Home BlogsArtículos ¿Paternidad Necesaria a Comprobar? en la Legislación Cubana

¿Paternidad Necesaria a Comprobar? en la Legislación Cubana

by Redacción AMediar News
75 visitas

¿Paternidad necesaria a comprobar?. Los derechos de la infancia en el Estado Cubano

 

Paternidad Necesaria

Dra. Gabriela Paez

RESUMEN

La constante preocupación del Estado cubano por los derechos de la infancia, no solo por la salud y la educación de los infantes sino también por el hogar y por supuesto la familia; ha amoldado diferentes medidas jurídicas a través de la promulgación de varias leyes.

Dentro de las normativas, evidentemente se encuentra el Código de familia cubano, que para asegurar y proteger la paternidad y la filiación y con esto a su vez la familia, que es su núcleo central, se redactó el artículo 6 de la mencionada legislación.

La pregunta que le da título a este ensayo es precisamente haciendo alusión a este artículo. ¿Paternidad necesaria a comprobar?

Mostrando una vez más lo lejana que se encuentra la normativa familiar, a veces, de las expectativas, intereses y apetencias de la sociedad cubana actual.

Es un artículo que nos propone de una forma especial la prueba de la paternidad de una criatura que puede estar concebida o no, que se desconoce si nacerá o no, incluso si en el caso de nacer lo hará vivo o no.

Se pone de manifiesto en este apartado 6 de la preceptiva de familia, desde un punto de vista, una posición paternalista del legislador pasando por encima del principio de buena fe de la mujer y, desde otro punto de vista, una posición conservadora hacia la figura masculina de la única posibilidad que regula el Código de Familia cubano para constituir pareja, violando el principio de autonomía de la voluntad del mismo. Siendo estos dos principios claves para cualquier relación humana y civil.

PALABRAS CLAVES: paternidad, filiación, derecho, normas legales.

SUMMARY

The constant concern of the Cuban State for the rights of children, not only for the health and education of infants but also for the home and, of course, the family; has shaped different legal measures through the enactment of several laws.

Within the regulations, the Cuban Family Code is evidently found, which, in order to ensure and protect paternity and filiation, and in turn the family, which is its central nucleus, article 6 of the aforementioned legislation was drafted.

The question that gives title to this essay is precisely alluding to this article.

Showing once again how far away the family regulations are, sometimes, from the expectations, interests and desires of the current Cuban society.

It is an article that proposes to us in a special way the proof of the paternity of a creature that can be conceived or not, that is unknown if it will be born or not, even if in the case of being born it will do it alive or not.

In this section 6 of the family prescriptive, from a point of view, a paternalistic position of the legislator is shown, passing over the principle of good faith of the woman and, from another point of view, a conservative position towards the figure the only possibility that regulates the Cuban Family Code to constitute a couple, violating the principle of autonomy of the will of the same. These are two key principles for any human and civil relationship.

KEY WORDS: paternity, filiation, law, legal norms.

Revista Mediadores en REd. Se puede descargar en este enlace:

Mediadores en Red Nº 2

INTRODUCCIÓN

La promulgación del Código de Familia cubano el 14 de febrero de 1975 y puesta en vigor el 8 de marzo del mismo año como norma sustantiva fundamental en materia de linaje, desagregó los componentes familiares del viejo Código civil español.

Esta nueva preceptiva que surgía entonces tenía entre otros objetivos contribuir a la plena realización del principio de igualdad de todos los hijos, pues anteriormente existía la distinción entre los hijos legítimos y los ilegítimos, es decir los concebidos dentro y fuera del matrimonio.

Es precisamente, el afán del legislador cubano de eliminar esta disparidad, además de que se tenga un conocimiento lo más certero posible sobre la paternidad de los hijos, lo que lleva al legislador de 1975 a redactar dicho artículo 6.

De esta forma no se le imputa un hijo a un padre que no lo es y viceversa y además los hijos tendrían derecho a formar parte de la repartición y adjudicación de bienes en materia sucesoria correspondiente.

DESARROLLO

Como ya se ha consignado, nuestra legislación familiar se encuentra a expensas de recibir modificaciones o actualizaciones que la sociedad está llamando a gritos.

