Home Actualidad Entrevista 2. A Mediar con . .

Entrevista 2. A Mediar con . .

by Tomás Prieto
102 visitas

. . . María Jesús Fernández Cortés, fundadora de la empresa ProMediación Consultaría y Formación S.L.

 

Cuéntanos algo sobre ti: Mi nombre es María Jesús Fernández, Chusa para amigos y conocidos, estoy orgullosa de ser madrileña, pero me encanta vivir en Alicante. Soy madre de familia numerosa, vivo anclada en los libros y literatura del pasado y me considero una viajera incansable. Fundé la empresa ProMediación Consultaría y Formación S.L. con la doble vertiente de despacho, dedicado a la práctica en exclusiva de la mediación familiar, civil y mercantil y formación, a través de la Escuela Profesional ProMediación. Soy mediadora con formación jurídica (estudié derecho en la Universidad Complutense de Madrid) y psicosocial ( realicé el grado de trabajo social en la Universidad de Alicante). Hago mediación intrajudicial en Alicante, Benidorm, Elda, Novelda y Villajoyosa y pertenezco a las instituciones de mediación MEDIAICAM e IMICALI. Participo en actividades de Cruz Roja como voluntaria.

Entrevistas

María Jesús Fernández Cortés

Paso a las preguntas:

1-¿Qué te lleva a fundar ProMediación Consultoría y Formación S. L.?

No fue algo puntual sino la culminación de un proceso, yo diría a lo largo de mi vida profesional que se inicia con la formación jurídica, se completa con la formación y experiencia en el sector empresarial, más adelante con la formación y experiencia en el sector psicosocial y culmina con la formación específica en mediación. Mi aportación a la mediación no sería la misma sin cualquiera de esos pasos que he ido dando a lo largo de la vida. Me gusta pensar que todo formaba parte de lo que finalmente me tenía deparado el destino. Mi primer contacto con la mediación fue en un Colegio donde se trabajaba con los alumnos y sus familias en situaciones a veces muy complicadas. Fue a partir de entonces cuando decidí formarme y dedicarme a la mediación. Al comenzar el máster de mediación ya tenía el proyecto de lo que sería un despacho dedicado en exclusiva a la mediación y al acabarlo un año después ya tenía todo listo para comenzar. La idea de la Escuela, se gestó en paralelo. Comencé a plantearme  el proyecto de lo que para mí sería la escuela ideal, donde el alumno recibiera una formación sólida que le habilitara para ejercer una mediación de calidad con una metodología fundamentalmente práctica. Los programas de la Escuela han ido variando con el tiempo siempre buscando aumentar la calidad y la satisfacción del alumno. También nos hemos puesto en contacto con las mejores Escuelas Internacionales y hemos incorporado metodologías que han resultado muy eficaces.

2-¿Cómo fue la experiencia?

Tal vez por ser prudente en cuanto a mis expectativas a corto plazo puedo decir que mi experiencia tanto en el ámbito del despacho como en el de la formación, son muy positivas. En el despacho cada vez tenemos más mediaciones privadas y todas ellas con resultados muy satisfactorios. Las mediaciones más habituales son separaciones o divorcios,  modificaciones del Convenio regulador, mediaciones de empresas familiares y de manera tímida pero cada vez más, mediaciones mercantiles. En cuanto a la Escuela, tenemos la suerte de contar con delegados en distintos puntos que han posibilitado la expansión de la Escuela.

“Para nosotros es muy importante posicionarnos como una Escuela que ofrece formación de calidad y ésta viene definida en primer lugar por los ponentes, todos ellos mediadores con experiencia en mediación, en segundo lugar por su carácter práctico desde el primer día de curso y en tercer lugar por los valores que rigen nuestra manera de actuar y que comparten todo el gran equipo de ProMediación, como son  la responsabilidad, la seriedad, la honestidad, el compromiso, el respeto. Es así como me gustaría que ProMediación se posicionara.”

3-¿Qué importancia tiene contar con el aval de la Universidad Rey Juan Carlos?

Mucha.  El contar con una Universidad de prestigio, como la Rey Juan Carlos supone para la Escuela un sello de calidad indiscutible ya que nos obliga a mantener en todo momento un alto nivel exigido y a superar los exhaustivos controles tanto de los programas de la Escuela, como de los profesores que los impartimos y de la satisfacción de los alumnos. Es muy importante la evaluación que se les hace a los alumnos y los resultados de esa evaluación ya que nos permite saber si han alcanzado los objetivos establecidos en el programa. También es importante la evaluación que los alumnos nos hacen a los profesores ya que nuestra permanencia como tales depende por completo de dicha evaluación.

