Home BlogsArtículos Maltrato ¿cuestión de género?

Análisis de la desprotección del género masculino en la Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género

 

violencia de género

Esmeralda López, Coach y Mediadora, Jurista

Esmeralda López Garrido

Coach – Mediadora – Lda. en Derecho

De entre todas las noticias que como cada mañana me acompañan en el desayuno, hoy hubo dos que llamaron mi atención por su contradicción.

Por un lado, leo que “una discoteca de Barcelona ofrece entrada gratis a las chicas que acudan sin bragas”[1], y por otro lado, los medios de comunicación se hacen eco de la huelga de hambre que un grupo de mujeres está llevando a cabo en protesta por la “violencia machista[2].

¿En qué clase de sociedad vivimos?

No haré referencia al nombre de la discoteca cuya campaña de márketing me hace preguntarme si podría encajar en alguna figura delictiva, en la modalidad de inducción o de autoría, ni tampoco compartiré en mis redes sociales esta noticia acompañada del hashtag #RolsSexistesNoGràcies creado en repulsa a dicha campaña.

Simplemente me gustaría que los clientes de esta discoteca, u otras que acostumbran a publicitarse de esa forma, dejasen de frecuentarlas, que tuviesen principios éticos, que se valorasen como personas, tanto ellos como ellas.

¿Y si esas discotecas se quedasen vacías?

Sería la muestra de una sociedad inteligente intelectual y emocionalmente, de lo contrario ¿qué sentido tiene que centenares de personas se reúnan en la madrileña Puerta del Sol para apoyar esa huelga de hambre reclamando que la violencia machista sea “cuestión de estado”?.

Versa la segunda noticia,

Que estas mujeres en huelga de hambre, encabezadas por Gloria Vázquez (presidenta de “Ve la luz”), piden al Gobierno un “gabinete de crisis ya”. Alabo la iniciativa de estas mujeres como la de cualquier persona que defiende los derechos humanos, como la de cualquiera que reclama su derecho.

A la vez me hago las siguientes preguntas:

  • ¿Y los hombres siempre tienen el rol de maltratador, sin poder acogerse a una protección específica?
  • ¿La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género (en adelante LIVG) es realmente adecuada para nuestra sociedad?

El objetivo de este artículo es buscar respuesta a estas preguntas.

Suelo leer y escuchar historias reales donde el maltratado es un hombre. La personalidad violenta, o celosa, o insegura, o posesiva, o controladora, o psicopática, no depende de ser hombre o mujer. Todos vemos noticias de parejas o ex parejas que se han agredido y son condenados ambos miembros.

En general el hombre tiene mayor fortaleza física que la mujer, pero eso no es incompatible con que la mujer tenga otras vías para maltratar, cada uno se adapta a sus posibilidades, y nunca debemos olvidar que psicológicamente se puede destruir, anular, maltratar a una persona.

Estadísticas,

Observando los siguientes cuadros estadísticos obtenidos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para la Violencia de Género [3], vemos que las denuncias no han variado desde el año 2009 al 2016, y las cifras de fallecidas sigue siendo alarmante:

violencia de género

Fuente: Minsterio de Sanidad y Asuntos Sociales

Con la Ley de 2004 (LIVG) no se ha erradicado la violencia de hombres sobre mujeres, pero si hay quien opina que se ha discriminado positivamente a las mujeres y se ha dejado sin igualdad de protección a los hombres maltratados por sus parejas o ex parejas.

Mi intención no es hacer demagogia diciendo que cuando se activa el protocolo de violencia de género, a través de una denuncia de la mujer o de oficio por la propia policía, el hombre supuestamente maltratador es detenido siempre y obviando la presunción de inocencia, porque eso no es del todo cierto, al igual que en otro tipo de delitos se practica la detención, si en este delito hay indicios de violencia o “se le pilla in fraganti” también habrá detención.

No obstante, si me llama la atención el motivo por el que se investiga al hombre,

. . . es un motivo de género además del tipo de ilícito supuestamente cometido, pues si es una mujer la persona que agrede a su pareja o ex pareja se la investigará por un delito de violencia doméstica, en cuyo caso la pena impuesta es menor, y además no se la detendrá activando un protocolo específico. Por tanto, podríamos pensar que hay discriminación positiva y desprotección masculina.

En relación a ésto último,

Leí [4] la opinión del que fuera titular del Juzgado de Familia num.7 de Sevilla, D. Francisco Serrano, quien se pronuncia abiertamente en contra de la LIVG, aun habiendo recibido el premio Amuvis por defender a la mujer maltratada.

Serrano hace referencia a la ausencia de principio de igualdad en perjuicio de los hombres, a una falsa presunción de inocencia, y batalla para que las mujeres que quieran divorciarse no usen las ventajas que esta ley les ofrece para obtener beneficios de una manera injusta, estos casos los tacha de “la falsa violencia machista”.

