¿Mediación o Conciliación en el ámbito escolar?

Share and Enjoy

Nuestro punto de vista sobre la Conciliación como método para abordar los conflictos escolares

Imagen free

Introducción

Soy consciente de que a un sector de la comunidad educativa no les pueda gustar mi visión sobre la intervención en los conflictos escolares. Yo soy gestor en la resolución pacífica de conflictos y desde mi perspectiva como investigador de estos procesos y como conflictólogo siento que en ocasiones el concepto “mediación” se utiliza en ciertos medios inadecuadamente, porque no todo es mediación ni todos los conflictos son mediables.

También detecto cierto desconocimiento de conceptos como conciliación, acompañamiento, mediación, negociación etc., que crea confusíón entre los propios profesionales y la opinión pública.

Desde hace años

. . . .vienen haciéndose propuestas administrativas para combatir el conflicto escolar, estableciendo medidas preventivas, elaborando planes de convivencia y creando figuras que de algún modo intervengan en los conflictos. Y es en este último punto donde existe cierta confusión. Quizás por razones económicas, por política educativa o por desconocimiento, algunas instituciones públicas están dispuestas erróneamente a delegar la función mediadora en padres y madres (creando la figura del delegado de padres y madres), profesores, tutores u orientadores o se crea la figura del alumno mediador.

Sobre la figura del alumno mediador habría que hacer un monográfico a parte, pues está pensado para casos de Bullying y este tema lo hemos tratado en varios artículos en este mismo Blog; se pueden leer aquí.

Pensamos o más bien pienso,

Si se pretende crear un servicio de Mediación Escolar es necesario seguir los Principios de la Mediación. Hay que tener en cuenta que el perfil del mediador debe ser el de un profesional diplomado o licenciado, con formación en el ámbito de actuación y especializado en ADRs (Resolución Alternativa de Conflictos), más concretamente en Mediación Educativa (que los hay y muy buenos); debe ser una persona imparcial, neutral o multiparcial según Tula Antonio (desde la perspectiva de la mediación sistémica), actuando conforme a la buena fe y a la adecuada práctica profesional; no puede realizar actuaciones profesionales a favor o en contra de alguna de las partes además de la mediación, como en el caso de los Profesores, Orientadores o Tutores; no puede existir vínculos de parentesco, amistad íntima o enemistad manifiesta entre la persona mediadora y alguna de las partes, como en el caso de los padres y madres.

.

Tomás Prieto pregunta y los Mediadores se pronuncian sobre el estado actual de la Mediación

Publicada por Revista de Mediación en Miércoles, 12 de septiembre de 2018

.

Siempre he pensado que el Servicio de Mediación Educativa debería de ser externo al entorno educativo, el problema es que eso necesita inversión y recursos.

Por este motivo, la fórmula que mejor se adapta al conflicto escolar es la Conciliación. Es más flexible, el conciliador no tiene por qué ser un profesional, puede asesorar y orientar, aunque finalmente son las partes las que tienen poder de decisión. Y es esta una de las diferencias con la mediación. El Mediador en un agente facilitador y de acompañamiento, como bien dice el profesor Santiago Madrid (Mediación Motivacional 2018), quee se encarga de promover el diálogo transformativo entre las partes, pero debe mantener la neutralidad en todas las etapas de la mediación para evitar la pérdida de confianza y la multiparcialidad no se vicie. No puede sugerir soluciones, no puede orientar ni asesorar, cosa que sí puede hacer el conciliador.

En el ámbito escolar, es una gran responsabilidad ejercer de mediador en esas distintas etapas de desarrollo del menor.

Aunque exista buena fe y una clara intención de promover la cultura de la paz por parte de los padres, ellos no pueden desempeñar dicha función porque no están preparados, forman parte de la dinámica escolar, de algún modo están condicionados porque se involucran en los problemas del centro escolar e involuntariamente pierden la objetividad. Si para un profesional del Derecho, la Psicología o el Trabajo Social, como mediador, es difícil no “contaminar” las decisiones de las partes aconsejando en base a sus conocimientos y experiencia profesional, difícilmente unos padres no profesionales pueden resistirse a tomar parte en el conflicto.

venta de pisos

Publicidad

Por lo que se refiere a los profesores,

. . . ¿estarían dispuestos a extralimitarse en sus funciones para ejercer de mediadores? ¿Podrían alternar el trabajo docente con la mediación de manera neutral, sin que una función no influya sobre la otra? ¿Serían capaces de intervenir sin prejuicios, aun conociendo la personalidad e historial de los alumnos?.

