Home Actualidad Responsabilidad de la Abogacía & Cultura del Acuerdo

Responsabilidad de la Abogacía & Cultura del Acuerdo

by Marta Gonzalo Quiroga
289 visitas

La responsabilidad de la Abogacía en la construcción de una cultura de mediación.

responsabilidad de la abogacía

Marta Gonzalo Quiroga Profesora en Derecho Internacional, Arbitro y Mediadora

En España

. . .todavía, a diferencia de en otros países europeos, asiáticos y anglosajones, no hay cultura de mediación. Nuestra ciudadanía sigue anclada en intentar solventar sus diferencias a base de plantear demandas que colapsan nuestros ya sobresaturados tribunales de justicia y no suele acudir a resolver sus conflictos a través de mediación. Esta realidad contrasta con la de aquellos países donde hay una cultura más avanzada en mediación en los que el porcentaje de conflictos que se resuelve a través de este método es superior al 72% consiguiendo, además, lo que para muchos representa actualmente una quimera: el cierre emocional del conflicto y la satisfacción de las partes implicadas gracias a este método alternativo más ágil, flexible, dinámico, respetuoso, confidencial, consensuado, económico y eficiente. La llamada a un cambio de paradigma cultural de la mediación en nuestro sistema es, pues, inexcusable y evidente.

La responsabilidad de la Abogacía es imprescindible,

. . .para posibilitar este cambio y fomentar una auténtica cultura de mediación. Sin embargo, el papel de los abogados[1] en los procesos de mediación dista de ser pacífico. De un lado, parte de la abogacía sigue mostrando suspicacias a la mediación, cuando no la rechaza, rivaliza, silencia a sus clientes, ningunea o, incluso, la boicotea directamente. De otro lado, los mediadores, muchos de ellos abogados, tampoco son unánimes en aconsejar la presencia de sus propios colegas letrados en los procesos de mediación. ¿Qué podemos hacer al respecto?

I Encuentro Latinoamericano de Resolución de Conflictos 4.0

Desde la entrada en vigor de la Ley 5/2012, de 6 de julio (LMed),

. . .la mediación se insertó en España en la profesión de abogado sin que estuviésemos preparados para ello. La mayoría de nosotros, hasta entonces, desconocíamos esta institución y no la habíamos contemplado prácticamente en nuestra formación ni planes de estudio de Derecho. Ello explica, en cierta medida, porqué todavía parte de la abogacía desconfía de la mediación como forma de justicia. Nuestra falta de información, formación, conocimiento y cultura de mediación lleva a algunos a alimentar ciertas suspicacias y desconfiar de esta institución cuando no a atacarla como si fuera un rival a batir en lugar de verla como lo que es: nuestro natural aliado.

[1] Referencia de género: Todos los términos aquí empleados en los que se utilice el masculino genérico se entenderán aplicables a todos los géneros.

Los abogados

. . .no podemos eludir aquí la gran responsabilidad que conlleva nuestra profesión. Sin la implicación de la Abogacía no habrá cultura de mediación en el Estado español y seguiremos sin salir de la cola de Europa en otro ámbito más de la justicia. Nuestra contribución es esencial como factores que somos del cambio cultural con el objeto de conseguir la equivalencia real entre el uso de la mediación y el proceso judicial. Paridad a la que aspira la Unión Europea y en la que España no se puede quedar atrás.

El actual Anteproyecto de Ley de impulso de la mediación

. . .empuja a la Abogacía hacia este cambio de paradigma. La obligatoriedad del intento de mediación como paso previo a la demanda judicial en una serie de materias específicas, la condena en costas a las partes reticentes a la mediación (aunque ganen el juicio) y el fomento de los tribunales judiciales para derivar a las partes a procesos de mediación, dan buena cuenta de este cambio en la cultura de la mediación que pronto nos afectará a todos, nos guste o no. El rol de los abogados en este proceso deviene fundamental y hemos de asumir el testigo de nuestra responsabilidad.

En primer lugar,

. . .es importante que todo letrado recuerde su deber deontológico inherente al ejercicio de la profesión que desempeña. Los abogados no sólo tienen el deber moral sino también la obligación deontológica profesional de promover el acuerdo entre las partes, negociar e informar a sus clientes sobre la mediación y otros métodos alternativos de solución de conflictos (MASC/ADR), antes de llegar a juicio.