El Confidencial,

La misma publicación que recoge la opinión de este exjuez, El Confidencial, dice haber corroborado que si un hombre llama al teléfono 016 pidiendo ayuda por ser maltratado por su pareja se le cuelga porque solo atienden a mujeres. Al igual que este magistrado, son muchos los profesionales y civiles que ven la LIVG una ley inconstitucional y discriminatoria, y que exigen igualdad de protección a los hombres que son maltratados por sus parejas o ex parejas pues se quejan de que no haya ninguna institución que les ampare específicamente.

Así a simple vista, y con todo lo expuesto, parece que estamos ante una ley discriminatoria y nos llevamos las manos a la cabeza, pero…exactamente,

en los etados unnidos las violencias no tienen género

Laura Rojas Marcos, Pscicóloga y psocoterapéuta

¿qué significado tiene el término violencia de género?

La violencia de género es un término que se utiliza para distinguir la violencia común (agresión de un individuo a otro) de la violencia que se ejerce sobre un grupo en particular, este es el caso de las mujeres que son agredidas por sus parejas, son agredidas POR SER MUJERES, porque:

  • Vivimos en una sociedad patriarcal y desigual, en la cual todavía hay sueldos inferiores para las mujeres,
  • Todavía se evita contratar a una mujer en edad fértil por si se queda embarazada,
  • Aun hay campañas publicitarias tan machistas y soeces como con la que he iniciado este artículo.

La necesidad de esta ley puede cuestionarse,

. . . pero lo cierto es que todavía existen relaciones de poder, incluso desde el punto de vista atractivo y sugerente para algunas mujeres, y como ejemplo tenemos el best-seller “Cincuenta sombras de Grey”, llevado incluso al cine con dos películas, las cuales lejos de plasmar al protagonista masculino como un auténtico psicópata integrado en la sociedad, lo suavizan e incluso le hacen parecer el amante perfecto.

No, no y no, así no vamos bien, sino que tapamos el problema de fondo de esta sociedad, hay un machismo estructural encubierto de una falsa libertad femenina, al amparo de la cual las mujeres “adoptan un tío” o a golpe de “clic a la derecha” seleccionan a su nueva “pareja” (no me pondré ahora a autodebatir lo que realmente buscan la mayoría de las mujeres en estas apps).

Como he mencionado antes existe desigualdad económica que, en ciertos casos y trasladado al ámbito de la pareja, supone una dependencia económica de la mujer hacia el hombre, y eso es porque todavía estamos ante una sociedad machista y patriarcal. El motivo de esta desigualdad económica no es porque las mujeres sean menos aptas para sus puestos de trabajo, de hecho las universidades tienen incluso más alumnas féminas que obtienen notas más brillantes que los hombres, el motivo de esta discriminación económica es que son mujeres, es una realidad le pese a quien le pese.

Por ello la LIVG no incluye a los hombres como bien jurídico protegido,

Porque es una ley que comprende que a las mujeres se les agrede POR SER MUJERES, no porque en una discusión de pareja y ellos tengan más fuerza o ellas sean más débiles. Y no debemos olvidar que la violencia psicológica es muy difícil de probar, pero la violencia física siempre va precedida de la psicológica, de ahí la debilidad de ellas, y de ahí que aguanten años con sus maltratadores pues están psicológicamente retenidas.

Con ello no quiero decir que el hombre quede desamparado,

. . . si es maltratado por su pareja o expareja, puesto que otro motivo de la creación de esta Ley es la intimidad en la que se cometen este tipo de delitos. Maltrato psicológico e intimidad no son factores exclusivos de la violencia de hombre sobre mujer, sino que las mujeres maltratadoras también aprovechan el ámbito de la intimidad para ejercer el maltrato psicológico y físico. Por tanto, lo que si tengo claro es que hombres maltratados existen y muchos, porque el problema de fondo de esta sociedad es la pérdida de valores.

Para la convivencia y la relaciones personales sanas es imprescindible la educación basada en valores: el respeto, la comunicación, la igualdad, etc.  Esto último, la realidad de los hombres maltratados y el motivo por el cual denuncian menos ya será objeto de otro debate y otras reflexiones que compartiré posteriormente.

 

[1]http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/disco-barcelona-ofrece-entrada-gratis-chicas-acudan-sin-bragas-5854831

[2] http://www.publico.es/sociedad/mujeres-huelga-hambre-sol-multitudinaria.html

[3] http://www.violenciagenero.msssi.gob.es/  Portal Estadístico: Delegación del Gobierno para la Violencia de Género del Minsterio:  http://estadisticasviolenciagenero.msssi.gob.es/

[4] http://www.publico.es/sociedad/mujeres-huelga-hambre-sol-multitudinaria.html

 

