Home Actualidad Estado de Alarma. Reflexiones mediadoras

Estado de Alarma. Reflexiones mediadoras

by Marivi Rodríguez
258 visitas

Estado de Alarma. Reflexiones mediadoras, ¿qué está pasando?

Estado de Alarma

Mariví Rodríguez Mediadora de Empresa

Salvo honrosas excepciones, estamos todos en casa.

Confinados, esperando. El estado de alarma generado por la irrupción del COVID-19 en nuestras vidas nos ha puesto, a todos, delante de la realidad que hemos construido: de la casa que compramos un día y cómo la hemos convertido en un hogar, de las personas que hemos querido que nos acompañen, o no, en este momento de nuestras vidas, de los ingresos y gastos que afrontamos, de nuestras aventuras financieras, de nuestra salud, de cómo cuidamos nuestros estados de ánimo … Esta pandemia y el estado de alarma decretado para tratar de paliar sus efectos y con el objetivo de protegernos frente a ella, nos ha parado de súbito para invitarnos a reflexionar.

Nos ha puesto a mirar de frente a nuestros miedos más profundos un día detrás de otro, más días de los que nos gustaría y en unas circunstancias desconocidas hasta ahora. Estamos, todos, esforzándonos para encontrar una rutina en este devenir del tiempo que pasa sin que sepamos muy bien qué día es hoy y cómo hemos llegado hasta aquí.

Todos, autónomos, trabajadores por cuenta ajena, funcionarios, responsables de instituciones, altos directivos, mandos intermedios, técnicos, docentes, personal sanitario … hemos visto cómo el ritmo de nuestra actividad se ha alterado considerablemente y todos, sin excepciones, creo que sentimos la necesidad de acercarnos a esta nueva realidad  de una forma mucho más cercana, flexible y, sobre todo, más humana.

Los efectos de esta situación temporal, profundamente incierta, son difíciles de medir y, seguramente, serán tan imprevisibles como lo ha sido la propia situación en sí misma.

El miedo que ha generado el estado de alarma ha colapsado la actividad económica y empresarial, huelga decirlo.

Pymes y autónomos se han visto obligados a pararlo todo.

De un día para otro ya no prestan servicios y muchos han cerrado sus establecimientos al público. La gran empresa, por supuesto, no ha sido ajena a la situación y se ha visto obligada igualmente a hacer ajustes, algunos estructurales o procedimentales y otros que tienen que ver con la forma de hacer negocios y con los objetivos a corto, medio y largo plazo.

Analizar esta situación me lleva a reflexionar sobre la pirámide de Maslow.

C-19 nos ha confrontado con la fragilidad de algo que hasta hace quince días dábamos por hecho: que nuestras necesidades básicas estaban cubiertas. Esta foto muestra claramente cómo el estado de alarma nos ha hecho volver a prestar atención a las necesidades más básicas, nos ha devuelto a la raíz del problema de la supervivencia, de la adaptación al medio, del asegurarme hoy porque ahora es difícil saber lo que va a pasar mañana.

Muchas empresas se han visto forzadas a decidir sobre estos parámetros, partiendo de la limitación de recursos que es propia e inherente a toda estructura empresarial, que se ha aderezado con una precipitación e incertidumbres que nunca hasta el momento se habían sentado tan rápido a dirigir organizaciones.

Y nos han colocado en una situación de aprendizaje continuo y constante.

El Knowmad y las competencias en las gestión de conflictos

El Espejo de la Realidad

De forma análoga a la reflexión personal que mencionábamos al inicio, C-19 nos está sentando frente al espejo de nuestra realidad empresarial, al completo. A estos efectos, creo que puede resultar ilustrativo acudir a los tres horizontes de McKinsey. En su libro de 1999, The Alchemy of Growth, Baghai, Coley y White diseñaron, en el seno de la consultora McKinsey, una herramienta que puede ser utilizada para la gestión empresarial y nos permite obtener una foto, fija y móvil a la vez, de cómo estamos haciendo negocios. Para sacar esta foto, situaremos en el Horizonte:

  • 1- H1 aquellos negocios que nos garantizan el cash-flow, que son nuestro core business, el negocio seguro que mantiene a nuestra empresa, su base segura.
  • 2- H2, colocaremos aquellos negocios emergentes que nos permitirán crecer a medio plazo y
  • 3-H3 nos permitiremos crear opciones de futuro, planes, ideas y proyectos en los que invertir que permitan a nuestra empresa reinventarse y adaptarse a las circunstancias sobrevenidas que puedan acaecer, garantizado su sostenibilidad y permitiendo que pueda mantenerse en el tiempo.