Recibe nuestro Monográfico sobre el Caucus

El Caucus es una técnica que los mediadores usamos en momentos concretos de un proceso de mediación basándose en una reunión individual, privada y confidencial que no suele tener una larga duración y se realiza con cada una de las partes.

Autores:

  • Fco. Tomás Prieto Moraleda
  • Javier Guillén Buhigas
  • Begoña Echezarreta Puente
  • Inmaculada Gabaldón Gabaldón
Nota: Al confrmar su suscripción recibirá la Guía en su email en breve espacio de tiempo. Gracias ¡¡  

Consentimiento

Listo!! Vé a tu buzón de correo y confirma tu suscripción al newsletter y recibirás tu descarga en las siguientes horas. Si no encuentras el correo de confirmación mira en la carpeta de SPAM.

El artículo 13 del Código Deontológico de la Abogacía española

-Relaciones con los clientes: hoja de encargo y deber de información-, en su apartado 13.9.e) enuncia que “El Abogado tiene la obligación de poner en conocimiento del cliente, incluso por escrito, cuando éste lo solicite del mismo modo:

e) La evolución del asunto encomendado, resoluciones transcendentes, recursos contra las mismas; posibilidades de transacción, conveniencia de acuerdos extrajudiciales o soluciones alternativas al litigio”.

Deber que, de modo muy similar, se contempla inequívocamente en el apartado tercero, dedicado también a las -relaciones con los clientes-, artículo 3.7.1 del Código de Deontología de los Abogados europeos:

“El Abogado deberá intentar en todo momento buscar la solución más adecuada en función de la relación coste-efectividad, y deberá aconsejar a su cliente en los momentos oportunos respecto a la conveniencia de llegar a un acuerdo o de acudir a métodos de resolución alternativa de conflictos”.

Aspecto reforzado en el artículo 30 del Estatuto General de la Abogacía Española (EGAE) que dispone que:

“El deber fundamental del abogado, como partícipe en la función pública de la Administración de Justicia, es cooperar a ella asesorando, conciliando y defendiendo en Derecho los intereses que le sean confiados. En ningún caso la tutela de tales intereses puede justificar la desviación del fin supremo de Justicia a que la Abogacía se halla vinculada”.

Así, el abogado, con independencia de la obligatoriedad de la mediación cuando ésta se imponga,

. . .debe valorar la conveniencia de acudir a ella teniendo en cuenta el tipo de conflicto, eligiendo, entre las opciones posibles, el método más adecuado e informando a su cliente de las ventajas de los procedimientos alternativos de solución de controversias.

WineandThinks de Invierno 16 marzo 2019

A ello hay que sumar la necesidad de formar en mediación

. . .a los propios profesionales del Derecho, jueces y abogados, introduciendo la mediación en sus estudios de Grado, másteres de acceso y oposiciones para que, desde la propia Abogacía, contribuyamos a la construcción de una cultura de mediación en un nuevo paradigma, confiriendo a la mediación el valor que realmente tiene como forma equivalente de justicia y se apueste por ella en su utilización, superando así que los propios abogados vean a la mediación como un enemigo o competidor. La Abogacía debe conocer el contenido y alcance del proceso de mediación como una herramienta más al servicio del cliente, tanto en su vertiente intrajudicial como extrajudicial. De ahí que los abogados, en defensa de los intereses de sus clientes y de la propia Justicia, hayan de incluir cláusulas de mediación y recomendarla siempre que ello sea lo más conveniente, eficaz y efectivo para el caso.

Con este objetivo, en el año 2018, el Consejo General de la Abogacía Española,

. . .elaboró el documento titulado: Recomendaciones para la abogacía en la mediación”, con el propósito de facilitar la intervención de los abogados en el proceso de mediación para la mejor defensa de los intereses de sus clientes. En ella se establece, a modo de prontuario gráfico, una especie de recordatorio de las funciones del letrado de parte antes, durante y una vez finalizado el procedimiento de mediación, contemplando así todas las fases posibles de actuación. A ésta hay que sumar otra guía detallada que el Consejo General del Poder Judicial elaboró en 2016 para la práctica de la mediación intrajudicial.

