Home Actualidad Herramientas para mediadores en los momentos de bloqueo

Herramientas para mediadores en los momentos de bloqueo

by Redacción AMediar News
504 visitas

Herramientas para mediadores que desean superar los bloqueos en el proceso de Mediación

Herramientas para mediadores

Gema Murciano, Redactora Jurídica de Sepín

I. Introducción

Cuando un mediador está incurso en un procedimiento de mediación, existen varios temores que le asaltan:

  • Que no se llegue a un acuerdo (y que no sean capaces de apreciar lo que han sacado de bueno por su asistencia),
  • Que la discusión alcance cotas insospechadas y la mediación se le vaya de las manos,
  • O que se produzca un bloqueo de tal manera que no haya forma de salir.

Esos momentos de bloqueo ponen a prueba la pericia, “tranquilidad” y paciencia del mediador, que se encuentra en la tesitura de tener que “movilizarlos” de su situación para ver si el diálogo puede avanzar desde otra posición.

Detectar esas situaciones de bloqueo es sencillo,

. . .las partes están centradas en sus posiciones, cerrados, existe una cierta de frustración sobre las posibilidades de la mediación como método adecuado de resolución de conflictos, y de su problema particular de modo que la disputa toma un cariz irracional donde hay predisposición a un enfrentamiento, pérdida de comprensión, predominio de la comunicación no verbal, se deja de escuchar, se interrumpe o se ignora, se pueden cancelar citas de mediación y en última instancia incluso abandonarla.

Ante esta desestabilización el mediador no puede permanecer pasivo, pues sin ninguna intervención, estará en la misma situación al día siguiente.

Lo principal es no perder la esperanza y mostrarla explícitamente a las partes, es evidente, que antes de llegar a mediación el problema ha ido creciendo, luego es normal que se llegue en una situación muy polarizada y con un nivel de tensión alto, pero eso no impide que pueda restablecerse el diálogo que conduzca a un acuerdo.

Con la experiencia y la destreza del mediador, este será capaz de identificar la situación y el problema, y utilizar varias herramientas a la vez para conseguir el objetivo de atacar problema de fondo y con ello desmontar las posiciones de las partes en busca de intereses y necesidades.

No existe una respuesta unívoca ante un bloqueo, el mediador puede usar cualquier técnica con la que se sienta cómodo, de hecho hay autores que dicen que hay tantas técnicas como mediadores.

Tampoco hay que olvidar que el objetivo principal de la mediación sigue siendo buscar los intereses de las partes, por lo que sigue siendo fundamental escuchar a las partes de forma activa, preguntando e induciendo la discusión y el diálogo hacia los intereses, para flexibilizar las posiciones rígidas causantes de dicho bloqueo o estancamiento.

Herramientas para mediadores

Protección de Datos

II. Provocar cambios. Las herramientas adecuadas

Si llegados a este punto, sigue estando bloqueada la situación, se torna prioritario refrescar y alentar una apertura del diálogo entre las partes, ¿cómo? Estimulando cambios a tanto a nivel físico como a nivel cognitivo. Apuntamos varios recursos:

a) A nivel físico:

  • Realizar un descanso de unos minutos: este lapso de tiempo permite que las partes procesen la experiencia y tomen cierta distancia y perspectiva respecto a la situación en la que se encontraban.
  • Pasar a sesiones privadas (caucus): Compartiendo los argumentos de Haynes y Bustelo, el caucus, debe ser breve, con una dedicación similar de tiempos a cada parte para evitar desigualdades.
  • El principal riesgo del mismo es cuando la información no es compartida, y las partes desvelan información que quieren que se mantenga confidencial. En este momento se corre el peligro de que trasformen al mediador en un “conspirador con ambos clientes”, restando la confianza en él. Esto se puede contrarrestar basándose en compartir la información a grandes rasgos, aunque quite efectividad al caucus.

b) Hay veces que también indica que es útil en seis supuestos:

  1. Para confirmar o rechazar la sospecha del mediador respecto de la existencia de violencia de género que podría interferir en la capacidad de alguna de las partes para negociar un acuerdo equitativo.
  2. Y cuando una persona está claramente siendo incapaz de buscar sus intereses personales.
  3. También si el nivel de hostilidad es tan alto que impide un discurrir racional.
  4. Cuando los reproches continuos de una persona sobre la otra impidan el avance de las negociaciones.
  5. También si la respuesta a eventos, ya sean internos o externos a la negociación, bloquean o impiden una negociación productiva en una sesión conjunta.
  6. Cuando uno o ambos de los clientes son incapaces de hacer propuestas o contrapropuestas.

c) Cambiar la disposición física del entorno, esta técnica nos permitirá resaltar visualmente el cambio en el punto de vista que se necesita.