La Dra. Olga Mesa Castillo, presidenta de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de Familia de la Unión Nacional de Juristas de Cuba y profesora Titular de esta asignatura en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, expresó en una entrevista: “Debemos enfrentar los síntomas de ese cambio estructural de la familia que se percibe a partir de los vertiginosos avances de las tecnologías y la cibernética que desde ya nos reserva un mundo de quimeras en el que, espero, la familia como institución primaria no sucumbirá. Nuestro Código de Familia debe marchar a la par de esto, en tanto progresista y revolucionario que debe seguir siendo”.

Por lo que se anhela una Compilación de familia más alejada de la sociedad cubana de 1975 y más cercana a la sociedad cubana de hoy, con la percepción de pareja que tenemos actualmente, la de matrimonio y las variantes del concepto de familia los cuales la legislación de nuestros días no toca.

El ámbito Familiar para abogados y mediadores

Tradicionalmente el matrimonio había sido la base para la formación de una familia, sin embargo, en la actualidad no es así. El primero es solo una de las vías para llegar a la segunda, teniendo en cuenta las tendencias modernas que experimentan las relaciones de pareja.

Aun cuando la propensión en el mundo es a la adopción de las familias de tipo nuclear (padre, madre, hijos), es posible encontrar diferentes estilos de familia: unipersonales (de una sola persona), monoparentales (de un solo padre),  ensambladas o reconstituidas o de ¨segundas nupcias¨, padres criando hijos  de sus matrimonios anteriores, padres que trabajan con madres que son amas de casa, padres y madres trabajando fuera, padres en unión consensual con o sin hijos, parejas de homosexuales, familias extensas y el transexualismo”.

¿Dónde queda la paternidad?

Precisamente por la tradición e importancia que le ofrece el Código al matrimonio es que se redacta el artículo 6, el cual consigna:

“Extinguido su matrimonio por cualquier causa, hombre y mujer quedan en aptitud de formalizar nuevo matrimonio en cualquier tiempo posterior a dicha extinción.

No obstante a fin de facilitar la determinación de la paternidad, la mujer cuyo matrimonio se haya extinguido y se disponga a formalizar uno nuevo antes de transcurrir 300 días de dicha extinción, deberá acreditar con certificado médico expedido por un centro asistencial estatal, si se halla o no en estado de gestación.

Este certificado, si es positivo constituirá presunción de la paternidad del cónyuge del matrimonio extinguido. Contra esta presunción caben todas las pruebas admitidas en derecho”.

Haciendo un análisis íntegro párrafo a párrafo de este artículo, tenemos que:

  1. El primer párrafo es claro, objetivo y preciso, otorgando libre voluntad a los cónyuges para contraer matrimonio siempre que deseen instalando como prohibición la bigamia.
  2. En el segundo párrafo el legislador adopta una posición con un matiz patriarcal aunque no haya sido su intención notoria, teniendo en cuenta que el Código de Familia siempre tuvo como objetivo fundamental la protección de la mujer. Empero, al imponer el aporte de este certificado médico para determinar la verdadera paternidad de la prole se pretende presentar a la fémina a ser expuesta a un examen clínico, con el cual a lo mejor el futuro y nuevo cónyuge está dispuesto a asumir. Es cierto que al utilizar el adverbio dubitativo “a lo mejor”, se deja una brecha abierta para que el protagonista masculino de la pareja esté inconforme con asumir esa paternidad sin saber si es suya o no, pero ya ese es un tema a discutir en la intimidad de la pareja y que no incumbe a la ley; además de que legalmente el cónyuge masculino debería tener un espacio para manifestar cuál sería su voluntad al respecto.
  3. El tercer párrafo es solo una continuación del segundo,  el cual también deja despejada la posibilidad de la aportación de pruebas documentales, o sea, iuris tantum, al  permitir pruebas en contrario.

En las modificaciones o actualizaciones o ambas que se proponen y debaten aun para ser ejecutadas al Código de Familia actual, sería muy pertinente hacer una pronunciación latu sensu, es decir, en sentido amplio, al respecto de este artículo 6.

¿Es muy necesaria comprobar la paternidad a día de hoy?

 – ¿Qué tanto aporta este articulo para la presunción de paternidad, cuando en el término establecido, que en este caso es de 300 días, pudieron haber sucedido diversas situaciones en la vida privada de la madre como para suponer una posible paternidad del matrimonio extinguido?

– ¿Por qué no puede conformarse la legislación haciendo uso del principio de buena fe con la palabra de la madre con respecto a la paternidad del hijo y en caso de alguna duda entonces acudir a las pruebas genéticas pertinentes para esto?

