereotipos basados en el papel de los sexos.
  •  Estereotipos ligados al sexo que actúan como barreras para la gestión eficaz de situaciones conflictivas.
  •  Proceso de adquisición de estereotipos y adquisición cultural.

4.    Acción:

Aquí se relaciona directamente la comunicación con la forma de expresar las diferencias entre sexos, lo que pueden favorecer o evitar el conflicto. Es un apartado muy amplio, por lo que me limitaré a realizar un esquema. Mi objetivo es presentar los elementos de expresión que pueden ayudar a identificar las diferencias de sexo como un conflicto de género o como una barrera relacional con origen en estereotipos.

– Diferencias verbales vinculadas al sexo y sus efectos sobre la gestión de situaciones conflictivas.

  •  Vocabulario
  •  Expresiones limitativas
  •   Evasivas
  •   Frases de relleno

– Diferencias sintácticas y estructurales, y contextos verbales.

  •  Muletillas
  •  Solicitudes compuestas
  •  Control del tema
  •  Interrupciones y suposiciones

– Efecto de la comunicación no verbal vinculada al sexo sobre el comportamiento de situaciones conflictivas.

  •  Espacio (entre las personas)
  •  Cinesia (lenguaje corporal) y Oculesia (contacto visual)
  •  Háptica (contacto físico)
  •  Paralenguaje (tono de voz, modulación de voz, etc)”

5.    Análisis.

Básicamente, aquí los autores realizan unas observaciones de cómo evoluciona el comportamiento de hombres y mujeres en la sociedad norteamericana y cómo se refleja en su forma de comunicar y expresarse. Reproduzco un párrafo por ser particularmente significativo:

…Pero la sociedad ya no debe asumir que las mujeres que triunfan deban comportarse como los hombres…Ya no se critica a los hombres por ser corteses. De hecho, se les estimula a serlo…es necesario reforzar aquellas características que permitan una eficaz comunicación humana”.

En el Resumen que hacen del capítulo, quisiera destacar lo siguiente:

“…Ambos sexos se esfuerzan por redefinir sus relaciones personales. Ante la nueva valoración de sus relaciones, hombres y mujeres han de hacer frente no solo al grado de eficacia que logran en sus comunicaciones mutuas, sino también a los conflictos que siempre surgen cuando se producen cambios…

…Hasta que las personas puedan prescindir de los estereotipos ligados al sexo que perciben, definen y limitan el papel y la conducta de ambos sexos, las actitudes estereotipadas sobre la forma en que las personas abordan y resuelven los conflictos continuarán constituyendo una barrera que se opondrá a cualquier tipo de comunicación productiva…

…El grado de interés de una persona por servirse de estrategias de comunicación que reflejan rasgos humanos más que características propias de su sexo producirá efectos significativos sobre su capacidad para enfrentarse a un conflicto de modo productivo.”

Conclusión sobre Comunicación y Mediación

Como dice la canción: “pasarán los meses y pasarán los años”. Todo el mundo a nuestro alrededor está cambiando constantemente, como la naturaleza de la que somos parte, y como tal, también cambiamos. Pero hay una realidad inalterable: que somos hombres y mujeres, y la forma en que nos relacionemos condicionará nuestro comportamiento, cómo nos comunicamos, cómo enfrentamos a los conflictos y cómo los solucionamos.

El ser humano está creado para vivir en sociedad, y para ello desarrolla la pertenencia al grupo. Pero no debemos dejarnos limitar por reglas que van en contra de nuestra identidad personal.

En un conflicto, lo esencial es centrarse en la persona, identificar el elemento de cambio, y lograr la colaboración para encontrar una solución a nuestras necesidades e intereses respetando nuestras diferencias de sexo.

Aceptar nuestra complementariedad es el primer paso para transformar un conflicto negativo de género en un conflicto positivo que respeta las diferencias de sexo.

La presentación de la obra “Gestión de Conflictos” demuestra que a pesar del tiempo transcurrido desde que se creó hasta nuestros días, el ser humano sigue demostrando cualidades únicas en sus relaciones, y que la evolución nos obliga a una adaptación para nuestra supervivencia como ser social, lo que implica comunicarnos respetando e integrando las diferencias de sexo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y NOTAS: Comunicación y Mediación

1.    Referencias bibliográficas

– “Gestión de conflictos. Un enfoque de las técnicas de comunicación”. Autores: Deborah Borisoff y David A. Victor. Ediciones Díaz de Santos. 1º edición en España en 1991. ISBN (2): 0131675036 / 8487189873

2.    Notas:

  • Cuando en todo el artículo hablo del Mediador, quiero destacar que estoy refiriéndome a Los Mediadores y Mediadoras. Solo que, por economía lingüística, utilizo el género neutro, que es El Mediador. Considero además que, dado el carácter de respetar la identidad personal y las diferencias por sexo, es lo más correcto. Pido disculpas a quien discrepe de este razonamiento.
  • Sobre la obra, es interesante porque propone algunas herramientas que adaptadas son muy útiles para nuestros días, lo mismo que las actividades complementarias.
  • Las referencias que aportan son científicas y todos los ejemplos representan situaciones que a día de hoy todavía se repiten.
  • El contenido se desarrolla con un esquema más o menos fijo donde hace una presentación del tema, aporta definiciones, referencias científicas y ejemplos reales, y ante un enfoque negativo da la alternativa en positivo para resolver el conflicto.
  • Es un libro que ya está descatalogado, por lo que no se encuentran en librerías de primera mano. Se encuentran con relativa facilidad en bibliotecas universitarias y también en librerías de 2º mano. Online sigue el patrón de 2º mano, pero hay que tener cuidado, porque algunas son escandalosamente abusivas con el precio.

Recuerda que: no importa que digan quién eres, porque nadie lo sabe mejor que tú.

 

Recibe nuestras novedades en tu correo electrónico

He leído y acepto la política de privacidad

Autorizo a que mis datos personales sean tratados y queden registrados ante el responsable del fichero (Fco. Tomás Prieto Moraleda) para recibir información de publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. Sus datos serán cedidos a Mailchimp, nuestro gestor de newsletter. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. En cualquier momento puede ejercer su derechos remitiendo un correo electrónico a info@amediar.info.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.