El ámbito Familiar para abogados y mediadores

Share and Enjoy

Trabajar en el ámbito familiar desde distintos roles

trabajar en familia

Free Imagen

El ámbito familiar me ha atraído siempre,

. . . aún antes de conocer y entender que tiene una dimensión profesional a la que yo, con el tiempo, llegaría.

La vida se ha encargado de que haya estado rodeada de familias de las que aprender, conviviendo con ellas tanto profesional como emocionalmente. De esta forma, he comprobado que hay familias con valores personales y criterios de trabajo y colaboración perfectamente definidos; sus miembros conocen las reglas del juego, son ellos las que las han marcado, las respetan y, sobre esas bases, toman decisiones.

Pero también he podido observar tensiones, silencios, problemas organizativos, padres controladores, resistencias a la delegación, y otros bloqueos que dejan entrever que, más allá de la dificultad concreta, existe un problema interno y profundo que debería ser abordado, sobre todo cuando hay un objetivo común.

Desde que empecé a ejercer como abogado,

. . .me he enfrentado a situaciones que afectan a la familia o que esconden conflictos familiares en los que es necesario recalar. Desde ese punto de vista, me gusta pensar que soy abogado de familia, pero como de cabecera, superando y ampliando  el matiz técnico-jurídico que tiene la denominación. Y es que, en el trato con los clientes,  la observación me ha hecho detenerme en aspectos que hacían saltar alguna alarma, que me avisaban de  que detrás de la complejidad jurídica se asomaba algo que nos impedía avanzar.

..

Diario de Mediación – Carmen Capilla: Entrevista a Emiliano Carretero | Mediación y Planes de Parentalidad

Tanto como abogado como mediadora

. . . creo que mi trabajo consiste, en gran medida, en ayudar a poner orden. Dependiendo de la situación la ayuda se produce a distintos niveles y en diferentes ámbitos, en ocasiones es estrictamente jurídica pero es frecuente que haya que empezar por abordar otros factores del caos que los clientes ponen encima de la mesa. En la mayoría de los casos no se trata de pasar del caos al orden en el más puro estilo Harvard sino que, entregada la información, surge la necesidad de clasificarla,  aquí emoción, aquí cuestión técnica, y analizar cómo unos aspectos afectan a otros para poder gestionarlos adecuadamente.

Cuando se trata de familias esto es más evidente.

La organización familiar está presente en muchos de los temas que se tratan en un despacho, no sólo cuando específicamente se refieren a ella sino que en muchos temas de otros órdenes puede surgir un bloqueo o un conflicto que es necesario abordar desde el  punto de vista familiar. Muchos de los problemas que les afectan requieren desenmarañar un ovillo emocional, tirar del hilo y sacar a la luz la situación.

Si pensamos en una herencia, un divorcio, un negocio familiar…, el tratamiento del conflicto requiere conocer cómo funcionan sus engranajes y aportar estrategias y claridad. Una familia necesita que las cartas estén boca arriba, que sus miembros conozcan los problemas que les afectan,  las necesidades de cada uno, su papel  en el conjunto. En definitiva, se trata de afrontar la organización familiar desde un enfoque sistémico aunque para ello haya que descolocar mucho inicialmente y afrontar las resistencias.

Siempre debe predominar el interés de los menores

Y es que saltar la barrera y vencer las defensas puede ser complicado,

. . . sobre todo cuando en la organización están presentes determinados miembros de la familia que ejercen una influencia especial teniendo un peso específico que determina el funcionamiento del sistema. No es extraño que, tanto en los conflictos de orden privado, léase una herencia, como en el ámbito empresarial, su presencia hace las veces de una especie de administración oculta que determina las posiciones manifestadas. Es ahí donde, como profesional, me encuentro con un reto importante: tratar esa situación con delicadeza evitando la percepción de ataque que pudiera originar la intervención y que generaría un bloqueo insalvable.

El círculo familiar oprime muchas veces

. . . y no es fácil aligerar la carga. Ello produce situaciones que resultan incomprensibles de forma aislada pero que cobran sentido cuando se observan en el sistema y se entienden los mecanismos de funcionamiento de la familia.  El, aparentemente,  sencillo trámite de una jubilación puede suponer una enorme alteración del pequeño sistema familiar que impide que se gestione con normalidad. Trasladado a la empresa en el que ese sistema participa,  se traduce en un funcionamiento irregular, bloqueos y ambiente hostil.

En esta misma idea,  llegar a acordar un convenio regulador se convierte en labor de titanes cuando las decisiones afectan tanto a la familia extensa de los interesados que les impide avanzar y manifestarse con claridad.  Por mucho que la pareja, sus hijos y su situación sean lo único importante, es necesario bucear en otros aspectos, tratar de comprender su mapa familiar ampliando la perspectiva. En esa amplitud es donde, quizá, podamos descubrir los bloqueos que impiden tomar decisiones y llegar a acuerdos.

Mi formación como mediadora

. . . y la apertura a otras fuentes de conocimiento que me ha proporcionado, ha supuesto una ayuda definitiva. Durante mucho tiempo esa apreciación fue puramente intuitiva: lo sabía, lo reconocía, veía que detrás de un problema de derecho privado o en el ámbito empresarial podía haber un comportamiento familiar, oculto y determinante, que requería intervención. A través de la formación he adquirido herramientas  para tratar esos nuevos problemas que ya no intuyo sino que observo, comprendo y planteo de modo que, despejada la incógnita, es más sencillo abordar  el problema técnico que me están consultando.

..

Ahora analizo y estudio estas situaciones con otra perspectiva. Al margen de la asesoría jurídica que les ofrezco, prudentemente intento contribuir con todos mis recursos a la organización familiar. De esta forma veo cómo funciona la utilización de criterios organizativos y herramientas de gestión de conflictos y, lo más importante, lo ven ellos. Puedo bucear en el ámbito familiar llegando hasta donde sus miembros quieran, si quieren, y con el respeto como máxima.

Trabajar con familias me exige mucho más que conocimientos jurídicos,

. . . .supone una revisión constante de mi actitud como abogado y como mediadora, y una búsqueda permanente de enfoques y herramientas. Pero también me enseña, me espabila y me ofrece una nueva visión que permite observar con admiración su capacidad de trabajo en equipo y de colaboración. Y es que en estos tiempos en que utilizamos por bandera el término colaborativo, volvamos al origen: si hay algo que enseña a colaborar y contribuir es una familia organizada en busca de un objetivo común.

Belén Martínez de Salinas

Abogada y Mediadora

The following two tabs change content below.
Belén Martínez de Salinas
Master en Mediación del ICAVA. Formo parte de la primera promoción de abogados de Valladolid que han realizado este Master de mediación Civil, Mercantil, Organizacional, Familiar y Comunitaria. Tuvo una carga lectiva de 450 horas, en su mayoría presenciales, con abundante preparación práctica e impartido por excelentes profesores de reconocido prestigio nacional e internacional. Además he realizado formación continua acudiendo a talleres, cursos y jornadas en distintos lugares de España
Belén Martínez de Salinas

Latest posts by Belén Martínez de Salinas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.