Recibe nuestro Monográfico sobre Legitimación y Empoderamiento

Aprende a Legitimar a las partes en un proceso de medicación mediante las herramientas de comunicación no verbal, para facilitar a los mediados conseguir el empowerment necesario para afrontar un conflicto.

Autores:

  • Fco. Tomás Prieto Moraleda
  • Pablo José Corrales Aragón
  • Blanca Iturmendi Álvarez
  • María Ángeles Granados Gamir
Nota: Al confirmar la suscripción le llegará la Guía a su email en un breve espacio de tiempo. Gracias ¡¡

Consentimiento

Listo!! Vé a tu buzón de correo y confirma tu suscripción al newsletter y recibirás tu descarga en las siguientes horas. Si no encuentras el correo de confirmación mira en la carpeta de SPAM.

– ¿Por qué no dejar un espacio al próximo cónyuge o pareja, en el caso de la unión matrimonial, para que, haciendo acopio del principio de autonomía de la voluntad sin violar el orden público, decida si asume o no la paternidad del hijo que está por venir?

-¿Por qué afanarse en determinar con tanta exactitud la paternidad de un menor? ¿Es que acaso será más o menos beneficioso para un menor tener dos figuras paternas?

Importancia del reconocimiento de los distintos tipos de familia.

Evidentemente al no registrar la legislación familiar cubana la llamada familia ensamblada no reconoce que hoy día es corriente que un hijo tenga un padre biológico y un padre de crianza que son los llamados padrastros.

No existe tampoco en el plano procesal jurídico en Cuba los Medios Alternativos de Solución de Conflictos que contribuirían a la solución pacifica de los conflictos familiares y que serían de mucha utilidad para este tipo de casos o de dudas.

Esto es algo que debería de replantearse también la legislación de familia, así  se evitan los extensos y fatigosos procesos ordinarios para resolver asuntos de índoles familiar, pues en un caso donde exista duda de la paternidad de un hijo, una de las vías más rápida para darle solución al conflicto es justamente a través de estos Medios; es decir, existen variantes legales y que serían de mucho provecho para la legislación en caso de insistir en empeñarse  en determinar la paternidad de un hijo, que no es necesariamente recurrir a un examen clínico a la madre.

Mediación Familiar, el corazón de la Mediación

CONCLUSIÓN

La familia es la institución humana más antigua que existe. El derecho que la regula adquiere características distintivas en dependencia de la evolución acostumbrada por la familia en cada formación económica social.

A la legislación de Familia en Cuba le falta mucho por cambiar o por actualizar y lo sabemos.

Ya no le basta haber sido, en el momento de su creación, un Código de Familia ejemplar para todo el continente y haber quebrado con la subordinación jurídica al Código Civil. Aunque también se le reconoce el haber adelantado el concepto de ¨el interés superior del niño¨ que promulgara en 1989 la Convención Internacional de los Derechos del Niño; hoy por hoy sucumbe en la pifia de dejar la duda de si su redacción responde a los intereses del menor dado al atraso con respecto a la sociedad en el que se encuentra.

En este caso se encuentra el artículo 6 el cual es superfluo y puede perecer en el intento de querer comprobar una paternidad sometiendo a la presunta madre a exámenes y pasando por encima de la decisión de un presunto padre, es querer comprobar una paternidad que no se sabe si al final va a arrojar la verdad o no, es, en fin, querer comprobar una, ¿paternidad necesaria?; la cual se desconoce si es necesaria o no.

 

 BIBLIOGRAFÍA

  • 1. Código de Familia. 8 de marzo de 1975.
  • 2. Domínguez Cruz, Ana María. Código de Familia: referencia de vanguardia. 14 de febrero de 2012. Revista Cubahora.
  • 3. Mesa Castillo, Olga. Derecho de Familia. Editorial Félix Varela. La Habana, 2007.
  • 4. Rojas Ramírez, Gerardo. Perspectiva social del Derecho de Familia en Cuba. Revista Cubaderecho.

 

Recibe nuestras novedades en tu correo electrónico

He leído y acepto la política de privacidad

Autorizo a que mis datos personales sean tratados y queden registrados ante el responsable del fichero (Fco. Tomás Prieto Moraleda) para recibir información de publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. Sus datos serán cedidos a Mailchimp, nuestro gestor de newsletter. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. En cualquier momento puede ejercer su derechos remitiendo un correo electrónico a info@amediar.info.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.