Por último, los orientadores están en una situación más delicada.

Tienen un contacto más cercano con los alumnos porque trabajan de forma individual. Los orientadores reciben más información privada y personal que los padres y profesores, conocen al alumno desde diversos aspectos: psicológico, emocional, educativo, familiar, etc. Si un orientador ejerce de mediador, debe apartar toda esa información sobre el alumnado y actuar si prejuicios.

Promover la Cultura de la Paz

. . . .en los centros educativos para que los menores aprendan a convivir, a trabajar en equipo y respetar a los demás es una causa importante y esencial. El hecho de que asociaciones de padres, profesores, tutores, orientadores e instituciones públicas se involucren es un signo de que se reconoce el problema del conflicto escolar y existen buenas intenciones para combatirlo. Hay muchas herramientas que pueden utilizar en el día a día y que no entorpece la labor profesional de los mediadores, como muy bien apunta Lola Prieto en este post sobre la Provención, para ir a la raíz de los problemas.

No obstante, un mediador puede intervenir en conflictos escolares siempre y cuando sea ajeno al centro, no tenga contacto con los menores, profesores, tutores y orientadores para evitar “contaminar” el proceso de mediación, aunque sí puede colaborar con todos los profesionales del centro para definir políticas preventivas y de actuación.

.

Top Story. Nueva Entrada de Blog by Gonzalo Fernández Delgadillo (Bolivia). El Knowmad: saber ser y saber hacer en la…

Publicada por Tomás Prieto en Domingo, 2 de septiembre de 2018

.

En Conclusión

Por tanto, cuando hablamos de intervenir en conflictos y el tercero no es un profesional de la mediación, que trabaja en contacto con los alumnos, educando, orientando y aconsejando, es importante tener claro que no estamos ante la mediación sino la conciliación, porque la conciliación puede ejercerla cualquiera que obre de buena fe, tenga sentido común y buenas ideas para solucionar el conflicto.

La mediación es una disciplina reciente en España, cuya definición, principios y estructura jurídica está definida ley nacional de julio de 2012 de mediación en asuntos civiles y mercantiles. Aún existe desconocimiento sobre este ámbito de resolución de conflictos en la sociedad que hace al ciudadano elegir la vía judicial o el arbitraje como vía más segura para resolver las desavenencias.

Reformas legislativas

Si desde las administraciones públicas no se utiliza racionalmente la Mediación como tal, si infunden confusión con respecto a las demás Alternativas de Resolución de Conflictos, despertará en los ciudadanos cierta desconfianza en el proceso de mediación y en la figura del mediador (lo que está ocurriendo). En tal caso, la labor que estamos ejerciendo los mediadores terminará siendo más compleja. La sociedad ya está madura como para que la sesión informativa sea obligatoria.

Y aprovecho para plantear el debate: “los acuerdos y actas de mediación” deberían de tener efectos jurídicos inmediatos y ejecutables” como ocurre con el Laudo arbitral, el proceso de homologación judicial o protocolizar notarialmente el acta final, los ciudadanos no lo entienden y les crea rechazo.

 

Tomás Prieto Jurista, Conflictólogo y Criminólogo especialista en Violencias 

venta de pisos

Publicidad

Les invitamos a que sigan opinando y dejen sus comentarios a continuación en el Blog. Son muy importantes para nosotros, ¿Y ustedes que opinan?

También quiero recordarles que si les gusta nuestro trabajo lo compartan pues nos ayudan a poder mantener este Blog al que le dedicamos mucho tiempo. Muchas Gracias ¡¡¡ No recibimos subvenciones ni ayudas de ningún tipo.

Y si les interesa estar al día de nuestras publicaciones se pueden dar de alta en nuestras actualizaciones semanales y les llegarán a su correo al ser publicadas.