4-Ofrecéis trabajos de consultoría y formación en Mediación a través de vuestra Escuela. ¿Son compatibles?

Esto no es así exactamente. La consultoría va por un lado y la formación con la Escuela va por otro y son ámbitos totalmente diferenciados. Desde la Escuela Profesional de Mediación estamos tratando de firmar acuerdos con entidades para que nuestros alumnos puedan realizar mediaciones una vez finalizado el curso. La Escuela cuenta además con delegados en diversas comunidades. Son grandes profesionales, mediadores,  encargados de la gestión de los cursos y del profesorado. En cuanto al despacho, realizamos colaboraciones con mediadores de otras Comunidades pero de momento no tenemos delegaciones si bien es un proyecto que tenemos en mente.

5-Ofrecéis cursos de Mediación Civil y Mercantil,  ¿Qué les enseñáis a los alumnos?

Más allá del contenido básico establecido por la Ley y que figura en todos los programas, en la Escuela tratamos de enseñarles los valores asociados a la mediación, los errores que podemos cometer y sus consecuencias, la importancia del enfoque sistémico en la mediación. Creamos situaciones difíciles con las que es muy probable que se encuentren. En la Escuela enseñamos técnicas, herramientas, habilidades pero también les decimos desde el primer día que hay que desarrollar otras  aptitudes como la empatía, la intuición, incluso la paciencia. Cuando los alumnos reconocen que mediar es muy difícil es que van por buen camino.

“En ProMediación estamos convencidos de que se aprende practicando y en este sentido la mediación tiene que salir de las aulas. Insistimos sobre la importancia de practicar esas técnicas desde el primer día de clase en casa, en el trabajo, con amigos. También les hacemos ver el gran poder que tenemos los mediadores sobre las partes y la gran responsabilidad que ello conlleva. Al final del curso se realiza una evaluación de todo lo que han aprendido.”

6-En su opinión ¿qué ventajas aporta la resolución de conflictos por vía extajudicial?

Hay muchas. Para mí una de las determinantes es el cambio que se produce en las interacciones humanas a través de establecer nuevos mecanismos de comunicación. Esto lleva a preservar las relaciones entre las partes y esta es la gran ventaja de la mediación. Pensemos en padres separados con hijos, destinados a comunicarse casi el resto de sus vidas, en vecinos peleados que coincidirán en el portal o en el ascensor, en empresarios que a pesar del problema quieren seguir manteniendo relaciones con clientes o con proveedores o en trabajadores de una empresa que van a pasar juntos largas horas al día.  A esto hay que sumarle la rapidez, flexibilidad, confidencialidad del proceso, determinante esta última en mediaciones mercantiles o las que se realizan entre personal sanitario y pacientes. En cuanto a la ejecución de los acuerdos, la mediación ha demostrado su eficacia frente a las sentencias judiciales y esto es así porque sólo la mediación acaba con el conflicto.

7-También trabajan para las Cámaras de Comercio y los Colegios Profesionales, ¿qué les pueden aportar?

Ofrecemos a Colegios Profesionales y otras instituciones cursos de mediación para formar a sus colegiados. Cada colectivo tiene necesidades concretas y nos adaptamos a ellas. La estructura del curso es básicamente la misma para todos, es decir, una parte on line de formación teórica que viene a ser un 25 % del total del curso y el resto formación práctica desde el primer día de clase. Los role playing, es decir, la simulación de mediaciones se hace en función de la actividad de los colegiados aunque al final del curso tendrán una visión global de los diferentes ámbitos de mediación.

“Más allá de los cursos ProMediación tiene un compromiso moral de informar, orientar, ayudar a las entidades que han realizado su formación a través de la Escuela en todo lo que éstas precisen para poner en marcha sus servicios de mediación.”

Además de trabajar con dichas entidades, ProMediación ha creado una Escuela física donde imparte cursos a profesionales con diversa actividad profesional, lo que enriquece la mediación al ponerse de relieve los distintos enfoques que cada uno tiene en función de esa diversidad. Tanto en Alicante como en Granada, la Escuela da estos cursos en la sede y con la colaboración del Colegio de Filosofía y Letras de ambas localidades. Los mediadores que hagan estos cursos podrán ejercer como mediadores en las Instituciones de Mediación de éstos Colegios.

8-Su empresa tiene un compromiso social de difusión de la Mediación, ¿qué hacen exactamente?