Es interesante observar cómo ascienden los tres horizontes de McKinsey,

. . .en la pirámide de las necesidades de Maslow y, más aún, como empresarios, lo es el darnos cuenta de en qué horizonte nos ha puesto a trabajar el estado de alarma, sobre qué necesidades estamos advirtiendo carencias y qué tipo de medidas estamos adoptando. Seguramente, la sensación generalizada sea que necesitamos trabajar para garantizarnos la base segura, lo cual, a su vez, nos invita a reflexionar sobre cuán segura era la base sobre la que estábamos cimentando nuestro negocio y, consecuentemente, a reflexionar sobre las posibles adaptaciones que ésta pueda precisar y en opciones a medio y largo plazo que nos permitan resistir posibles vaivenes futuros.

Por eso, aquí, confinada en casa, siento que es el momento. Tenemos la oportunidad de trabajar juntos para mantener algo que, garantizando las necesidades básicas, vaya más allá del corto plazo y nos permita crear un futuro que, desde un punto de vista económico, medioambiental, empresarial y humano sea sostenible, de verdad, para todos.

Si lo piensas, en realidad, todos queremos lo mismo,

todos queremos sentir que nuestras necesidades son tenidas en cuenta. Las de todos, es un equilibrio difícil de lograr, hay muchos factores que atender y muchas acciones concatenadas que generan consecuencias unas sobre otras y a eso es posible que nos esté queriendo enseñar también esta situación. Ahora más que nunca, C-19 nos está mostrando cómo las acciones o inacciones de unos afectan a la salud y a la vida de todos, . . .

. . . El estado de alarma está haciendo visible que todos somos parte de algo más grande, nos está haciendo ver los intereses comunes que nos unen a todos, nos está demostrando que cuidándonos y protegiéndonos individualmente nos cuidamos y protegemos de forma colectiva.

En este sentido, veo a empresarios que están dispuestos a trabajar postponiendo la facturación para cuando pase el estado de alarma, a otros empresarios que se ofrecen a ayudar en caso de dudas o emergencias, a otros que se reinventan lanzándose al mundo digital como el centro de yoga Yogarebi, con Desirée Fernández al frente, que ha abierto su propio canal de YouTube

https://www.youtube.com/channel/UC7V8EXv2VLD2eNWQmSR2MIw/featured?disable_polymer=1

..

y otros muchos que se ofrecen para acompañarnos en estos momentos difíciles, como mi compañero Chema Flores, coach de Coaching & Mediación

https://www.facebook.com/coachingmediacion/videos/207035957197170/notif_id=1585048411809945&notif_t=page_fan.

..

Las herramientas que tenemos son ancestrales, y pasan por darnos cuenta de que estamos todos en lo mismo.

Esta situación nos está ayudando a sentirnos parte de un todo más grande al que todos pertenecemos y que es nuestra responsabilidad.

Todos afectados, actuando, todos a una. Encontrar la salida pasa también por aceptar la situación, permitiéndonos ver y aprender lo que ha venido a enseñarnos y, muy especialmente, pasa por escuchar, por pararnos a escuchar. Te propongo que aprendamos a escuchar con toda la amplitud de la palabra, fundiéndola si hace falta con la otra, con la empatía, para que esa escucha empática del otro nos permita no sólo ponernos en sus zapatos sino sentir su realidad como nuestra, encontrar las necesidades compartidas y poner así en marcha soluciones para todos, colaborativas.

Estoy convencida de que es posible hacerlo, en todos los ámbitos, y más necesario que en ningún otro resulta en la empresa, donde sólo la conjunción de todas las fuerzas hará posible la continuidad y satisfacción de las necesidades y objetivos que son comunes, satisfactorios y compartidos. Trabajemos, juntos, los intereses comunes, que son más de lo que parece.

By Mariví Rodríguez, especializada en Gestión de Conflictos en Empresas 

#Resistiré 2020, el himno grabado por más de 30 artistas para vencer juntos al coronavirus. #ToMeQuedoenCasa

..

Promovido por Cadena 100, todos estos músicos y artistas se unen bajo la producción de Pablo Cebrián para conseguir este Resistiré, con el que todos los fondos serán a beneficio de Cáritas.

 

Recibe nuestras novedades en tu correo electrónico

He leído y acepto la política de privacidad

Autorizo a que mis datos personales sean tratados y queden registrados ante el responsable del fichero (Fco. Tomás Prieto Moraleda) para recibir información de publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. Sus datos serán cedidos a Mailchimp, nuestro gestor de newsletter. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. En cualquier momento puede ejercer su derechos remitiendo un correo electrónico a info@amediar.info.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.