Entradas relacionadas

2 comentarios

Avatar
Jose Luis 24/02/2017 - 19:29

En general básicamente, estoy de acuerdo con el artículo de la autora Esmeralda, sólo puntualizaría una cosa, en relación al machismo imperante, el hombre normal, créanme los hay, no todos son iguales, aunque cada vez hay menos que se comportan con normalidad, es el primero en sufrirlo, uno de los motivos por los cuales no se atreve a denunciar es qué, produce risa, mofa, escarnio, o es motivo de todo tipo de comentarios ridiculizantes, “menudo maricón”, “menudo lila”, “no tiene cojones”. No olvidemos que a los hombres el hecho de que los cataloguen como “mindundis” les hace más daño incluso que, el hecho de pasar por un cabrón “al que se la ha ido la mano en un mal día que ha tenido”, “un mal día lo tiene cualquiera”… Es triste pero es así, sé de lo que hablo y estoy harto de verlo, además soy hombre y evidentemente sé cómo piensan los hombres. Que un hombre reconozca que una mujer, (en este caso su pareja) lo humilla, pues habitualmente no suele ser violencia física por motivos obvios; ejemplo, es muy poco creíble que un hombre de 1,90 m de altura sea agredido físicamente por una mujer de 1,60 m; es más; el hecho de entrar en la sala de vistas un señor de esa estatura y 90 Kg y su supuesta agresora de 50 Kg que le llega por el esternón ya es motivo de mofa y de cachondeo, por parte de los allí presentes Juez y Fiscal incluido, aunque sea del todo cierto. Pero ojo¡¡ eso no significa que psicológicamente ella no lo pueda triturar haciéndole sentirse como una auténtica basura. Luego el problema tiene difícil solución en un país como España, en el que la gente básicamente no lee un pimiento, y sólo se preocupa de quién “será nominado en Gran Hermano” vamos listos….. En referencia a si la Ley de Violencia de Género, puede o debe ser modificada, o mejorada, a mi juicio a corto plazo, no impedirá que mujeres sigan muriendo, pues los medios de la Administración son limitados y no podemos poner un policía veinticuatro horas, 365 días al año protegiendo a cada una de ellas, por un motivo NO LOS HAY lo de las pulseras con GPS, o la tecnología de última generación, lo veo más factible que tener a un policía detrás de cada víctima las veinticuatro horas, (que es además imposible lo diga quién lo diga), se podrá hacer en un caso concreto, pero no en todas las víctimas, (quién diga que sí es posible miente como un bellaco) generalmente un espécimen llamado “político” que como bien sabe quien lee estás líneas, suele ser una profesión para hipócritas y psicópatas integrados acostumbrados a mentir sin inmutarse. Luego es una auténtica lotería, si el maltratador tiene decidido acabar con ella lo hará, (salvo que esté muy enajenado y se le vea venir) ahí sí se puede actuar montando una contravigilancia, (pero son los menos), sin lugar a dudas lo conseguirá. Es como impedir “sine die” que una persona con instinto suicida no lo haga, o impedir que un alcohólico a base de pegarle la paliza con el tema de que “beber es malo” deje de hacerlo, o “fumar mata” y te vas a un hospital público y los sanitarios son los que más lo hacen además compulsivamente curiosamente…. No lo harán sin una previa concienciación de que es así. Dicho esto, esa persona ya se buscará la vida para encontrar el momento propicio para irse a vivir al más allá…. ¿por qué? simplemente no creen en que esté mal lo que hacen, lo barruntan pero no se lo creen al igual que un maltratador que tiene su “excusa”, en el fondo se siente él la victima, lo hace por un motivo. mientras no comprenda que no hay ningún motivo para destrozar la vida a otra persona, sea hombre o mujer, el político puede estar haciendo el imbécil cambiando leyes cada dos por tres, diciendo chorradas el resto de su vida, además como lo bordan no les cuesta nada. Gracias por publicarlo.

Reply
Esmeralda López Garrido
Esmeralda López Garrido 26/02/2017 - 20:11

Buenas tardes José Luis, en primer lugar gracias por tu opinión. El fondo de este debate es la educación de nuestra sociedad, ahí es donde debemos enfocar nuestro trabajo como adultos, en educar a la infancia en la igualdad, el día que los niños vean a las niñas como personas, como seres humanos, y no como “mujeres” y distintas (incluso inferiores) a ellos, ese día la LIVG quedará obsoleta porque la sociedad habrá superado un problema existente hoy.
Generalizar que la sociedad “no lee un pimiento”…es subestimar a la ciudadanía, ahí no estoy de acuerdo, es un país con acceso a la cultura académica, y ver programas televisivos por entretenimiento como Gran Hermano u otros no es el motivo por el que no hay educación. En mi opinión la educación viene de “casa”, de la familia, aunque bien es cierto que el entorno influye.
Tampoco estoy de acuerdo con que la profesión política sea en general ejercida por hipócritas y psicópatas, los corruptos hacen mucho ruido, pero hay políticos honrados que ejercen por vocación, o al menos eso quiero pensar. El tema de la psicopatía está muy de moda pero es una gran desconocida, y puesto que es un tema a cuyo estudio he dedicado mis últimos años… te invito a que leas las próximas publicaciones que haré, pues tratan ese tema.
Gracias de nuevo por leernos y por tu opinión. Un saludo José Luis.

Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.