Hacemos una labor divulgativa importante, desde charlas, participación en jornadas, talleres gratuitos. Es importante difundir, explicar lo que es la mediación, sus ventajas, hacer que las personas se entusiasmen y empiecen a pensar en la Mediación.

9- ¿Internet y las redes sociales le ayudan a dar a conocer su empresa?

Por supuesto. Es un gran escaparate y tiene grandes ventajas. Hay que ser conscientes de que lo que decimos en las redes influye mucho en la imagen de nuestra marca en el sentido de que nuestra imagen se proyecta en ella. Hay que estar presente pero sin atosigar, sin bombardear con publicidad o con mensajes porque se puede provocar el efecto contrario al deseado. Me gusta informar de lo que hacemos en ProMediación pero también de lo que hacen los demás compañeros, Instituciones, Colegios, etc. Estoy firmemente convencida de que para llegar a la meta es necesaria una labor de equipo, con espíritu colaborativo, como en la mediación.

10-En su página web aseguran que pueden impartir un curso en cualquier capital de España, pese a tener la sede en Alicante. ¿Les llaman a menudo?

Así es. En septiembre impartimos cursos en el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid y en octubre en el Colegio de Arquitectos del País Vasco y Navarra, en la Escuela de Granada. Hemos hecho varios cursos en los Colegios de Gestores de Valencia y Castellón y en el Colegio de Abogados de Alcoy. Nuestras delegaciones nos permiten dar cobertura a los cursos en todo el territorio nacional.

11-¿Cómo ve la Mediación en España?

Falta difusión y el impulso de las instituciones, de las administraciones públicas, de los jueces, de abogados. Si bien es cierto que hay mucha actividad en pro de la mediación (reuniones, jornadas, fórum, etc.) no se avanza en la misma proporción. ¿Qué es lo que se está haciendo mal? Esa es la gran cuestión. En teoría la mediación  beneficiaría a todos, tanto a profesionales que se están formando en mediación como a la Administración de Justicia, a la sociedad. En muchos países de Europa la situación no es mejor. Una medida interesante sería establecer la obligatoriedad de hacer la sesión informativa previamente a la interposición de la demanda o inclusive una vez interpuesta sin que ello suponga en ningún modo la vulneración del principio de voluntariedad a ser libres las partes de iniciar o no el proceso, como es el caso de Italia.

12-¿Cree que contamos con buenos profesionales?

Cada vez más, para ello es importante una buena formación y experiencia. En algunos sitios como Alicante se está haciendo mediación intrajudicial desde hace tiempo, además de las prácticas que se realicen en los despachos privados. La formación juega un papel muy importante y no me refiero sólo a hacer cursos de mediación de 100 o más horas, sino a la  formación continua. Junto con cursos de mediación especializados y talleres de prácticas, también se puede estudiar, leer, ver vídeos. Hay muchísima y muy buena documentación en Internet y es gratuita.

13-¿El nivel de formación de los expertos es el adecuado?

Sinceramente no lo sé. La calificación de “experto” me inspira mucho respeto y más si hablamos de actividades de reciente implantación. Sí que es cierto que uno se va especializando en un tipo de mediación,  en función del número de mediaciones que se hace en un ámbito determinado, como por ejemplo en mi caso y sin buscarlo, en la empresa familiar. Creo firmemente que conociendo las técnicas y con habilidades se puede mediar en cualquier conflicto, tanto si es vecinal, mercantil o familiar. En ámbitos muy concretos donde un conocimiento de la materia es importante por la terminología técnica, por ejemplo, se puede comediar con un mediador arquitecto, psicólogo, abogado, etc. Además hay cursos de especialización donde las prácticas a través de  los role play tratan sobre casos específicos de ese ámbito (mediación escolar, sanitaria, empresa familiar, mercantil, familiar, vecinal, etc.).

14-¿Cree que será la práctica más extendida de resolución de conflictos en el futuro?

Ojalá fuera así porque sería un indicativo de que hemos madurado como sociedad al ser capaces de resolver nuestro propios conflictos sin dejar la solución de los mismos en manos de un tercero.

“Significaría que confiamos más en el individuo que en las Instituciones del Estado y si nos paramos a pensar lo que eso supone, estaríamos ante un cambio social de trascendental importancia.”

* Entrevista realizada por la periodista y colaboradora de A Mediar Lola Prieto 

Hablando de Mediación

Lola Prieto, Periodista

 

 

* Otras entrevistas.

1. José Antonio García Álvaro de ARyME

3. Rosa Mijangos Abogada y Mediadora

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.