The following two tabs change content below.
Tomás Prieto
Servicios de Mediación Familiar, Social, Civil y Mercantil es un gabinete de Gestión de Conflictos que pretende consolidarse en Granada como uno de los primeros gabinetes multidisciplinares en Mediación. También en . y escribo El Mirador. Director de Contenidos en Logic Cost Abogados

2 comentarios en “¿Mediación o Conciliación en el ámbito escolar?

  1. Desde lo que conozco del sistema educativo en Cataluña, y los centros escolares públicos de los municipios en los que he trabajado, la cosa funciona del siguiente modo aquí: para los conflictos escolares se puede implementar, con mucha formación que tiene que venir de la mano de mediadores profesionales externos en un primer momento, un sistema de mediación escolar para mediar conflictos entre alumnos (mediación entre iguales), o entre profesores y alumnos, o incluso entre padres-profesores-alumnos y hasta implicar al personal administrativo también, me refiero a los conflictos que puedan surgir en la convivencia entre estos colectivos (pequeños roces, faltas de respeto, insultos, peleas de poca índole, malentendidos, rumores, malestares…). Si se trata de conflictos entre alumnos nada más, los centros implementan un servicio de Mediación Escolar integrado por alumnos y a veces profesores también, habiendo pasado todos ellos por la formación previa obligatoria en resolución de conflictos que el centro les haya ofrecido (con profesionales externos formadores). Si se median también conflictos profesor-alumno, entonces necesariamente tiene que haber mediadores alumnos y mediadores docentes. Todas esas opciones dependen del sistema de mediación que ese centro haya decidido implementar.
    Ahora bien, en casos de bullying yo no entiendo que eso para nada se derive al centro de mediación escolar. Un caso de bullying irá en primer lugar al orientador escolar del centro, que normalmente es un psicólogo también, con seguramente formación en gestión de conflictos, y si él no puede gestionarlo solo o bien el centro lo considera conveniente, acudirán a un centro externo de mediadores profesionales y especializados en este tipo de conflictos para que les ayuden en esa intervención. Si se trata de un colegio público, normalmente pueden acudir al centro de mediación del ayuntamiento de su municipio, que tiene mediadores formados para intervenir en este tipo de casos y diseñar una intervención específica. Si no fuera así, podrían acudir a un centro privado de mediación igualmente, que los hay muy preparados.
    En todo caso, en mi modesta opinión hay que distinguir lo que es la mediación escolar (mediadores alumnos solo o profesores y alumnos con una formación básica de 20-30 horas) contemplada para casos o conflictos menores entre iguales, por eso la llamamos mediación entre iguales (a pesar de que el mediador sea por ejemplo dos años mayor que los mediados, por ejemplo, y claro no será de su clase ni tendrá vínculo con ellos) de un caso de bullying o acoso escolar, que requiere otro tipo de intervención desde otros ángulos y con otra ayuda, pero no a través de mediación escolar.
    En los coles que he visto el orientador u orientadora escolar es quien dirige estas intervenciones, sola o acompañada por externos en función de la entidad del caso, y el orientador sería esa figura que asesora y se reúne con todas las partes y hace la función de lo que este artículo llama ‘el conciliador’. No sé, es lo que yo he visto en Cataluña, pero seguro que hay otras fórmulas y cuanto más podamos innovar y avanzar mejor, porque lo que también me he encontrado siempre son orientadores escolares completamente desbordados por el día a día y sin tiempo para diseñar intervenciones amplias y dedicarles todo el tiempo que se merecen (en sus propias palabras). Por eso muchas veces los centros municipales de mediación comunitaria son una buena herramienta -gratuita- de la que pueden echar mano. Aparte de los medios que les pueda poner Ensegnament claro.

    • En esto me parece que la que sabe de verdad eres tú, todo lo que apuntas es muy interesante. Yo solo pretendía poner sobre la mesa que en muchos casos en el ámbito escolar se desvirtía la idea de Mediación y es que se mezclan conceptos. La Mediación tal como nos la han regulado es un tipo de proceso sistematizado y encorsetado, pero entiendo que se pueden hacer otras intervenciones que sin ser puramente una mediación formal si que sea una mezcla informal de varias formas de resolver conflictos. Conozco gente que hace lo que ellos llaman “mediaciones impropias” o “mediaciones informales”, es decir, llevan el proceso resolutivo al mundo de la comunicación utilizando herramientas potentes de Coaching, PNL etc, sin actas ni formalismos de por medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.