Home BlogsArtículos El bocado del Mundial de Fútbol mal gestionado

El bocado del Mundial de Fútbol mal gestionado

by Tomás Prieto
110 visitas

En este Post voy a desgranar una noticia que ha dado la vuelta al mundo, que se produjo hace una semana en el Mundial de Fútbol que se está jugando en Brasil. Por tratarse de un deportista de élite, futbolista de la selección de Uruguay y reincidente en la infracción, el eco de la noticia: <el bocado de Luis Suárez a un jugador de la selección Italiana Chiellini>, ha estado en la parrilla de todos los telediarios del mundo y lo han destacado en toda la prensa, como una acción antideportiva y merecedora de castigo.

jugador de la selección uruguaya

Luis Suárez jugador de la Selección de Uruguay

Es cierto, la acción de propinar un bocado en pleno partido a otro jugador es fea, muy fea, además es antideportiva y por supuesto que merece una sanción por parte de FIFA (Fédération Internationale de Football Association) a través de la Comisión de Disciplina Deportiva. Ahora bien, lo que nos interesa a nosotros de esta noticia global, es la gestión del conflicto que la acción del deportista produce, tanto por el propio futbolista como por su Selección y Federación Nacional de Fútbol de Uruguay.

Los hechos son los siguientes:

Luis Suárez mordió el pasado martes al defensa italiano Giorgio Chiellini en el hombro durante un forcejeo entre ambos en la última jornada del grupo D del Mundial de Brasil que enfrentó a Italia y a Uruguay en Natal.

El máximo organismo del fútbol mundial desatendió las quejas formales presentadas por la selección charrúa y aplicó mano dura con una sanción ejemplarizante al delantero uruguayo. Y es que además le aplican cuatro meses sin jugar al fútbol ni dejarle entrar a cualquier recinto deportivo.

La Comisión de Disciplina de la FIFA ha decidido sancionar con 9 partidos con su selección al delantero uruguayo Luis Suárez e inhabilitarle durante cuatro meses de cualquier actividad relacionada con el fútbol, hasta el punto de no poder entrar a un estadio, con lo que durante ese tiempo no podrá jugar con su club. Además, la sanción incluye una multa de 82.000 euros para el jugador.” Ver Noticia www.marca.com

Al mayor organismo de la FIFA, tras el revuelo montado en el ámbito futbolístico y deportivo, no le ha temblado el pulso y parece que ha querido imponer una sanción ejemplar, que consiste en: 9 partidos que no podrá jugar el futbolista con su selección, 4 meses de inhabilitación para la práctica de cualquier actividad relacionada con el fútbol y una sanción económica de 82.000 euros de multa.

Federación Internacional de Fútbol

Logo FIFA

Si durante estos días se hace un seguimiento de la noticia en los medios deportivos, podemos destacar que la gestión del conflicto por parte de la Federación de Uruguay, por parte del seleccionador y de los jugadores de la Selección uruguaya y del propio jugador infractor ha sido nefasta y a los resultados nos remitimos. No han sabido gestionar un conflicto evidente que dio la vuelta al mundo, y que las imágenes han sido vistas por miles de millones de telespectadores, aficionados y todos los miembros del mundo del fútbol así como organismos e instituciones de este deporte a nivel global.

Telemediacion

En primer lugar, el jugador en todo momento negaba lo evidente, a pesar de tener antecedentes en otras tres ocasiones, habiendo cometido la misma infracción, por lo que se produce reincidencia en el “hecho de morder”. Todos los compañeros de equipo en sus declaraciones defendían lo indefendible y cuando Luis Suárez ha abandonado a su selección, Uruguay entero lo ha recibido como un héroe. Bien, creemos que todos se han equivocado, han errado en la gestión del conflicto y han provocado que la FIFA se pronuncie con toda dureza contra el infractor.

Tras el castigo llegan las disculpas. A nuestro entender, estas declaraciones de hoy por parte de Luis Suárez llegan tarde, aunque son bien recibidas:

Comunicado íntegro de Luis Suárez. Después de unos días de estar en casa con mi familia he tenido la oportunidad de recuperar la calma y de reflexionar sobre la realidad de lo que sucedió en el partido Italia-Uruguay celebrado el 24 de junio de 2014. Con independencia de las polémicas y de las declaraciones contradictorias que se han producido durante estos días, todo ello sin haber querido interferir en el buen hacer de mi selección, lo cierto es que mi compañero de profesión Giorgio Chiellini sufrió en el lance que tuvo conmigo los efectos físicos de un mordisco y por ello: 1. Me arrepiento profundamente. 2. Pido perdón a Giorgio Chiellini y a toda la familia del fútbol. 3. Me comprometo públicamente a que nunca volverá a ocurrir un incidente como este con mi intervención. Montevideo a, 30 de junio de 2014.” www.marca.com

Creemos que este comunicado, aunque tarde, es lógico que se produzca; alguien parece poner cierta coherencia ante la controversia suscitada. Sin embargo, esa debería de haber sido la actitud desde que se produjeron los hechos.

Si nosotros hubiésemos estado junto a la selección uruguaya, nuestro asesoramiento habría sido el siguiente:

  • Primero. El jugador reconoce los hechos de forma inmediata, dado que las imágenes hablan por sí solas.
  • Segundo. Acto seguido se emite un comunicado de arrepentimiento espontáneo  y se le pide perdón al jugador afectado y a su selección y a toda la comunidad futbolística.
  • Tercero. La propia selección uruguaya aparta al jugador del campeonato y lo expulsa de la concentración durante lo que queda de competición.
  • Cuarto. Desde la Federación de Fútbol de Uruguay se pone el caso a disposición del órgano sancionador de la Federación Internacional de Fútbol – FIFA, para que tomen las medidas oportunas. Si bien, hacemos constar ante la FIFA los siguientes hechos, en descargo del jugador:
  1.  Reconocimiento de los hechos por el infractor
  2.  Arrepentimiento espontáneo
  3.  Perdón al ofendido y reparación del daño moral ocasionado
  4.  Sanción por parte de la propia Federación uruguaya al futbolista

Pensamos, que con estas medidas tomadas en el momento oportuno y cooperando con los organismos competentes en materia de disciplina deportiva, la sanción nunca habría sido tan dura en todos los aspectos, e incluso algo desproporcionada, según se comenta en algunos medios deportivos.

Quizás estamos acostumbrados, en argot futbolístico, “a echar balones fuera” y no asumir nuestra responsabilidad cuando comentemos faltas o infracciones. Lo primero que pensamos es que somos inocentes, que la carga de la prueba la tienen la parte contraria y se intenta, de manera desafortunada, de exculpar al autor/es de hechos reprobables.

Si cambiamos de mentalidad, nos ponemos en lugar del otro, actuamos con humildad, reconocemos nuestros errores y pedimos perdón, estaremos haciendo uso de  otra forma de hacer justicia, otra forma de gestionar los conflictos en la que todas las partes salen satisfechas en la solución final. Estaremos empoderando a la víctima en el momento de pedirle perdón y la pena que se imponga al infractor en todo momento tendrá en cuenta estos hechos, por lo que siempre será un castigo proporcionado a los hechos cometidos.

Somos partidarios de la Justicia Reparadora, de la Mediación y gestión de conflictos de manera pacífica que conlleve un cambio en la sociedad, partiendo por asumir los propios errores y la responsabilidad de éstos.

Gabinete de Mediación

Servicio de Mediación

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.