Home BlogsArtículos Mediación y conflictos en el siglo XXI

Mediación y conflictos en el siglo XXI

by Tomás Prieto
135 visitas

Mediación, ¿la forma de resolver conflicto en el siglo XXI?

El conflicto humano es una realidad que está presente en cualquier aspecto de nuestra vida, cuando se da el momento en el que dos o más individuos con intereses contrapuestos emprenden acciones mutuamente antagonistas, con el objetivo de neutralizar, dañar o eliminar a la parte rival, incluso cuando tal confrontación sea verbal.

Foto de Perfil

Inmaculada Romera. Trabajadora Social y Mediadora

Con la aprobación de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, se ha traído al primer plano de la actualidad a la Mediación, haciendo que este procedimiento de resolución de conflictos sea conocido y reconocido como una vía alternativa a la tradicional solución judicial, la cual por costosa, lenta e incierta en su resultado, llega a suponer que muchos ciudadanos desistan de acudir a la Justicia para resolver sus controversias litigiosas.

Sin duda, la mediación y quienes la ejercen, los mediadores y el procedimiento que esperamos, será el cotidiano para resolver los conflictos en los más diversos ámbitos, reservando a los órganos judiciales, por un lado, la convalidación de los acuerdos alcanzados en el proceso de mediación, y por otro, el enjuiciamiento de los litigios de mayor trascendencia para la convivencia social, y que por su complejidad y gravedad requieran de su enjuiciamiento por los mismos.

Por todo ello, no cabe menos que pensar que posiblemente, la mediación dentro de los límites establecidos por la ley, y siempre basada en el principio por el cual se acude de mutuo acuerdo, será la forma más extendida y de la que cada vez se tome más conciencia para la toma de decisiones con la ayuda de un profesional que entiende la mediación como una vía de solución, como un agente neutral.

Cada vez con mayor implantación en la conciencia social de la ciudadanía, la mediación se basa en un diálogo abierto y escucha activa, en solucionar conflictos de forma ágil y rápida, donde se tenga presente las partes implicadas.

Por fortuna, cada vez son más quienes recurren a la mediaciónhecho por el cual, debe suponer para los profesionales, un reto personal de superación, con vista a dar unos servicios de calidad para lograr la excelencia, y además, una actualización permanente adaptándonos a lo que la sociedad demanda y espera de nosotros.

Por otro lado, como herramienta necesaria y a modo de conclusión final, la mediación, como la entendemos hoy en día, profesionalizada, con un registro y siguiendo unos cauces establecidos por la normativa adaptada, requiere de esa versión 2.0 que está tan a la orden del día, para poder llegar a más rincones, a más población que necesita y quiere poner solución a un conflicto y desconoce cuáles son los procedimientos a seguir y dónde están ubicados esos mediadores, preparados y actualizados, sensibilizados con la causa, neutrales y adaptativos. Quizás, la mediación no sea la única solución para resolver problemas, conflictos y confrontaciones propias del día a día y del siglo XXI, pero estoy convencida: unos buenos mediadores, sí son la herramienta adecuada para alcanzarlo.

Inmaculada Romera Giménez

Trabajadora Social-Agente de Igualdad-Mediadora Familiar

Cámara de Comercio

Gabinete de Mediación

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.