Home BlogsArtículos Ley de Mediación Civil y Mercantil una ley de mínimos

Ley de Mediación Civil y Mercantil una ley de mínimos

by Tomás Prieto
58 visitas

Ley de Mediación Civil y Mercantil.

 La Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, se publica en julio de 2012, (BOE núm. 162 de 7 de julio), al objeto de cumplir el mandato del Parlamento Europeo en materia de transposición de normativa comunitaria, pasando así a nuestro ordenamiento jurídico .

Servicio de Mediación

En Mediación las partes buscan las soluciones a sus conflictos

El antecedente comunitario a nuestra ley es la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2008 sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles.  Aunque muy tardía, esta ley de ámbito nacional abre la mediación al campo de las relaciones privadas y personas jurídicas, (pymes y empresas). Se trata de una ley general de mínimos y en muchos sentidos incompleta. Si bien, los mediadores profesionales nos felicitamos por disponer de un marco legal que nos avale en el ejercicio de la mediación civil y mercantil, a falta de su posterior desarrollo reglamentario. Oportunidad ésta para que el legislador se haga eco de los defectos que son subsanables a través del reglamento y que muchas voces critican; como por ejemplo, la indeterminación sobre la formación específica, la carga lectiva de 50 horas y porcentaje de prácticas o la titulación necesaria para acceder a formarse como mediador, que de seguir como está en la ley todos saldremos perjudicados y, más si cabe, los demandantes de la mediación. Esto puede llevar al fracaso prematuro de este proceso y derivar los conflictos, como siempre, en la vía judicial.

La Ley de Mediación Civil y Mercantil se viene a sumar al la normativa autonómica sobre Mediación Familiar, que la mayoría de las Autonomías han regulado, salvo alguna excepción como es el caso de la Comunidad de Murcia o Melilla. La presente Ley se circunscribe al ámbito de la normativa nacional en materia de legislación mercantil, procesal y civil, permitiendo articular un marco para el ejercicio de la mediación, sin perjuicio de la posible regulación autonómica que pudiese complementar esta norma.

Tras el Arbitraje como (ADR), en el que un tercero impone un Laudo Arbitral de obligado cumplimiento o la tradicional vía judicial con sus luces y sus sombras, se abre la posibilidad de que tanto las personas físicas como jurídicas sean actores en la solución de sus conflictos.  Las partes son dueñas del conflicto y con ayuda del mediador buscan a través del diálogo y la negociación la mejor solución posible a su controversia. A través del proceso de mediación son guiadas por un mediador-a profesional neutral e imparcial.

Esta ley es una herramienta valiosa que viene a aportar mucho a los profesionales de la mediación civil y mercantil. Se espera que se publique el reglamento que la desarrolle más pronto que tarde, pues servirá para ofrecer nuestros servicios desde la máxima seguridad jurídica, que redundará en un mejor servicio hacia el demandante de la mediación.

Gabinete de Mediación

Servicio de Mediación

 En A Mediar hemos constituido un equipo multidisciplinar, formados por la Universidad de Granada en medición familiar, social, civil, mercantil y penal para ofrecerles un servicio de la mejor calidad y profesionalidad.

Nos hemos dado de alta en el Registro de Mediación Familiar de la Junta de Andalucía y en el Registro de Mediación Civil y Mercantil del Ministerio de Justicia, por lo que cumplimos con los requisitos necesarios y estándares de calidad requeridos, para ejercer como profesionales de la Mediación.

 

 

 

 

 

 

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.