Nuestro Market

Les presento el Libro de Poemas breves (Haikus) que ha sido presentado el pasado día 12 de abril en Granada por su autor Tomás Prieto y la escritora María Martín Titos:

Puedes saber más comprando nuestro libro

Tres Poemarios, Cincuenta Haikus (descargable)

Precio: 5,95

Autor Tomás Prieto Moraleda para el Wine&Thinks de Otoño 2018.

Tags:

Ahora bien, con guías o sin ellas,

. . .el papel del abogado es esencial para lograr el éxito -o fracaso- de la mediación, la satisfacción de sus clientes y servir al fin superior de la Justicia. Ante el desconocimiento cultural que existe todavía sobre este método alternativo de solución de conflictos, y hasta que ésta sea obligatoria, si no es por el abogado o juez que recomiende acudir a mediación, las partes, por si mismas, no se suelen acercar a ella. Ello no difiere si la mediación viene a propuesta de la otra parte o es el propio Juez el que deriva.

El rol del abogado se enfoca en guiar y asesorar a su cliente antes,

. . durante e, incluso después del proceso de mediación para que puedan resolver sus conflictos de manera más eficiente y rápida. Su función, tanto en las sesiones conjuntas de mediación, como en las sesiones individuales –o caucus- si las hubiera, se limita a proveer asesoramiento e información a sus representados, aclarar dudas y hacer sugerencias sobre las alternativas de solución, cosa que no puede hacer el mediador.

Conferencia Taller en Quito (Ecuador) 18 y 19 de Enero

En este punto,

. . .a pesar de ser muchos los mediadores que, por su propia experiencia, no recomiendan la intervención de los abogados en los procesos de mediación, otros mediadores, con independencia de su formación, sí la recomiendan según qué casos y circunstancias. La asistencia de los letrados de las partes en los procesos de mediación puede ser útil en beneficio de la Justicia. Es la propia Justicia la que impone que abogados y mediadores estemos llamados a entendernos. Más aún, la cooperación entre abogado y mediador en pro de la Justicia y la conveniencia de colaborar y trabajar juntos en beneficio de nuestros clientes y de la sociedad -en la construcción de un nuevo paradigma para la Abogacía- es esencial en este proceso de promoción y desarrollo cultural de la mediación.

En todo caso, son las partes las que decidirán al respecto.

Guiados por el principio de voluntariedad, que es el que cimienta la institución de la mediación (art. 6 LMed), si las partes deciden asistir a la mediación acompañadas de sus abogados, es lo que prevalecerá. El abogado siempre traslada al cliente la estrategia a afrontar. Así, tenemos que explicarle en qué consiste la mediación, estableciendo que el abogado hace una función de asesoramiento. Es importante recordar que la última palabra la tiene el cliente, por lo que él decidirá, y habrá que informarle de eso mismo.

Se le explicará que la mediación,

. . .es una forma de solucionar los conflictos donde las personas buscan puntos comunes para resolver sus discrepancias y llegar a un acuerdo con ayuda de un mediador profesional. Los abogados adquieren aquí una gran compromiso porque de su papel, junto con el del propio mediador, dependerá el buen término de la mediación y que sus clientes puedan llegar a un acuerdo. En definitiva, su posición es fundamental. De ahí su responsabilidad en la construcción de una cultura de mediación que procure una Justicia mejor y más eficiente como fin supremo de la Abogacía.

 

Marta Gonzalo Quiroga, Dra. de Derecho Internacional y Mediadora

A Mediar con Johanna Ponce Alburquerque

 

Recibe nuestras novedades en tu correo electrónico

He leído y acepto la política de privacidad

Autorizo a que mis datos personales sean tratados y queden registrados ante el responsable del fichero (Fco. Tomás Prieto Moraleda) para recibir información de publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. Sus datos serán cedidos a Mailchimp, nuestro gestor de newsletter. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. En cualquier momento puede ejercer su derechos remitiendo un correo electrónico a info@amediar.info.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.