Recibe nuestra monografía sobre mediación y deporte

Esta monografía realizada por Francisco Tomás Prieto es una guía para gestionar los problemas y las controversias en el mundo del deporte. Rellena el siguiente formulario para recibir esta guía en tu correo y suscribirte a nuestra newsletter.

Consentimiento

Listo!! Vé a tu buzón de correo y confirma tu suscripción al newsletter y recibirás tu descarga en las siguientes horas. Si no encuentras el correo de confirmación mira en la carpeta de SPAM.

d) A nivel cognitivo:

Legitimar el trabajo realizado hasta ahora resaltando algún aspecto positivo: el interés, el respeto mutuo, el esfuerzo…

Hacer explícitas las emociones y reconociéndolas como legítimas además de permitir que la otra parte se desahogue, ayuda a crear un contexto de confianza dónde los implicados en el proceso de mediación puedan participar en una doble vertiente, por un lado, facilitando la expresión de las pretensiones de las partes y, por otro, reconociendo la capacidad de comunicarse entre ellas.

Normalizar la situación:

Es habitual que durante los procesos de mediación se pasen por momentos más difíciles, y recordar que en otros casos similares se ha llegado a una solución, por lo tanto, se puede ayudar a salir de este bloqueo.

Frente a esta opción de mantener la esperanza hay mediadores que proponen precisamente lo contrario: indicar que se está perdiendo la esperanza de que el mediador pueda servir de ayuda a las partes.

Si normalizamos la situación y lo acompañamos tanto de comentarios sobre lo que puede aportar el mediador como de preguntas que inviten a una reflexión a las partes, sobre como emplear el resto del tiempo o solicitando una contribución de ideas sobre cómo puede ayudar el mediador a la “solución” del caso, también suele ofrecer resultados positivos.

Ponerse en los zapatos del otro:

Solicitando a cada parte que explique cómo cree que ve la situación la otra persona. Este recurso sirve para comprender y entender aquello por lo que está pasando otra persona.

Técnica del embudo:

fragmentar el problema principal y tratar otro íntimamente relacionado.

Cuando existen un enrocamiento, por ejemplo sobre que colegio elegir, se puede tratar de pasar a ver quién va a llevar y recoger los niños al colegio, o quien los llevará a las extraescolares…

Herramientas para mediadores

Protección de Datos

Técnica del Abogado del Diablo:

El uso de esta técnica pasaría por ayudar a comprobar la mejor y peor alternativa al acuerdo negociado (MAAN y PAAN respectivamente).

También es conocida por la de ser agente de la realidad. Cuando la parte se aleja de la visión realista que podría conducir a un acuerdo, a través de preguntas abiertas se pretende movilizar a la parte hacia esa visión realista., desde por ejemplo una posición, o un interés o una opción.

Orientar la conversación hacia otros temas y dejar en suspenso el asunto que nos tiene bloqueados:

Es posible que obteniendo resultados en el resto de las cuestiones que se plantearon en la confección de la agenda, cambie la predisposición de ánimo que haga ver con otros ojos lo que hasta ahora era una barrera.

Requerir la búsqueda de toda la información,

. . .sobre el particular por sí mismas de modo que se igualen las distintas diferencias de poder (por ejemplo a quién no está al tanto de las finanzas, localizar, las cuentas, los gastos. A quien hasta ahora le ha dedicado menos tiempo a los hijos, el nombre de los pediatras, profesores, comidas favoritas, juegos que más le entretienen…)

Introducir el silencio con una pregunta que les haga reflexionar:

El silencio puede causar incomodidad y fomentar que las partes intenten participar.

La sugerencia de una solución provisional en algunos de los puntos que han ocasionado el bloqueo a modo de periodo de prueba y diferir la decisión definitiva cuando obtengan más información.

Contrastar con la realidad las alternativas que proponen: el mediador debe ayudar a las partes no solo a considerar tanto los costes y riesgos como los beneficios de diversas alternativas si no a identificar su mejor alternativa en caso de no lograr un acuerdo en la mediación, y a valorar en qué medida distintas alternativas favorecen el logro de sus verdaderos intereses. . . .

Hablar del problema sin eufemismos:. . . .  seguir leyendo el original en la Revista #MediadoresenRed

..

 

Recibe nuestras novedades en tu correo electrónico

He leído y acepto la política de privacidad

Autorizo a que mis datos personales sean tratados y queden registrados ante el responsable del fichero (Fco. Tomás Prieto Moraleda) para recibir información de publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. Sus datos serán cedidos a Mailchimp, nuestro gestor de newsletter. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. En cualquier momento puede ejercer su derechos remitiendo un correo electrónico a info@amediar.info.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.